Ángeles en llamas

9788417041427_L38_04_xLa comisaria de policía Dove Carnahan es la protagonista de la novela Ángeles en llamas (2016), de la autora estadounidense Tawni O’Dell.

Dove tiene 50 años, 27 de ellos en el cuerpo. Es comisaria de policía en Buchanan, en el estado de Pensilvania. Vive en Springfield Street.

Le encanta cocinar, le relaja, “pico unos dientes de ajo, corto unas lonchas de beicon, lo echo todo a una cazuela con reluciente aceite de oliva; luego salgo al jardín a recoger albahaca y pongo una berenjena cortada a rodajas en la parrilla. Echo una copa de vino tinto a la cazuela y lo reduzco a la mitad, luego le añado una lata de tomate triturado, algo de agua y un tarro de salsa casera que preparo todos los veranos cuando cosecho mis tomates. La salsa está cociendo a fuego lento, el agua para la pasta está hirviendo, saco la berenjena de la parrilla, la pico y la echo a la salsa; luego vacío una caja de pasta penne en el agua hirviendo. Sirvo dos platos de pasta, les echo albahaca fresca y unos trocitos de mozzarella de búfala que se empiezan a fundir inmediatamente con la salsa. Salimos a comer a la terraza.”

Dove viste de diferente manera según el día que tenga. Para dar entrevistas, se pone lo que llama uno de sus trajes de verano más formales, falda y chaqueta de color gris claro con una fina raya diplomática en rosa, unos zapatos de piel de imitación grises, viejos y bien domados, con un tacón dentro de lo razonable. Desde hace poco, utiliza gafas de lectura. Duerme desnuda, aunque cuando se queda su sobrino en casa, se pone una camiseta oversize y unos boxers de hombre. En un Dunkin’Donuts se toma un café y un cruller. Dove recuerda a su madre muerta y su intensa vida sexual. Tiene una hermana, Nelly, que es entrenadora de perros, y un hermano, Champ, que hace varios años que las abandonó. Su padrasto, Gil, vive en Europa en un exilio auto impuesto.

Nolan Greely es cabo, inspector de la Brigada de Investigación. Grande, de corte rapado, de color hierro colado, de ojos dulces y amables, con una red enmarañada de arrugas en la frente, que hacen pensar en un tío anciano y entrañable. Masca chicle y lleva puestas una Ray Ban que le cuesta quitarse. Está casado, incluso tiene nietos. De vez en cuando, Dove y Nolan echan un polvo salvaje y apasionado.3514

Blonski, Singer, Dewey y Everhart son los agentes de la brigada de Carnahan.

Brock Blonski es un poli joven, se parece a una defensa del equipo de fútbol favorito de Pedro Picapiedra, mandíbula cuadrada, hombros anchos, competitivo y con un paso simiesco, largo y engañosamente torpe. Habla a base de gruñidos y monosílabos y come pollos asados enteros para almorzar.

Colby Singer, también joven, de veintipocos. Hasta ahora, el único cadáver que había visto era el de su abuela, que iba vestida de domingo y yacía plácidamente un un ataúd con forro de raso blanco.

Dewey es subinspector, tiene cuatro hijos y 36 años.

Everhart, agente. Su mujer está esperando su primer hijo, que se llamará Jacob.

Sandra es abogada. Es mordaz y meticulosa. Viste un impecable traje sastre. Su pelo, corto y peinado hacía arriba, es de color caoba. Su candorosa cara sin rastro de maquillaje, en un primer momento, hace que todo el mundo piense que es una becaria adolescente que ha llegado para apilar carpetas y llenar las jarras de agua. Pero nada más lejos …

y Rudy Mayfield, Lucky y la siniestra familia Truly …

Extraordinaria novela negra, me ha gustado mucho mucho Ángeles en llamas. Hay quien lo considera un intenso y feroz thriller psicológico, pero a mí lo que más me ha impactado es el potente personaje de la comisaria Dove Carnahan. Tiene que lidiar con un pasado desgarrador, el recuerdo de su madre y su muerte, mientras investiga un horrible asesinato. Un sombrío clan de malas personas a su alrededor y una larga y ardua investigación, hasta llegar a descubrir al asesino de una joven que ha aparecido medio quemada en una zanja de una localidad cercana a la jurisdicción de nuestra sabuesa protagonista. Lo dicho, lectura muy recomendable para amantes del género negro.

