Años de sequía

9788416237227El policía investigador de delitos financieros Aaron Falk es el protagonista de la novela Años de sequía (2016), de la autora inglesa Jane Harper.

Falk es investigador en Melbourne, ciudad australiana, capital y mayor ciudad del estado de Victoria. De 36 años, de look albino, pálido de nacimiento, pelo rubio casi blanco muy corto y pestañas invisibles. Siempre viste un sombrero marrón de ala ancha. Conduce un Sedán. Cuando viaja a Kiewarra, para acudir al funeral de su mejor amigo de la infancia y juventud, se hospeda en el Fleece, que es a la vez hostal y pub.

Otros personajes:

Greg Raco es sargento en Kiewarra, jefe de policía local. Tiene unos 30 años y lleva el pelo rizado muy corto. Su constitución es como de boxeador. Su piel es de un color aceitunado muy mediterráneo, pero su acento es cien por cien australiano. Está casado con Rita, que está embarazada.

Evan Barnes, agente de la misma comisaría. Grande, de aspecto juvenil, con rizos.

Deborah es la recepcionista de dicha comisaría.

David McMurdo es el camarero del pub Fleece. Se deja la barba. De acento celta.

Gretchen fue amiga de Falk en la adolescencia. Se vuelven a encontrar veinte años después. Prepara estofado de cordero, con sus propios corderos. Sus labios son del mismo color del vino.

Gerry y Barb son un matrimonio de la localidad.1f9fabc328cd9ba8fa0ed03a9ffc0f91

Whitlam es el director del colegio. Su despacho, muy acogedor, con muebles gastados pero bien cuidados. Tiene las paredes cubiertas de arriba abajo con baldas llenas de libros de deporte.

Comentario:

Me ha gustado mucho Años de sequía. Novela negra australiana con una larga investigación. Sucede en Kiewarra, un pequeño pueblo del sudeste de Australia. En medio de una tremenda sequía, aparecen muertos el matrimonio y un hijo, con varios tiros, prácticamente a bocajarro ¿Puede ser que el padre se haya suicidado después de matar a su mujer y a su hijo? Un amigo de la infancia llega desde Melbourne. Ahora es policía, en concreto, investigador de delitos financieros. En un principio solo se quiere quedar al funeral, pero familiares de los asesinados insisten y decide quedarse unos días. Entonces vuelve a recordar y a revivir su infancia y su juventud, las amistades y los amoríos, además de algunas cosas más nada agradables. Me ha parecido una historia muy bien contada, donde se mezclan la investigación policial y las emociones del pasado. Lo dicho, lectura muy recomendable, a ser posible con un vaso de agua al lado, ya que durante toda la narración hace mucho mucho calor.

Jane Harper nace en Manchester, Inglaterra, pero a los ocho años se muda con su familia a Boronia, en la región australiana de Victoria. Se gradúa en Historia y Literatura Inglesa por la Universidad de Kent, en Canterbury. Trabaja como periodista para el Darlington & Stockton Times y el Hull Daily Mail. Regresa a Australia y forma parte de la plantilla del diario Geelong Advertiser y más tarde del Herald Sun. Por Años de sequía, su primera novela, ha recibido los premios ABIA, Indie y Ned Kelly en Australia; además fue finalista del prestigioso CWA Golg Dagger Award de 2017 en Reino Unido. 

Anuncios

SIBERIA

6ce6ed_3dd2aa0d716c40259b60fa9f48bc93b9_mv2_d_1794_2706_s_2María Nikoláyevna Ivanova, Masha, ex militar y ahora agente encubierta, es la protagonista de la novela Siberia (2017), del autor vitoriano Jesús María “Txusmi” Sáez.

Masha ahora es una chistilshitsa, una eficiente asesina a sueldo que responde ante el sector más oscuro e ilegal del Servicio Federal de Seguridad ruso. Se ha convertido en una ejecutora implacable, fría, calculadora, con un cierto perfil psicópata y carente de toda compasión.

Tiene 29 años, mide 1,75 y pesa 54 kilos. Luce una melena rubia con un corte francés. Tiene los brazos fuertes con los músculos bien marcados. Lleva un tatuaje en el antebrazo izquierdo, la Santa Muerte mejicana. Tiene unos senos redondos y enhiestos, la cirugía le ha costado un buen dinero, pero le han quedado preciosos.

