Nuestra señora de la esperanza

4629El detective privado Bechiarelli es el protagonista de la novela Nuestra señora de la esperanza (2019), del autor gaditano David Monthiel.

Bechiarelli es detective privado, últimamente con poco trabajo. Su “oficina” es un angosto local con humedades situado en la calle Bendición de Dios. Antes era el almacén donde se guardaba el mobiliario de un bar. Parece que puede cambiarle la suerte, cuando desde alcaldía le encargan un trabajito. Se mueve en autobús. Fuma chicharras y algún que otro macafly. Recuerda “los muertos” de John le Carré. Se come una palmera de chocolate. Viste chamarreta de chándal, vaqueros y unas J’hayber. Vuelve a encontrarse con la Paqui, su ex novia, una mujer de belleza pureta -según él- y se le vuelven a revolucionar las mariposas interiores.

Otros personajes:

Roberto Bocalandro es la sombra de Bechiarelli, puesto a su lado por el ayuntamiento.

Juanelo es el pinche del detective. De Loreto, con melenita gitana, dos dedos aprisionados en sellos de oro. Viste un chándal bajo el que se revela una barriguita, que es como una duna en formación. Fuma Winston.

Esther Amberes es la alcaldesa de Cádiz. Tiene una piel aceituna, heredera de la negritud andaluza, el pelo rizado negro zaíno, los labios carnosos y unos pendientes que se agitan cada vez que asiente o niega. Viste un traje ceñido de aire hindú.

El Cagueta, policía de paisano, barrigudo y de barba canosa. Al borde la jubilación.

“El Purri” que, además de tener el mote de un famoso comparsista de Cádiz, es un obrero del carnaval. Doctor en Historia, escribe repertorios para comparsas, chirigotas y cuartetos. Ha sido negro de autores de segunda fila y ha trabajado en hostelería por temporadas … Bechiarelli quiere que le escriba unos informes.

Monguío es inspector de policía. Vestido de entretiempo, cara arrugada, una boca sin labios y unas gafas de piloto de caza, que le dan un aire de fascista adolescente.

Y Elizondo, Nebot, Sabajanes o Cartago …H-ouaiCc

Comentario:

Me ha gustado Nuestra señora de la esperanza. Clásica novela de detectives y gaditana, muy gaditana. Con un trasfondo político, sindical y sobre todo en torno al ayuntamiento de Cádiz, su alcaldesa y sus concejales. Corrupción y escándalos, peleas dentro del llamado Poder Popular. Y precisamente aparece el cadáver de Gabriel Araceli, concejal de Vivienda y dirigente del partido. Desde la alcaldía contratan al detective privado Bechiarelli para investigar el posible asesinato. Nuestro sabueso protagonista tiene varios encuentros con sus contactos, bien conocedores de la calle, sus ambientes y sus locales de noche. Entre alcohol y canutos avanza en la investigación. A lo largo de esta narración nos encontramos con palabras y expresiones típicamente gaditanas, que introducen el ambiente y el entorno. No obstante, a veces interrumpen la lectura, porque te obligan a buscar el significado. En resumen, lectura recomendable para amantes del género policiaco. Yo me lo he pasado muy bien recorriendo las calles de Cádiz de la mano del peculiar detective Rafae Bechiarelli.

El autor:

David Monthiel (Cádiz, 1976) es articulista y redactor de varias publicaciones en internet como Rebelion.org, secretOlivo, El Salto Andalucía y diversos medios internacionales. Ha publicado varios libros de poesía, un libro de relatos Yuri Gagarin que estás en los cielos (2011) y las tres novelas con el detective Bechiarelli como protagonista: Carne de Carnaval (2017), Las niñas de Cádiz (2018) y Nuestra señora de la esperanza (2019), que hoy reseñamos en el blog y que fue la ganadora del Premi L’H Confidencial 2019 – Premio Internacional de Novela Negra.

La luz azul de Yokohama

738-8_luz_azul_de_yokohama_la_websiteEl inspector de policía Kosuke Iwata y la joven subinspectora Noriko Sakai son los protagonistas de la novela La luz azul de Yokohama (2016), del autor londinense Nicolás Obregón.