Tawni O’Dell, Indiana, Pensilvania, Estados Unidos, 1964. Se licenció en periodismo en la Northwestern University de Illinois y, tras pasar varios años en Chicago, regresó a Pensilvania, donde vive actualmente. Además de Ángeles en llamas ha publicado Caminos ocultos (2012) y La fiebre del carbón (2013).

Anuncios

Corrupción policial

Corrupcion-policial-Don-Winslow-PortadaEl sargento Denny Malone es el protagonista de la novela Corrupción Policial (2017), del escritor neoyorkino Don Winslow.

Malone es sargento del Departamento de Policía de Nueva York, Unidad Especial de Manhattan Norte. Lleva 18 años en el cuerpo. Blanco, de 38 años, con pinta de tipo duro, con tatuajes en los gruesos antebrazos, barba tupida incluso después de afeitarse, el pelo oscuro y rapado, ojos azules y esa mirada de “no me toques los cojones”. No le gusta levantar pesas, prefiere atizarle a un saco de boxeo o correr por Riverside Park.

Católico irlandés, aunque no es un gran admirador de Dios, ni viceversa. Engulle dos cápsulas de Dexedrina. Conduce un Crown Vic por Harlem. Lleva encima una Sig Sauer P226, una Beretta 8000 D Mini-Congrar y una Glock de nueve milimetros en la funda sobaquera. En la bota, un cuchillo SOG. Viste una camisa vaquera, unos Levi’s, unas Doctor Martens con punta de acero reforzada y una chupa negra de cuero. Es seguidor de los Rangers. Le gustan mucho los cannoli, y las alitas de pavo de Sylvia’s. Toma Jameson’s solo.

De Frank Serpico piensa que era un ingenuo y un gilipollas. En una gramola escucha Fairytale of New York, de The Pogues. Le gustan mucho los viejos raperos: Biggie, N.W.A., Tupac, Eminen o Dr. Dre. Es muy crítico con la Asociación Nacional del Rifle. Cuando hace frío se pone un gorro de lana negro.

Está separado de Sheila, con quien tuvo dos hijos. Malone ahora está con Claudette, una joven de raza negra, que es enfermera y vive en la calle 136. Su padre, que también era poli, murió de un infarto. Su hermano Liam era bombero, murió en los ataques del 11-S.

Otros personajes:

Phil Russo, agente del equipo de Denny. Un italiano pelirrojo que suele ir acompañado de una escopeta de corredera Mossberg 590 del calibre 12, con un cañon de cincuenta centímetros, cargado con balas de cerámica en polvo. Un hombre de la vieja escuela. Lleva un abrigo largo de piel marrón rojiza, una reliquia de los ochenta que le sienta bien, unos relucientes zapatos rojos de Bruno Magli, trajes italianos a medida y camisas con monogramas.

Bill Montagne, alias Big Monty, es el otro poli del equipo. Muy grueso, se queja de que le aprieta mucho el chaleco antibalas. Incluso en verano lleva su característico sombrero de fieltro con ala rígida y una pluma roja en el lado izquierdo, una guayabera talla XXXL y unos chinos. En la boca, un Montecristo. Suele decir “somos paisajistas, nuestro trabajo es impedir que la jungla vuelva a crecer”

Billy O’Neill era otro agente de la misma brigada, que fue asesinado. Malone y sus hombres le recuerdan mucho. Dave Levin es el nuevo que llega al grupo, de poco más de 30 años. Alto, delgado, con una espesa cabellera y la nariz puntiaguda.2015-06-22-1434969501-2972080-DonWinslow_5718

Isobel Paz y Mary Himann son fiscales. Sykes, un joven negro, es capitán. Hampton, un reverendo al que le gusta chupar cámara. Callahan y Babyface son inflitrados.

Janice Tenelli, McGivern, Gallina o Raf Torres son polis que parecen corruptos.

Los capos traficantes: Diego Pena, el dominicano que controla la heroína en NY y DeVon Carter conocido como el “Amazon del caballo”.