Adicta al vodka. En un restaurante italiano de Puerto Marina, Benalmádena, se come una ensalada caprichosa y unos escalopines en salsa de queso, con una copita de lambrusco. Le gusta ir acompañada de una pistola Makarov PM. Compra ropa interior en Women’s Secret. Alquila un Audi S3 blanco. Para conducir se pone unas gafas de sol con cristales de espejo de color azul.

Otros personajes:

Javier Galarreta es inspector jefe de la UFECES, la Unidad Franco Española para el control del espacio Schengen, con sede en Canfranc, Huesca. Lleva diez años al mando. Su mujer le abandonó por un apacible profesor de gimnasia. Su mesa de trabajo la compró en Ikea. Le gusta la cerveza, sobre todo la San Miguel. Le quieren prejubilar forzosamente.

Alberto Figueras es inspector de policía en Málaga, un tipo alto y robusto de prominente mentón y anticuado bigote.

Antonio Herrero-Maes es comisario jefe de la policía malagueña. Denis Fevre es un inspector francés.

Dolores Jimémez, inspectora de policía en Mérida. Vive en un piso de protección oficial. Es una mujer pequeña, de etnia gitana, morena con el pelo encrespado, más bien rellenita y con cara de cansancio.avatars-000229971800-ti239u-t500x500

Sergei Sokolov y Vladimir Krivenko son miembros de servicios de seguridad e inteligencia rusos.

José María Beristain, Txema como le conocen todos y firma su obra, es un fotógrafo y periodista muy famoso. Trabaja entre otros para la National Geographic. Parece guardar un importante y terrible secreto.

Me ha gustado esta SIBERIA. Es una mezcla de novela policiaca, de aventuras, de viajes, de asesinatos y con espías y contra espionaje. Tiene gotas de humor negro y sexo dominante, sobre todo llevado a cabo por nuestra sicaria protagonista, Masha o los diferentes nombres que utiliza en esta narración. La novela transcurre entre Siberia, Canfranc, Benalmádena, Sevilla, Lisboa …  Y con gráficos del propio autor. Lo dicho, lectura recomendable, muy entretenida, sobre todo para amantes de los thrillers de acción.

Jesús María Sáez “Txusmi Sáez” para los amigos, nacido en Vitoria-Gasteiz, es escritor, articulista y cuentista. Colabora en dominicales de prensa local, y es un estudioso compulsivo de la narcolepsia y la licantropíaSiberia (2017) es su segunda novela, tras su ópera prima titulada Mission Jaqueca (2016), una novela descabellada, llena de humor y aventuras vintage.

portada

 

 

Entrevistas con el autor

Inspector Solo

978841658088El inspector Marcial Lisón es el protagonista de la novela Inspector Solo (2017), del autor cartagenero David Jiménez “El Tito”.

Marcial es inspector de policía en la ciudad de Cartagena. Cuarentón con barba de tres días, de mirada esquiva y facciones duras. Tiene el carácter osco. De unos ochenta kilos. Va siempre acompañado de su chaqueta de cuero. Le gusta mucho la cerveza. Toma “Espidifen” para la resaca. Vive con Sola, una galga a la que quiere mucho, en el barrio cartagenero de San Antón. Conduce un Peugeot 308. Como melodía de llamada en el móvil lleva la canción Tú sin braguitas y yo sin calzones, del grupo Forraje con la colaboración de Kutxi Romero. Porta una pistola H&K usp.

Algunos compañeros le llaman “el ermitaño”. En su casa no tiene ni una sola foto suya, ni de sus parientes. Desayuna en un asiático. En un italiano, el L’Altro Peccato, se come un solomillo de buey con guarnición de verduras y de postre canna cotta. Recuerda cierto pasaje de “La reina del sur” de Pérez-Reverte. Le gusta ducharse con agua casi hirviendo. Lleva su zona púbica completamente rasurada. Una canción de Marea define con preocupante fidelidad en lo que se ha convertido su existencia:

Y cuando las estrellas salen

ya estoy colgado del jirón de un sueño.

El mundo entero no me vale

ayer por la noche me estaba pequeño …”

Otros personajes:

Zoe Ochoa es la agente compañera de Marcial en la brigada, menuda y con una media melena negra que se recoge en horas de servicio. De ojos azules. Vive en Molinos Marfagones, una barriada de la periferia. Viste un ceñido pantalón vaquero. Conduce un Clío. Ha leído todas las novelas de Lorenzo Silva.