Iwata es inspector, destinado en la Unidad de Homicidios de la Policía Metropolitana de Tokio. Nació en Miyama. Viste vaqueros y un jersey grueso de cachemira gris. Conduce un Isuzu 117 Coupé de 1979. Ha estudiado en Estados Unidos, Ciencias Políticas en la Universidad de California Los Angeles (UCLA); y formación policial en el Miramar College de San Diego. Acaban de darle su placa y una SIGSauer P232. En el equipo de casa escucha el “Impromptu número 3 en sol bemol mayor, opus 90“, de Schubert. Desayuna café con jarabe de goma y una macedonia de frutas. A media mañana compra una ración de gyozas de gambas y verduras. Almuerza dos onigiri y una bebida con gelatina de plátano. Adquiere un billete para el tren bala a Nagano y sube al Asama 573. Recuerda su niñez en un orfanato.

Sakai es una joven policía, auxiliar de Iwata. Nació en Kanazawa. Suele vestir traje gris y una blusa blanca bien planchada, con un collar fino de oro en forma de mariposa. Lleva el pelo recogido en una coleta hecha con prisas. Siempre va acompañada de su bolso de cuero verde y de su viejo cárdigan oscuro. Le gusta sorber el chocolate caliente.

Otros personajes:

Isao Shindo es el inspector jefe. Un hombre alto y calvo, que sobrepasa los 50. Tiene una vieja fractura en la nariz. Su despacho está lleno de archivadores, carpetas de casos y manchas de café. Nada de objetos personales, ni fotografías, ni condecoraciones, ni dibujos infantiles.

Eguchi es doctora forense. De mediana edad y estatura baja. Lleva el pelo recogido en una coleta alta y tiene notas escritas en el dorso de ambas manos. Las yemas de los dedos, amarillas de la nicotina. Silba la canción de David Nevue Greensleeves

Fujimura es el superintendente, de mostacho fino y dudosa ética.

Hatanaka es un joven agente de la policía de Tokio. Tiene una cara que parece un huevo frito. Acaba llevándose bien con Iwata.

Taba es policía de la comisaría de Chóshi y antiguo compañero de nuestro sabueso protagonista. Fuerte, alto, torpe y brusco, no parece japonés.

Yoji Yamada es un poli encargado de la División de Cultos y Grupos Religiosos. Bajo y fornido, de entre 35 y 40 años. Tiene un rostro juvenil, a pesar de las canas y la calva incipiente. Un bigote fino le da la apariencia de un hombre que no está en sincronía con su época.imagen

Y el inspector jefe Morimoto y sus secuaces Horibe, Moroto y Tatsuno, ex de la jakuza.

Comentario:

Me ha gustado La luz azul de Yokohama. Es un thriller policiaco y negro negro, con un protagonista muy potente, el inspector Kosuke Iwata. Es un gran investigador, al que ronda la muerte en varias ocasiones. Todo comienza cuando Iwata se hace cargo de un caso tan perturbador como complejo: una familia de cuatro miembros ha sido asesinada cruelmente en su propia casa el día de San Valentín. Aparece un sol negro pintado en el techo. Y al padre le han arrancado el corazón. Todo parece indicar que estamos ante un asesino perteneciente a  alguna secta … y aparecen nuevas víctimas. El asesino en serie del Sol Negro. Iwata tiene problemas personales, de identidad, y con alguno de sus jefes que le quieren separar del caso. Lectura recomendada para amantes de la novela policiaca y de thrillers trepidantes.

El autor:

Nicolás Obregón nació en Gran Bretaña, de padre español y madre francesa. Pasa la niñez y juventud entre Londres, donde se graduó en el Birkbeck Creative Writing y Madrid. La novela que hoy reseñamos es la primera con el inspector Iwata de protagonista. Ya tiene publicada la segunda Sins as Scarlet (2018), que esperamos no tarde mucho en llegar a nuestro país.


El doble secreto de la familia Lessage

ERK11555El capitán de policía Julien Fabregas es el principal protagonista de la novela El doble secreto de la familia Lessage (2018), de la autora francesa Sandrine Destombes.

Fabregas es capitán de la gendarmería de Orange, famoso por su mente cartesiana.

Hay otros personajes, pero apenas sabemos nada de ellos:

Jean Wimez es un ex gendarme que colabora con Fabregas en la investigación.

Victor Lessage es el padre de los niños secuestrados.

La señorita Gauthier es la maestra.

Florent es doctora en psiquiatría infantil.

Vicart es teniente a las órdenes de Fabregas.

Christople Mougin es agente inmobiliario. Antiguo compañero de los mellizos desaparecidos.

El doctor Blanc es psicopediatra, conocedor de la teoría de Jung.

