El recitador de poemas

RECITADOR DE POEMASEl escritor de novelas negras Marcelo Leal es el principal protagonista de la novela El recitador de poemas (2020) de la autora sevillana Ángela Martín del Burgo.

Marcelo Leal, además de novelas negras, escribe poesía. Es un antiguo profesor de Enseñanza Secundaria, que hace años pidió la excedencia. Vive en un espacioso ático en el barrio de Salamanca. En sus estanterías se encuentran volúmenes de literatura japonesa del siglo XX. Junto a Kawabata, se hallan obras de Yukio Mishima. Viste un abrigo beige de lana. Escucha lieder de Robert Schuman. Lleva un pequeño cuaderno Moleskine para tomar notas. Acaba de recibir por Amazon la novela Dixie, de Julien Green. En su casa guarda una pistola Colt por si acaso. En el Café Comercial de la Glorieta de Bilbao de Madrid, se toma una copa de vino tinto mientras escucha un recital de poemas. Y en el Café de Oriente, cenando con una amiga, se pide unos pimientos rellenos de verdura y gambas con crema de marisco. Para beber, un Rioja de muy buena calidad.

Otros personajes:

Jaime Morales es inspector del distrito Centro de Madrid, en la calle Luna 29. Está viudo. Tiene la barba canosa. Ana es su secretaria, llevan varios años juntos, se llevan bien. Aficionado a la poesía, escribe algún poema de vez en cuando.

Ildefonso Guzmán es comisario de policía en Fuenlabrada, población cercana a Madrid. Viste un traje de chaqueta de color azul oscuro. El cabello negro rizado y engominado. Calza unos mocasines esmeradamente lustrosos y brillantes.

Alberto Aceña es un poeta, ególatra, dandi y seductor. Tiene el cabello blanco, lleva un pañuelo de seda de color beige, muy claro, que resalta unas hebras de este mismo color de su cabello. Viste un traje azul de alpaca, que despide destellos luminosos. Ha publicado una antología de Baudelaire y está preparando otra sobre poetas madrileños.

Laurence es rumano, inmigrante en paro y sospechoso de asesinato.unnamed

Ignacio Díaz es otro sospechoso.

Elisa Fuentes es una poetisa. Viste un vestido de lino de color beige por encima de la rodilla, con incrustaciones en realce de color más oscuro, alternándose con otras azules; beige también era el color del bolso y de sus zapatos de fino tacón.

Y Amelia, Marta, Raul, Julio Javier, Claudio …

Comentario:

Me ha gustado El recitador de poemas aunque, a decir verdad, me ha trastocado un poco al inicio. Creo que no estamos ante una novela negra al uso. Es más, yo diría que de la narración en torno al diez por cierto es un relato noir. Me explico: una buena parte de la obra nos la pasamos viajando entre ciudades italianas, Gijón, Bilbao …, con sus calles, museos, teatros, restaurantes; y, sobre todo, recorriendo Madrid y sus cafés: el Gijón, el Comercial, o el Ruíz, bares, restaurantes típicos … Otra buena parte, quizás la más amplia, está dedicada a la poesía. Se nota que la autora es también poeta y está muy puesta en este mundillo. Aparecen muchos nombres ilustres: Baudelaire, Platón, Cervantes, Pessoa, Houellebecq, Borges, Camus o Yourcenar. Pero bueno, también es verdad que hay un par de asesinatos y unos polis investigando que aparecen muy poco y de los que apenas sabemos nada. Te mantiene hasta el final sin saber quién o quiénes son los asesinos. En mi opinión, la novela tiene un desenlace un tanto rebuscado, rizando demasiado el rizo.  De escritura ágil, se lee fácilmente y entretiene. Gustará a lectores de novela y sobre todo a los amantes de la poesía.

La autora:

Ángela Martín del Burgo (Morón de la Frontera, Sevilla) es, además de novelista, poeta, autora teatral y doctora en Filología. Ha publicado diferentes novelas, como por ejemplo Cenizas sobre un mar de agosto (2000), Ningún camino de flores conduce a la gloria (2005), Asesinato en la Gran Vía (2012) o El mundo entero pasa por Marsella (2015). Ademas de varios poemarios, ha participado en diversas antologías y obras teatrales.

Justo

410Zu-MJPALJusto, un jubilado, es el protagonista de la novela Justo (2018), del autor barcelonés Carlos Bassas del Rey.