Me ha gustado mucho Corrupción policial. Una novela que es una auténtica radiografía de la ciudad de Nueva York. Traficantes de armas y drogas, todas las bandas que te puedas imaginar, italianas, colombianas, irlandesas, puertorriqueñas, salvadoreñas, dominicanas … Y policías, abogados y jueces corruptos. No se salva nadie. Un recorrido por todos los garitos de Nueva York, clubes, restaurantes, bares … Y con un personaje que lo llena todo en esta narración, el sargento Denny Malone. El rey y el más villano, el más querido y el más odiado. Está en lo más alto, pero parece que puede caer en picado en un viaje hacía lo más profundo de los infiernos. Lo dicho, novela ladrillo muy recomendable, sobre todo para los amantes del género policiaco, de bandas, de corrupciones. Es una auténtica “biblia” de los lugares más negros de NY.

Don Winslow nace el 31 de octubre de 1953 en Nueva York. Estudió Periodismo  e Historia africana en la Universidad de Nebraska. En Sudáfrica trabajó como periodista e investigador en la Universidad de Ciudad del Cabo. Ha sido detective privado y guionista de cine y televisión.  Comenzó a publicar en 1991, Un soplo de aire fresco, la primera novela de lo que luego fue la serie protagonizada con el detective privado Neal Carey. Entre sus mejores obras cabe destacar Muerte y vida de Bobby Z (1997), El invierno de Frankie Machine (2006), la trilogía formada por Salvajes (2010), Satori (2011), y Los reyes de lo cool (2012), y sobre todo, el díptico formado por El poder del perro (2005) y El cártel (2015).

El asesino desconsolado

portada_el-asesino-desconsolado_j-m-guelbenzu_201612201629La jueza Mariana de Marco es la protagonista de la novela El asesino desconsolado (2017), del autor madrileño J. M. Guelbenzu. Es la octava entrega de esta saga con la jueza de Marco como protagonista.

Mariana es jueza en G …, una ciudad ficticia en el Principado de Asturias. Está a punto de cumplir 46 años y mide 1,75. De grandes ojos castaños, alta, fuerte, grande, más atractiva que guapa. Practica el running y la natación. Desayuna café con leche con tortitas de sirope de caramelo, en la cafetería que hace esquina a la playa del Parchís. Se toma un vermú de barril de aperitivo. Cena con su amiga Julia en “El Candil” un besugo a la espalda con un excelente albariño. Los dry Martini le gustan con ginebra Martin Miller’s. Escucha en su casa “Sweet Lorraine” de Nat King Cole. Está leyendo a George Eliot. Viste un conjunto de chaqueta y pantalón de color gris, una blusa blanca abierta de seda, un precioso colgante de plata y unos zapatos de tacón negro. Después de cenar y antes de irse a dormir se bebe una copita de whisky con soda.

Otros personajes:

Julia Cruz, que es la mejor amiga de Mariana. Es bisexual. Arquitecta. Vive en el decimoquinto piso de una torre de nueva construcción situada entre la Avenida Constitución y la calle Belarmino y Apolonio, un edificio llamado Estrella Polar. En el salón de su casa destaca un elegante chaise longe de Le Corbusier. Lee a John Dos Passos. En su dormitorio tiene un espejo antiguo con marco de madera, adquirido en un mercadillo de brocantes en el sur de Francia. Cocina unos espaguetis aglio e olio, con una pizca de trufa negra.

Quintero es inspector de la policía judicial. Fuma Ducados. Tiene muy poca cultura artística, no sabe quién es Monet. Utiliza un bloc de notas con tapas de hule negro y cantos tintados en rojo.

Cova Noriega es una joven agente. Andrade es el fiscal.

Pinzón y García son otros dos polis, que siempre van de la mano.LLUIS HOMAR SE HA SENTIDO COMO UN NIÑO RODANDO

Pelayo Arenas es el secretario de De Marco.

Javier Goitia es el novio de Mariana. Periodista. Alto, fibroso, cargado de hombros.

Y los vecinos, Villegas, Alvárez, Bartolo y Florinda y su prima Moira.

Me ha gustado El asesino desconsolado. Una novela negra blanca. Quiero decir, que sí, que hay asesinatos e investigaciones, pero todo rodeado de un ambiente muy apacible y tranquilo. Personajes guapos y adinerados, rodeados de glamur, que comen en restaurantes de postín y beben toda clase de licores. En esta ocasión, la jueza Mariana de Marco se enfrenta a los asesinatos que se producen en un mismo edificio, uno de los rascacielos más bonitos y lujosos del barrio más moderno de la ciudad de G … donde acaba de llegar a vivir su amiga del alma Julia Cruz. Varios sospechosos entre los vecinos del edificio. La investigación judicial está servida.