Leroy es el forense.AVT_Sandrine-Destombes_4139

Comentario:

Me ha gustado mucho El doble secreto de la familia Lessage. Una novela negra o un thriller que va directamente al grano, sin florituras, sin historias alrededor. Pura y llanamente la investigación. De los personajes que aparecen sabemos su nombre o apellido y poco más. En Piolenc, una población al sur de Francia, casi treinta años después, están volviendo a desaparecer niños. Entonces el caso quedó sin cerrar y ahora está cundiendo el pánico entre los vecinos. ¿Puede alguien estar incitando al suicidio a los niños? ¿Se puede adoptar una doble personalidad, incluso física? Demasiados interrogantes para nuestros sabuesos, un joven gendarme y otro jubilado. El desenlace es muy original y sorprendente. Lo dicho, lectura negra muy recomendable.

La autora:

Sandrine Destomes (1971). En la actualidad vive en París y trabaja en la producción de eventos. Es autora de cinco novelas, de las cuales solo se ha publicado una en en nuestro país, la que hoy reseñamos El doble secreto de la familia LessageCon dicha novela ha obtenido el Premio VSD RTL al mejor thriller francés del año 2018.

La ira

la-iraEl fiscal Teodor Szacki es el protagonista de la novela novela La ira (2014), del escritor polaco Zygmunt Miloszewski. Es la tercera y última entrega de la saga del fiscal Teodor Szacki.

Szacki ahora ejerce la fiscalía en Olsztyn, una ciudad situada en el noroeste de Polonia. Es la capital y la ciudad más poblada del Voivodato de Varmia y Masuria. Antes trabajó en Varsovia, pero se fue a raíz de su divorcio de Weronika. Tiene 44 años. Su despacho está en la calle Emilia Plater. Lee la Gaceta de Olsztyn. Conduce un Citroën. Suele aparcar en avenida Batallón Dabrowski, nombre en honor a un batallón de voluntarios polacos que luchó en la Guerra Civil española en el bando republicano, como parte de la XIII Brigada Internacional. Nuestro sabueso protagonista lleva más de un año viviendo con Zenia, que trabaja organizando bodas. Ahora vive con ellos Hela, la hija de Teodor y Weronika, ya que su madre está por un tiempo en Singapur, acompañando por trabajo a su nuevo marido.

Nuestro juez, cuando acude a un evento, se viste de lo que él llama “el conjunto James Bond”, un clásico británico cuando quiere causar buena impresión: un traje cuyo tono gris es como el del cielo antes de la tormenta, con rayas claras casi invisibles; camisa azul; corbata fina color grafito, con un dibujo sutil; un pañuelo de lino puro que sobresale un centímetro del bolsillo de la chaqueta; gemelos y reloj de titanio mate, del mismo tono que su blanquísimo y abundante cabello. Parece el baluarte de la fuerza y la estabilidad de la República de Polonia.

Suele quedar a cenar con su hija raviolis con salsa. Una noche que está solo en casa se prepara unos macarrones al pesto. Saca del congelador un manojo de espárragos, los hierve, los corta y los añade a los macarrones, añade un poco de queso Bursztyn rallado, que le gusta más que el parmesano, y abre una botella de vino italiano. Está leyendo a Lemaitre, “Vestido de novia”.  La jefa de Szacki le considera un misántropo sociópata y huraño.

Otros personajes:

Jan Pawel Bierut, comisario de tercera de la policía judicial. Joven, de unos 30 años, con un bigote pasado absolutamente de moda. Atractivo, con esa belleza de provincias del lozano hijo de un campesino, que se ha convertido en una persona de provecho. Tiene los ojos tristes de un activista agrario de antes de la guerra. Le han trasladado hace poco de la policía de tráfico.

Edmunk Falk, joven ayudante de Szacki. Ha estado trabajando con ONGs europeas y con instructores de la escuela del FBI de Quantico. Tiene los títulos de socorrista y de auxiliar de enfermería. Con un buen nivel de inglés, está empezando a estudiar ruso en la Facultad. Ha sido campeón junior de Polonia en bailes de salón e instructor de equitación. Unos le llamaban “Pinocho”  y otros, refiriéndose a Szacki y a Falk, “El rey y el príncipe de los tiesos”.escritor-Zygmunt-Miloszewski

Ludvik Frankenstein es el forense. Hace todo lo posible por parecerse al científico loco de la novela gótica. Tieso como una vara, alto y delgado, con un rostro alargado, aristocrático, con la clásica belleza de un oficial alemán con pinta de bueno, que ha veces aparece en las películas de guerra estadounidenses. Lleva gafas redondas de montura muy fina y una extraña bata de cuello alto que parece un capote militar.

Alicja Jagiello es la ayudante del forense. A Szacki le parece un bombón, morena, de pelo ondulado, con unas curvas que no podría ocultar ni vistiéndose con un saco de patatas. Tiene unos inmensos ojos que tienen el color azul pálido del cielo en un día caluroso.