Miguel Lasaosa es el comisario.

Vicente Brau, inspector jefe, barcelonés, con su cara de póquer habitual, rechoncho, cercano al metro setenta, con el pelo frondoso y negro. Unos dicen que lleva peluca y otro que es un pariente lejano del Puma Rodríguez.QJpWJoKl

Adolfo Morales, forense. De poco más de 1,60 y algo menos de noventa kilos. Viste un traje de chaqueta gris y una corbata roja sobre una camisa azul, tan clara que en la distancia parece blanca.

Daniel Cueto es juez instructor, de espesa barba y gesto aguerrido.

Unai Miralles, inspector, rubio de ojos azules. Se lleva muy bien con Ochoa y no tanto con Marcial.

Villanueva, ex inspector jefe, ahora en prisión preventiva.

Rubio y Fornet son agentes que trabajan a la par.

Sasha es una prostituta rumana, de unos cincuenta kilos, con un trasero redondo y prieto y unas largas y fibrosas piernas que vuelven loco a Marcial Lisón, nuestro sabueso protagonista.

Me ha gustado mucho Inspector Solo. Novela negra policiaca, con un personaje central muy potente, el policía Marcial Lisón, aunque ya no le gusta que le llamen por el apellido. La noche anterior ha estado bebiendo mucho y no sabe cómo ha llegado hasta su coche, situado enfrente del edificio donde han asesinado a Sasha, una prostituta de la que está enamorado. Marcial se pregunta ¿cómo gestionar una investigación en la que las evidencias se empeñan en convertirlo a él en el principal sospechoso? Marcial solo está a gusto con su perra galga Sola y con sus botellines de cerveza. El pasado parece volver al presente, la muerte de su mejor amigo y compañero en la policía, y la reaparición de su madre, que quizás no lo sea. Para terminar de arreglarlo, siente que le traiciona su compañera de equipo policial. Lectura muy recomendable.

David Jiménez “El Tito”, nace en Cartagena el 12 de octubre de 1978. Es licenciado en Biología por la Universidad de Murcia. En la actualidad ejerce en Castellón como agente marítimo de Vigilancia Aduanera, un cuerpo policial adscrito a la Agencia Tributaria que se encarga de la represión del contrabando. Ha escrito varios artículos sobre novela negra en Castellón Noticias. Antes que esta novela que hoy reseñamos, ha publicado otra con el mismo protagonista, Marcial Lisón, titulada Muertes de sobremesa (2015).

Aquí nos quedamos, esperando la tercera entrega de esta saga, que parece ser que culminará la historia de este ermitaño, Marcial, el inspector Solo.

Vídeo en Periscope de presentación de “Inspector Solo” en Cartagena Negra

La ciudad blanca

“Se diría que aquel zumbido agradable y el calor de las velas que ardían por todas partes, los aromas de la cocina, la alegría exigente de la cara que tenía el personal de servicio y el flujo rumoroso de las conversaciones de las mesas de alrededor habían devorado el oxígeno. Todo resultaba de un inoportuno casi insufrible y apremiaba a una alegría que ella no quería que le recordaran, dado que para ella se revelaba mucho más imposible ahora que hacía un par de horas”  pp. 88-89

3cfa30c41eb6e1aa664cfa160fc035528baacb95

La joven Karin es la protagonista de la novela La ciudad blanca (2015), de la autora sueca Karolina Ramqvist.

Karin es una joven de reciente maternidad. Se contempla desnuda en el espejo: la barriga le cuelga y está llena de estrías, tiene los pechos hinchados y bajo la piel asoma una red de finísimas venillas. Pero su aspecto físico no es lo único que ha cambiado en los últimos tiempos. Recuerda a su ex, John, integrante de una organización criminal. Vive con su hija Dream. Mira la cicatriz que le llega desde la ingle hasta el ombligo. Encarga pizza, pero que lleve queso. Escucha “Vientos Cálidos” de Wizex. Masca chicle.

Otros personajes:

Therese es la mejor amiga de Karin. Tiene un novio, Alex, muy violento. Se sienta en el sofá como si nada fuera con ella.