Las ocho novelas de esta saga Guelbenzu/De Marco son las siguientes:

No acosen al asesino (2001), La muerte viene de lejos (2004), El cadáver arrepentido (2007), Un asesinato piadoso (2008), El hermano pequeño (2010), Muerte en primera clase (2012), Nunca ayudes a una extraña (2014) y El asesino desconsolado (2017.

Let it bleed

9788490561058El inspector Rebus es el protagonista de la novela Let it bleed (1995), publicada en España como Muerte helada, del escritor escocés Ian Rankin.

Es la séptima novela de la saga Rebus de las veintiuna publicadas.

En España han visto la luz diecinueve. Faltan la décima, Dead Souls (1999), y la última, Rather be the Devil (2016).

En “Muerte helada” John Rebus es inspector en la comisaría de St Leonard’s. Le pone un poco de Macallan al café. Desayuna en el coche camino del trabajo, café y un panecillo de beicon. Recuerda que le gustaban los puzles. Mientras da un paseo, tararea mentalmente “The Needle and the Damage Done“. En casa siempre está escuchando a los Stones. Recuerda a Keitel y De Niro en “Malas calles“. En el “Oxford,” su pub favorito, se toma media pinta de Caledonian Eighty y un whisky de malta doble, acompañado de los habituales Klasser y Dougary. Acude a la Biblioteca Nacional situada junto a George IV Bridge. Le acaban de instalar en el curro un ordenador nuevo, un PanoTech. Su hija Sammy, de veinte años, trabaja en el SWEEP, servicios sociales para ex convictos. En cierta ocasión Rebus, nuestro duro sabueso, derrama lágrimas estando con Sammy. En otro momento piensa que él jamás se suicidaría, que sería incapaz de quitarse la vida.

Otros personajes:

Siobhan Clarke, agente, conduce un Renault 5 color cereza. Policía siempre muy cerca de Rebus, tienen una relación especial.

Brian Holmes es sargento, siempre con su café y su donut; y su bufanda de lana azul.

Watson “El Granjero” es el comisario. Frank Lauderdale es el inspector jefe.

Allan Gunner, jefe de policía adjunto, conduce un Rover 800. Marie Henderson es periodista.

Alexander Gates es forense, con mucho sentido del humor. De figura imponente, su físico es más propio de un luchador que de un enterrador.

Curt es otro forense, que además da clases en la Facultad de Medicina y a estudiantes de Derecho. Tiene fama de no dormir nunca. Puedes llamar a cualquier hora del día y siempre está alerta.IanRankin

Alister Flower es inspector. Viste un traje azul claro con camisa a juego y una corbata blanca y negra con un motivo en zigzag, lustrosos mocasines marrones y calcetines de deporte blancos. Rebus piensa que es un capullo redomado. Algunos le llaman el “Hierbajo”.

Gill Temper es comisaria, antigua pareja de John. Lleva el pelo oscuro, y con un corte desenfadado, que hace que unas largas medias lunas caigan sobre sus mejillas. Tiene los ojos verdes esmeralda. Va al gimnasio, sauna y masaje.

Me ha gustado mucho esta Muerte Helada. Rebus en plena forma, investigando en Edimburgo y alrededores, allá por el año 1995. Solo veintidos años han tardado en publicar esta novela en España, ¡ja! John sigue fumando y bebiendo y sigue siendo un auténtico poli picajoso y cabezota. Cuando se mete en una investigación no para hasta no tener al culpable dentro de sus fauces. En esta ocasión también aparecen sus dosis de humor, alguna vez negro, y su vida solitaria. Se queda dormido en el sillón del salón de su casa.

“Pocos inviernos en Edimburgo han sido tan largos y fríos como este y Rebus se halla atrapado en una red de intrigas que arroja más preguntas que respuestas. Algo se mueve en las altas esferas políticas y esta vez los culpables pueden encontrarse fuera del alcance de la justicia”

La puerta pintada

9788466656115El médico forense Manuel Vega es uno de los protagonistas de la novela La puerta pintada (2015), del autor navarro Carlos Aurensanz.