Comentario:

Me ha gustado mucho La ira. Está en la línea de las otras dos novelas de esta trilogía, El caso TelakLa mitad de la verdadcon el fiscal Szacki de protagonista. En este caso nuestro sabueso tiene que enfrentarse a la investigación de un extraño asesinato, que implica un esqueleto cuyos huesos pertenecen a varias víctimas. Por otra parte, una denuncia por violencia de género, a la que Szacki no le da importancia, y que puede tener consecuencias terribles para la esposa maltratada. Narración negra, a veces muy negra. Una venganza en toda regla y un desenlace que no esperaba, que me ha dejado patidifuso. Me ha dado la sensación de que el autor no sabía cómo acabar con la saga del fiscal Szacki. Si alguien lo entiende, que me lo diga. Lo dicho, lectura negra muy recomendable, de larga y enrevesada investigación, a pesar de tener un final …


En la sangre

4583Una joven carterista, Eva Valverde, es la protagonista de la novela En la sangre (2019), de la autora barcelonesa Laura Gomara

Eva, además de ser carterista, también desvalija pisos turísticos. Eso sí, tiene dos carreras. Ha cumplido 28 años. Habitualmente viste de Prada y le gusta su tienda del Passeig de Gràcia. Se compra un vestido de Uterqüe. Casi siempre va con su abrigo negro, amplio, de Yves Saint Laurent, que ondea a su espalda como la capa de una heroína de dibujos animados. Ha pedido por Internet unas botas de Stuart Weitzman. Le gusta llevar medias Wolford. Su ropa interior la adquiere en “La Perla“. En ciertas ocasiones se pone un anillo que tiene un sello de oro con una obsidiana plana en el centro. En la piedra hay grabada una cruz griega y una corona de laurel. Este anillo se lo regaló Rita, la madre de su ex, Oleg.

Eva suele moverse en Vespa. Fuma Karelia. Escucha en casa a Thelonious Monk. Se gasta cincuenta y seis euros en un “ramón” de seis peonías como regalo de cumpleaños de una amiga. De vez en cuando se toma un gimlet. Un amigo le invita a comer micuit con quesos. En Casa Fuster se bebe un Silk Road sin alcohol. Ha visto la serie “Sexo en Nueva York” en Cosmopolitan. Recuerda a menudo a su abuela Isa.

Otros personajes:

Oleg ha sido varios años novio de Eva y sigue estando ahí. Se conocieron en la consulta del hepatólogo. De cara cuadrada y rasgos aniñados, el brazo izquierdo lleno de tatuajes con los colores del manga. Tiene pinta de guiri desubicado. Es muy guapo, con el pelo muy corto de tono pajizo. Viste una Dainese de cuero marrón, de las que cuestan un dineral. Fuma Lucky. Conduce una Kawasaki. Sus padres, Viktor y Rita, tienen un restaurante y un taller.

Silvia Magallanes es subinspectora de los Mossos. Una mujer alta, de melena pelirroja. Calza unas Dr. Martens. Viste una camiseta de los Rolling Stones que le marca el pecho y unas Ray-Ban en la cabeza. Le gusta el vermut con aceitunas rellenas de anchoa.LAURA GOMARA

Jesús Salvador es inspector de policía. De figura osuna, maciza. Su taza de café tiene un logo de Batman.

Raquel Pastor es caporal y Moreno, jueza.

Y Sagarra, Alemany, Juan Valverde, Salisachs, Mijaíl Voronov …

Comentario:

Me ha gustado mucho En la sangre. Está en la línea de la anterior novela de esta autora Vienen mal dadas, incluso mejor, aunque el listón estaba ya muy alto. Estamos ante una auténtica novela negra. Eso sí, el protagonista no es un policía, ni un detective privado. Es una mujer joven, carterista y ladrona de apartamentos para turistas, ¿cleptómana? La acción transcurre en la ciudad de Barcelona, en la que aparecen las mafias rumanas y rusas. Eva Valverde se debate entre seguir igual o cambiar. Su vida corre peligro. Narración muy dinámica, que te hace difícil dejar de leer.

Lo dicho, lectura muy recomendable para seguidores del género negro.

Soledad

soledad-carlos-bassas-del-reyRomero, inspector de policía, y Soledad, una mujer de 30 años, son los protagonistas de la novela Soledad (2019), del autor barcelonés afincado en Pamplona  Carlos Bassas del Rey.