Abbe es otro amigo. Está leyendo Shantaram. Es muy alto, siempre vestido con pantalón de chándal y zapatillas de goma, como si estuviera entre rejas. Lleva un tatuaje, un ave Fénix que le sube desde el pecho hasta la mitad del cuello, cubierta de hojas y alambre de espino.

Christer es un abogado que invita a cenar a Karin.karolina-ramqvist

Comentario:

Me ha gustado La ciudad blanca, una novela negra sin policías ni detectives, ni siquiera una investigación que llevarse a la boca. Pero sí es negra o más bien de un gris oscuro a veces irrespirable, desasosegante. Una mujer joven frente al espejo, abandonada por su ex, que era como un dios para ella. Nada es igual, los lujos, las fiestas amenizadas con coca … Lactancia, pañales, paseos en cochecito con su hija en busca de ayuda. Llega a resultar un poco agobiante.  Capítulos cortos que te hacen seguir con el siguiente. Tiene que tomar una determinación ¡ya!

Karolina Ramquist (Gotemburgo, 1976) es periodista y escritora. Ha publicado relatos, ensayos y cuatro novelas. Editora jefe de la revista Arena, columnista del diario Dagens Nyheter. También ha ejercido la crítica literaria y ha escrito sobre política.


El soborno

El-soborno-John-Grisham-PortadaLa abogada Lacy Stoltz es la principal protagonista de la novela El soborno (2016), del escritor estadounidense John Grisham.

Stoltz es investigadora de la Comisión de Conducta Judicial de Florida. Lleva nueve años en el puesto. De 36 años, soltera y atractiva. Recuerda haber sufrido una ruptura dolorosa en el pasado, una separación horrible que, casi ocho años después, seguía pesándole. Vive en un apartamento de dos dormitorios, en un almacén reformado cerca del Campus Estatal de Florida, a cinco minutos de su despacho. Tiene un hermano, Gunther, que de vez en cuando le echa una manita en sus investigaciones.

Lacy Stoltz conduce un Prius. Tiene en casa un bulldog francés, Frankie. Le encantan las películas antiguas, se pinta las uñas viendo una peli de Cary Grant. Viste unos pantalones y unos zapatos de suela plana, una blusa beige y un pañuelo de seda Hermés en la cabeza; todavía tiene poco pelo. Se toma una copa de Chablis. Y en otra ocasión, una botella compartida de Sancerre para acompañar unas ostras. Suele comprar comida china, aunque a veces cocina en casa, por ejemplo, su versión del cioppino, un guiso italiano de pescado que incluye vieiras, almejas, gambas, bacalao y mejillones frescos.

Otros personajes:

Hugo Hatch, también abogado, compañero de oficina de Lacy. De 1,85 de estatura y más de cien kilos de peso. Negro. Casado con Verna, tienen cuatro hijos. Vive en Los Meadows y tiene una hipoteca de aúpa. Conduce un Bronco del año de la pera. Cuando va de copiloto siempre se duerme. Le gustan las bebidas energéticas.

Michael Geismar es el director de la Comisión de Conducta Judicial.

Sadelle es una veterana asistente legal de la C.C.J. Tiene 70 años, hace treinta que terminó la carrera de Derecho, pero suspendió tres veces el examen para ejercer la abogacía y, por lo tanto, es asistente perpetua. Ella sola es capaz de revisar ingentes cantidades de material y recordarlo todo. De voz rasposa, destrozada por la nicotina.

Lyman Gritt, alguacil, jefe de la policía de la tribu de los Tappacola. De 1,80, delgado pero con un poco de barriga. Es de los pocos policías de los alrededores que no acepta el soborno y la corrupción.

Justin Barrow y Maddy Reese son otros investigadores de la C.C.J.

Pacheco es un agente del FBI, atractivo y afable. Tiene unos 35 años, sin alianza y con una mirada que pareció engullir a Lacy desde el momento que se saludaron. Conduce un SUV último modelo.

Claudia McDovez, juez, de 56 años. Bisexual, últimamente decantada por las mujeres. Muchos años en su puesto, tiene amistades peligrosas y mucho mucho dinero, joyas, cuadros, antigüedades … Conduce un Lexus. Lleva zapatos de Jimmy Choo y un bolsito de mano de Chanel. Se bebe una botella de Veuve Clicquot con su amiga Phyllis.