Don Manuel, como le llama todo el mundo, es forense. Está casado con Margarita. Se les murió un hijo, Alfonso. Siempre con su sombrero de ala ancha. En la librería Royo compra el ABC y el Diario de Navarra. Toma Ponche Caballero. Lee novelas de Pemán. Le gustan las corridas de toros. En música, disfruta con los maestros italianos del Barroco. Escucha a Pergolesi, Stabat Mater dolorosa. En un determinado momento, abre una botella de Marqués de Riscal, un tinto reserva de 1945.

Otros personajes:

Salvador Urrutia. Así como en la primera parte de la novela, año 1949, don Manuel es el protagonista principal; en la segunda, año 1936, Salvador es el personaje con mayor protagonismo. Es impresor y militante de Izquierda Republicana. En su imprenta se hacen todas las octavillas y pasquines del Frente Popular para las elecciones del 16 de febrero de 1936. Tiene 26 años, es muy alto y oriundo de una pequeña ciudad de Vizcaya.

Acompañan a don Manuel en las partidas de cartas, en el Nuevo Casino de Puente Real, el capitán de la guardia civil Domingo Solís, mosén Hipólito y Santiago Crespo, el alcalde.

Herminio Polo es el primer teniente de alcalde y jefe local del Movimiento en 1946. Viste camisa azul mahón, en cuyo bolsillo derecho destaca el escudo con el yugo y las flechas, emblema de la Falange. Con el cabello repeinado y engominado.

Don Serafín es el deán de la catedral de Puente Real, que ocupa su amplio despacho en el Palacio Decanal. Armando Garbayo es el nuevo juez de la plaza.

Teresa Monreal, esposa de Salvador, es maestra y directora de la escuela ubicada en un edificio histórico de la plaza del Mercadal,  junto a la iglesia de San Jorge. Como su marido, también afiliada a Izquierda Republicana. Está leyendo “Orgullo y prejuicio” de Jane Austen.Carlos_Aurensanz

Aquiles Cuadra, teniente de alcalde en 1936, también de Izquierda Republicana, es abogado.

Angel Expósito es campanero, excombatiente y mutilado de guerra. Ha luchado con los nacionales en Belchite, junto a muchos requetés navarros. Es un extraordinario dibujante. Se pone Varón Dandy.

Carmen Hualde, Carmencita, es la chica que sirve en casa de don Manuel, y que adquiere protagonismo en algunos momentos decisivos de esta narración.

Me ha gustado mucho La puerta pintada. Una novela negra con tintes históricos y artísticos. Transcurre en dos períodos: en 1936, antes, durante y poco después del alzamiento militar contra la República; y en 1949, con la dictadura franquista ya consolidada. Se localiza en la ciudad ficticia de Puente Real, muy parecida a Tudela, en Navarra. La aparición de un cadáver junto al río que pasa por la ciudad trastoca la vida de los habitantes de esta tranquila ciudad de provincias en la posguerra. Pero sólo es el principio de una serie de extraños crímenes. Don Manuel, el forense, con Solís, el capitán de la Guardia Civil, tratan de investigar qué puede relacionar a estos muertos. Guerra, posguerra, odio, amor y venganza se suceden a lo largo de esta historia. Cabe resaltar el precioso “Cuaderno de imágenes” de la Puerta del Juicio de la Catedral de Tudela, que podemos admirar como epílogo de esta novela. Lectura muy recomendable.

Carlos Aurensanz (1964, Tudela, Navarra) es licenciado en Veterinaria por la Universidad de Zaragoza. Es autor de la trilogía Banu Qasi, que se compone de Los hijos de Casio (2009), La guerra de Al Ándalus (2011) y La hora del califa (2013). Tres novelas de narrativa histórica que tuvieron una magnífica acogida tanto del público como de la crítica. En el 2016 publica Hasday, el médico del califa, hasta ahora su último libro.

Hijos de la siega

70412-Cubierta-Hijos-de-la-SiegaEl investigador privado Héctor DeSoto es el protagonista de la novela Hijos de la siega (2017) del escritor Bill Jimenez.

DeSoto, ahora investigador privado, ha sido policía. Hace seis años que dejó el cuerpo. Mestizo. Está separado. Rebecca es su chica en la actualidad. Llevan dos años de novios. Rebecca es aficionada a los estampados florales y a los bolsos de imitación, como por ejemplo un Louis Vuitton del tamaño de una sandía.