Romero es un sabueso deprimido. El café lo toma cortado y de vez en cuando se bebe una caña. Vive rodeado de soledad y fantasmas. Piensa en Medea, Antígona, Ifigenia, Atlas, Tisífone … Le han crecido bolsas debajo de los ojos. Recuerda a su padre, que era un pésimo jardinero. Una vez salieron juntos a pescar.

Soledad es una mujer sin estudios, inmigrante. Tiene 30 años, pero parece mayor. Vive con su marido y su suegra, a los que considera unos auténticos parásitos. Siempre frente al televisor, él apesta a sudor y alcohol, ella a viejo. Hasta hace poco también estaba con ellos la nena, Abigail.

Otros personajes:

Javier Mendoza es subinspector. Tiene 32 años. En su coche suena “Alone” de Green Carnation.

Alcaraz es el forense.

Abigail es una niña de catorce años que se pinta los labios, se maquilla y lleva tacones muy altos. Claudia es su mejor amiga.

“J” es un joven camello, guapo y en forma, que encandila a las niñas y jóvenes del insti.

Comentario:

Me ha gustado mucho esta Soledad. Una novela con una negrura muy negra, valga la redundancia. Ya lo advierte el autor:

“A partir de aquí, el lector solo encontrará tristeza. Avisado queda”.

Y más adelante sentencia en la página 117:

“Uno cree eternas algunas cosas, pero lo único cierto es que solo existe una verdad en este mundo y es que todos nacemos ya muertos”.

Es como una auténtica puñalada en el esternón, cuyo puñal no te lo puedes sacar, solo remover. Estamos ante una novela corta, una narración escrita con muchas frases, algún párrafo y capítulos breves. Con una prosa extraordinaria, sin ninguna alegría, ni un resquicio de cara a la galería. Personajes y ambientes grises y hostiles, donde parece que nada bueno pueda pasar.

Lectura muy recomendable, a pesar de su dureza, desde luego no apta para los que se la cogen con papel de fumar.


Tocado y hundido

51qnGHvDtILEl sargento Foster y la investigadora Leoni son los principales protagonistas de la novela Tocado y hundido (2015), de la autora estadounidense Lisa Gardner.

Wyatt Foster es sargento de la Brigada de Investigación Criminal del sheriff de North County. Amante de los perros, quiere regalar un cachorro. Le gusta comer en McDonalds, hamburguesas cuarto de libra, un tanque de patatas fritas y un café en formato grande. Desde hace unos meses mantiene una relación con la investigadora Tessa Leoni.

Tessa Leoni es investigadora privada especialista en seguridad corporativa. Suele vestir trajes de chaqueta de Ann Taylor azul marino. Conduce un Lexus oscuro. Le gusta comer langostinos.

Otros personajes:

Kevin Santos es detective. Trabaja normalmente con Foster. Se le conoce como “El Cerebro”, ya que tiene una memoria casi enciclopédica. Toma café con leche tamaño grande de Dunkin’Donuts.

Tood Reynes es agente de la policía de New Hampshire. Ha pasado tiempo en la unidad de operaciones del Programa de Formación Contra el Consumo de Estupefacientes. Tiene olfato para los conductores borrachos, suele decir que puede localizarlos a kilómetros de distancia. Es un extraordinario jugador de hockey.

D.D. Warren es detective en Boston. Colabora con Tessa, aunque tienen sus diferencias. Viste su inconfundible cazadora de piel de color caramelo, pantalones de pata ancha en tono tostado y una camisa verde azulado oscuro. Tiene un hijo, Jack. Come sopa de almejas y bacalao al horno.images

Jean Huntoon es una agente de New Hampshire. Es una mujer esbelta, de casi un metro setenta, que participa en carreras ciclistas de ciento cincuenta kilómetros en su tiempo libre. Siempre con su ordenador de recuperación de datos, es capaz de llevar a cabo la autopsia de un vehículo accidentado sin necesidad de desmantelarlo.

Comentario:

Me ha gustado Tocado y hundido. Supuestamente, así lo indica la portada del libro, “El tercer caso de la agente Tessa Leoni”, aunque en realidad aparece muy poco en escena nuestra sabuesa. El peso de la investigación recae en el sargento Foster. Nos encontramos ante una novela llena de suspense, narrada casi en su totalidad por una mujer, Nicky Frank, que ha sobrevivido a un accidente de coche. Se cayó por un barranco, de noche y lloviendo a mares. A medida que avanza la narración vamos conociendo datos y nada es lo que parece. Hay que retroceder al pasado y saber que pasó en “La casa de muñecas”, con varias sorpresas. Lo dicho, lectura recomendable, sobre todo, para amantes de las novelas de suspense.