Me ha gustado El soborno, una novela negra de ámbito judicial, donde se lleva a cabo una intrincada y larga investigación. En el seno de una reserva india, la tribu de los Tappacola, gobernada por ellos mismos, se mueve una banda de gángsteres, que al amparo de los inmensos beneficios que reporta un casino que opera en su interior, tienen sobornados a policías y jueces. Un topo, por medio de un intermediario, quiere poner una denuncia contra una juez y acude a la Comisión de Conducta Judicial, donde trabaja nuestra sabuesa protagonista Lacy Stoltz. Dicha juez lleva varios años embolsándose una gran cantidad de dinero que los matones le dan a cambio de amañar juicios que les pudieran perjudicar. Así ocurrió en un asesinato de hace unos años, que endilgaron a alguien que estaba en contra de la construcción del Casino. La novela, la investigación va de menos a más, incluso el FBI termina implicándose. Lo dicho, lectura recomendable con el toque judicial típico de las novelas de Grisham.

John Grisham nace el 8 de febrero de 1955, en Jonesboro, Arkansas, Estados Unidos. Ha escrito más de veinte novelas, sobre todo protagonizadas por jueces y abogados, como por ejemplo Tiempo de matar (1989), El informe Pelícano (1992), El jurado (1996), La hermandad (2000), La trampa (2009) o La herencia (2013). También tiene publicada una serie de novelas juveniles, con Theodore Bonne, un joven abogado como protagonista. Algunas de sus obras se han llevado al cine, como La tapadera (Sidney Pollack), El informe Pelícano (Alan J. Pakula), Legítima defensa (Francis Ford Coppola) o El jurado (Gary Fleder).

LATIDOS

portada_latidos_franck-thilliez_201706121627La gendarme Camille Thibault y la pareja de policías Franck Sharko y Lucie Henebelle son los principales protagonistas de la novela Latidos (2017), del autor francés Franck Thilliez.

Camille es brigada de la gendarmería de Villeneuve-d’Ascq, concretamente trabaja en su pequeña oficina en la Célula de Investigaciones Criminales (CIC). Tiene 32 años, el rostro fino y severo, la nariz recta y afilada y marcadas ojeras. Hace poco le han trasplantado el corazón. Se cansa muy pronto. Le duelen las costillas al levantarse. En momentos de desesperación se realiza cortes con una cuchilla. Toma té verde sin azúcar. Se imagina al novelista Maurice Leblanc escribiendo las aventuras de Arsène Lupin. Recuerda la película “Asesinato en 8 mm.” de Joel Schumacher. Vive con un gato Brindille.

Franck Sharko, ex comisario, ahora teniente por decisión propia. Tiene 51 años y acaba de ser padre de gemelos, Jules y Adrien. Viste un traje gris antracita y calza unos mocasines de charol, unos Beryl nuevecitos de 150 euros. Le viene a la mente la película “Posesión infernal“, del cineasta uruguayo Federico Álvarez. Franck lleva consigo una Sig Sauer. Tiene en su casa una pequeña locomotora de juguete a la que ha bautizado como Poupette.

Lucie Henebelle, teniente, ha tenido hace poco gemelos con Sharko. Diez años antes perdió otros dos gemelos. Está a punto y deseando incorporarse al trabajo después de la baja maternal. Prepara espaguetis a la boloñesa. Bebe de aperitivo un Martini Rosso. En el coche escucha a los Dire Straits.

Otros personajes:

Nicolas Bellanger, inspector jefe y jefe de Sharko. Tiene 35 años. Su despacho está en los altillos del número 36, Quai des Orfèvres. Usa una libretita Moleskine y un bolígrafo Waterman. Toma Guronsan para ponerse las pilas. Regala “La aguja hueca” (L’aiguille creuse), 1ª ed., Pierre Lafitte, 1909, tapa dura, color rojo. En su casa relee “Cartas persas” de Montesquieu.

Boris Levak, teniente, oficial de la Policía Judicial. Trabaja con Camille Thibault. Un hombretón de unos 40 años, con cara de bebé en un cuerpo de estatua griega. Lleva el pelo rapado y un polo azul cielo. Le gusta ir al gimnasio. Se depila. Bebe Coca Cola light. Conduce un Renault Clío.franck-thilliez

Jacques Levallois, teniente, el más joven del equipo, enchufado por un tío suyo varios años atrás, pero buen tipo, discreto, operativo, mejorando con la edad.