Héctor fuma medio paquete diario, aunque en teoría lo está dejando. Detesta a la gente ruidosa. Vive en un bungaló de dos pisos y amplios ventanales. Le tocó en el reparto de propiedades tras su divorcio. Suele ir acompañado de una Walther PPK, y deja en casa un revolver Taurus, modelo 425, Titanio, cargador de cinco balas. Y es de los que no abandonan el cine antes de que salgan los créditos.

Sus padres murieron al quedar su coche atrapado entre dos camiones. Héctor también iba dentro, pero solo se rompió una pierna. Recuerda que su padre era muy crítico con las políticas de Ronald Reagan.

Otros personajes:

Andrew Hoydt es detective de homicidios, un tipo paciente y demasiado cordial. Cercano a los 40 sin aparentarlos. Elegante, viste un traje marrón, frente despejada, amplia mandíbula y espalda cuadrada. Lleva 12 años casado y tiene dos preciosos hijos. En su coche lleva cedés de clásicos del soul y del jazz, entre otros a Blossom Dearie.

Rico Cantrell, otro detective de la misma brigada. Es la antítesis de Hoydt. Puertorriqueño corpulento y desgreñado, que viste como un matón de discoteca, chaqueta de cuero y mondadientes incluido. Conduce un sedán color crema de techo marrón. Le gusta la música disco de bachata. No llega a los 30 años.71lu+1z6JgL._UY200_

Stravaganza, Marco Longo, es el jefe de homicidios. Orondo personaje de unos 130 kilos, no para de comer barritas de chocolate de la máquina de la comisaría. Viste un traje a medida de color gris y finas rayas azules. Entre sus fibras reside un perenne olor a axila.

Breuer es un detective parco en palabras cercano a los 60. A veces pasea descalzo cuando vigila.

Peyton Wallace es abogado y gerente de un club. Algunos le llaman el Antonio Banderas negro.

Malachias, mafioso, con gafas de sol de vidrios espejados. Viste camiseta negra, tejanos y un cinturón grueso hecho a base de casquillos de bala. Todo el mundo le está buscando.

Pascale, otro traficante, ronda los 30, aspecto juvenil, viste como un punk o como un heavy. Lleva unos tejanos desgastados, una camiseta de enigmático logo y unas botas militares. Cocina una horrorosa lasaña.

Lenan O´Dwyer es el jefe de un clan mafioso irlandés. Siempre viste de un negro impecable, tanto como su peinado y los cuatro pelos de su perilla. Parece un tipo aficionado a las lágrimas de cocodrilo para luego ser un auténtico hijo de perra.

Trevor Smite es periodista y fotógrafo. Bajito, poco más de metro y medio. Luce una camisa hawaiana verde y unos pantalones de pinzas. Sus ojos pequeños y azules son incapaces de llamar la atención en una cara llena de viruela.

Me ha gustado Hijos de la Siega. Una novela que algunos dicen que recuerda al pulp americano y al Hard boiled. Un detective privado, que se ha quedado amnésico después de un tiroteo, tiene que buscar a un importante y peligroso traficante que está desaparecido. A nuestro investigador le contrata para su búsqueda otro mafioso. Seguido de cerca por la Policía, se sumerge en un mundo de bares, clubs, drogas, … muy peligroso. Y aparece la nigromancía, el empirismo, y palabras como psicopompo que viene más allá de la realidad, de lo terrenal. Lectura muy recomendada para seguidores de la novela negra con tintes de ficción.

Guillermo Bill Jimenez (06/08/76, Barcelona) es escritor y redactor aficionado al arte y a las narrativas surgidas del ciberespacio. Es editor del magazine cultural Underdrogs, especializado en arte emergente. Anterior a Hijos de la Siega, publicó la novela Varón de multiforme ingenio (2014).

Perros que duermen

perros-que-duermenEl comisario Dimas Prado y el militar Juan Delforo Farrel son los protagonistas de la novela Perros que duermen (2017), del autor malagueño Juan Madrid.

Dimas es comisario de policía en el franquismo, un “camisa vieja”. Falangista, ha pasado por diferentes cargos en la dictadura, siempre relacionados con la represión, el espionaje o el contraespionaje. Herido de batalla, siempre lleva un bastón para poder andar. De redondos ojos de sapo y bigotito teñido de negro sobre una boca perruna. Se fuma dos paquetes diarios de Pall Mall, siempre con boquilla. Viste un traje claro, camisa azul falange y corbata. En la solapa, la insignia de jefe de centuria. Toma café en el “Café España”, de Burgos. Habla alemán con fluidez. Quiere colaborar con la Gestapo. Utiliza una cámara Leica. Dimas siempre va acompañado de su hermano mayor por parte de padre, Borsa.

Delforo Farrel, militar republicano. Madrileño, fue oficial en el Ejército Popular de la República y llegó a mandar una división en la batalla del Ebro. Estuvo en la cárcel de Málaga, en el Penal del Puerto de Santa María y, tras la amnistía general de 1949, en batallón de castigo en Mohedas de la Jara, un pueblo de Toledo. Escribe un diario con una estilográfica Waterman que le ha regalado su prometida Carmen. Carmen tiene 30 años en esos momentos y es licenciada en Ciencias Físico-Matemáticas. Ha estado cuatro meses en la Unión Soviética, preparándose en técnicas de espionaje y contra información. Llegó a ser una espía muy hábil.

Otros personajes:

Guillermo Borsa es hermano de Dimas Prado por parte de padre. Es como su sombra, siempre a su lado, sobre todo en los momentos más difíciles. De rostro delgado y cadavérico, con el cabello blanco como si fuera un extraño sombrero, el cuello flaco y la dentadura blanca y pareja, tan ridícula en las bocas de los viejos.

Juan Delforo Muñoz, periodista y escritor. Ahora vive en Salobreña, Granada, después de residir en varias provincias españolas. Ha trabajado en “El Universal”. Tiene cuatro hermanos. Fuma Ducados. Recuerda su militancia en la Federación Anarquista Ibérica, la FAI. Su padre murió en 1970 en un accidente de coche.

Antonio, que llega a la estación de Atocha, Madrid, en otoño de 1939. Trabaja en un bar de mala muerte. Quiere convertirse en un proxeneta, tener mujeres en diferentes cabarets de la capital. Empieza cometiendo pequeños robos en estancos, kioskos de lotería. Cena en “La Carmencita“, y juega a las cartas en el “Café Barbieri”.Juan-Madrid-3-658x320

José Ungría, coronel; César Montoro, teniente coronel; Luis Loaiza, jefe de la Brigada Local de Investigación Política y Social, un tipejo cincuentón gordo y abotargado, de bigote fino; o Lucio Garcés, un tipo grueso, de cuello ancho y barrigón dueño de una empresa de transportes, son otros personajes que aparecen a lo largo de esta narración.

Me ha gustado mucho Perros que duermen. Una novela dividida en dos partes: antes, durante y después de la guerra civil española; y la actualidad en el año 2011. Espionaje y contraespionaje, confidentes, policías, militares, guerra, posguerra y miseria, pero también amistad y amor. Falangistas y rojos. Es verdad, como dicen, que es una reivindicación de la memoria antifranquista. Me ha parecido que están muy bien ambientadas las situaciones de enfrentamientos entre los dos ejércitos, faccioso y republicano. Presenta unos personajes muy potentes, dispuestos a todo para acabar con el enemigo y tremendos secretos que se van desvelando poco a poco. Alguno, incluso, en la última frase de esta extraordinaria novela.

Juan Madrid nace en Málaga el 12 de junio de 1947. Es licenciado en Historia Contemporánea por la Universidad de Salamanca. Es periodista, escribe novelas, cuentos, ensayos y guiones para el cine y la televisión. Es autor de siete novelas protagonizadas por Toni Romano, de las que se han hecho multitud de ediciones. Algunas de sus obras han sido llevadas al teatro, como Viejos amores, adaptada por Marta Torres; y al cine como Días contados, por Imanol Uribe. También es autor de la serie de televisión  Brigada Central; y ha dirigido dos películas Tánger (2004), y La carretera de la muerte (2007). Ha recibido diferentes premios, entre ellos el Premio Quiñones por su novela Los hombres mojados no temen la lluvia. En la actualidad, se dedica a la docencia en la Escuela Internacional de Cine y TV  de San Antonio de los Baños, Cuba, y en la Escuela de Escritura Creativa Fuentetaja