Pascal Robillard, otro teniente, especialista en procesos judiciales y todo lo que tenga que ver con investigaciones en archivos informáticos. Le gusta ir al gimnasio a ejercitarse de manera intensiva.

Fabrice Blaizac, comandante de gendarmería en el número 18 de la calle Jean-Malézieux, en Evry, cerca de la autopista del Sol. Tiene 40 años largos, el pelo rapado y un aspecto decidido.

Mickaël Florès es un conocido fotógrafo, ahora parece que quiere retratar el mal.

Me ha gustado Latidos, la nueva entrega de los polis Sharko y Henebelle, esta vez acompañados en el protagonismo por la gendarme Thibault. Novela ladrillo de más de 600 páginas, que pasa por Francia, Argentina, España y en la que también se habla de la guerra de los países de la antigua Yugoslavia, y de Albania. Tráfico de órganos y bebés robados en el franquismo.  Hay pocas posibilidades para aburrirse, con diferentes investigaciones que pueden llevar a un único desenlace. Lectura recomendable, sobre todo para amantes del thriller, francés en este caso.

Terminando con esta reseña, acaba de publicarse en castellano otra novela de Franck Thilliez y sus protagonistas los tenientes Sharko y Henebelle, su título: Pandemia, originalmente publicada en el 2015.

Un pequeño favor

SL90896Stephanie, una joven madre viuda, es la principal protagonista de la novela Un pequeño favor (2016), de la escritora estadounidense Darcey Bell.

Stephanie vive con su hijo Miles. Recuerda a su difunto marido, Davis, cuando vivían en Nueva York y trabajaba en una revista. Stephanie se ha trasladado a Warfield, Connecticut, a dos horas de Manhattan en el Metro-North. Es vegetariana. Le gusta tomarse una copita de vino blanco y, de vez en cuando, un bourbon. Lee novelas de Virginia Woolf. Escucha a Ani DiFranco y a Whitney Houston. Le encanta ver películas de Fred Astaire y Ginger Rogers.

Otros personajes:

Emily Nelson es la mejor amiga de Stephanie. De 41 años, es relaciones públicas de un famoso diseñador de Manhattan. Mide alrededor de 1,75. Tiene el cabello rubio con mechas oscuras y ojos marrón oscuro. Siempre usa perfume, asegura que está hecho por unas monjas italianas con azucenas y lilas; lo hace traer de Florencia. Lleva puesto un anillo de zafiro y diamantes que su marido le regaló cuando se comprometieron. Tiene un hijo, Nicky. Lee thrillers y novelas de detectives, su favorita es Patricia Highsmith; y a Beckett en su iPad. Le encanta la película Peeping Tom, de Michael Powell. Bebe tequila “Herradura“.

Sean es el marido de Emily. Trabaja en el departamento de mercados inmobiliarios internacionales de una gran firma de inversiones de Wall Street. Es el típico inglés snob y de clase alta, educado para convertirse en dueño del mundo. Alto, guapo, resuelto y seguro de sí mismo. Es un gran fan de series como Breaking Bad The Wire.AVT_Darcey-Bell_3251

Molloy es sargento. Tiene el cabello y el bigote pelirrojos, como una estrella porno de la vieja escuela. Como si fuera Peter Falk, “Colombo”, antes de irse se vuelve y dice: Solo una cosa más.

Blanco es agente de la policía, con el pintalabios corrido.

Fortas es un joven detective; y Meany otro detective.

Me ha gustado mucho Un pequeño favor, la primer novela de Darcey Bell. Un domestic noir que me ha parecido muy inteligente. Todo empieza mostrando un blog de mamás, donde escribe Stephanie la relación con su hijo y pide consejo a otras madres y la educación de sus hijos. Poco a poco vamos viendo que las cosas no son como parecen. Desaparece una madre y la amistad y el amor también. Conocemos la interioridad de sus personajes, lo que verdaderamente piensan, sus secretos más ocultos. Tiene un desenlace sorprendente. Lo dicho, una novela negra sin apenas policías, pero con suspense, que te atrapa desde sus primeras páginas. Muy recomendable.

Darcey Bell nace en Iowa, Estados Unidos, en 1981. Es profesora de Educación infantil en Chicago.