Justo Ledesma pasa de los setenta años, es un viejo irascible. Tiene que pasar control del Sintrom. Ha leído a Víctor Balaguer. Está suscrito al “Muy Interesante”. Recuerda a Edward G. Robinson en Cuando el destino nos alcance; y la película La balada de Narayama, del director Shohei Imamura. También recuerda alguna canción de El Último de la Fila. Se ha comprado una Olivetti. Estuvo en la Legión. Toma orfidales antes de irse a dormir, aunque dice que ya no le hacen nada. Está leyendo La mano armada, de Carlos Pérez Merinero. En el número dieciséis de la calle Gignàs está uno de sus restaurantes favoritos. Se corta el pelo en la Mediterrani, frente a la Capella d’en Marcús. Siempre tiene en mente a su mujer, Eva, y cómo murió.

Otros personajes:

Damián regenta una cafetería restaurante. Justo suele desayunar y a veces comer allí. Son amigos. Prepara la mejor sopa de menuts.

Julián es el mejor amigo de Justo. Un hombre callado, la persona más callada del mundo sin ser muda. Tiene cráteres en la cara como la Luna. Destacan sus ojos de un azul lóbrego, del azul del Cantábrico. Como buen vasco, es contenido hasta que florece.

Remedios folla de vez en cuando con Justo. Tienen una relación que se limita al alivio de soledades, aunque también hay cariño. Sin enamorarse, sin dependencias. Tiene 60 años y su espalda está llena de lunares. A Justo le gusta llevar el sabor de su sexo en la boca el mayor tiempo posible.CarlosBassas

Braulio es un mendigo, que está al tanto de todo lo que sucede en las calles de su alrededor. Un pobre con pedigrí, con contactos entre lo más criminal de Barcelona.

Casals es sargento de los mossos d’Investigació Criminal. Tiene la mandíbula del Capitán Trueno, el corte pelo de un Madelman, los ojos de un verde pistacho.

Olga trabaja en el CAP de Davant del Portal Nou. Tiene unos 40 años y es una mujer preciosa, de cabello negro hasta los hombros, con los ojos grandes, la nariz rampante y la boca gruesa.

Comentario:

Me ha gustado mucho este Justo, a pesar de su inmensa negrura, de su violencia, de su tristeza que lo empaña todo, con pocos instantes para esbozar una sonrisa…o ninguno. Casi toda la novela está escrita a base de frases, a veces lapidarias, con una Barcelona de fondo llena de guiris. Muchos de los locales de siempre han cerrado y ahora son de pijos hispters modernos. La narración es la crónica de una venganza, una auténtica venganza, una venganza que aumenta, una vendetta pergeñada hace cincuenta años. Quizás Justo, el protagonista, piense que no es una venganza, que simplemente es justicia.

Lectura muy recomendable para amantes de la novela negra sin paliativos. Como su posterior novela Soledadleída y reflejada en este blog anteriormente, su escritura te atrapa desde el principio y no te suelta hasta el final.

Progenie

thLa inspectora de policía Camino Vargas es la protagonista de la novela Progenie (2020), de la autora sevillana Susana Martín Gijón.

La inspectora Camino Vargas es la jefa accidental del Grupo de Homicidios de la ciudad de Sevilla. El titular está convaleciente, en coma, después de que una bala se le metiera en la cabeza en un tiroteo. Tiene 44 años y un ligero sobrepeso. Suele llevar su pelo rubio recogido en una coleta. Tiene una granja de hormigas en casa que le regaló su hermana, le encantan estos insectos. Acude a clases de baile, sobre todo de cumbia. Desayuna una tostada de cachuela con varios cafés. Se toma una copita de vino tinto para relajarse. Los viernes come el menú del día, macarrones a la boloñesa y solomillo. Camino también se come las uñas. No le gustan los hombres que roncan. Juega al ajedrez on line.

Otros personajes:

Pascual Molina es el poli que suele acompañar a Vargas. Tiene un corpachón enorme. Está divorciado de Noelia. Viene de familia castrense.

Micaela Velasco es forense. Alegre y competente. Fuma cigarrillos de liar. De cabello oscuro que lleva en un moño algo desgreñado. Lleva gafas de pasta verde.

San Millán es juez novato. Está flaco como un fideo y tiene pinta de pijoprogre recién salido de la universidad. Viste pantalones chinos color camel de pierna entallada, americana bien ceñida, zapatos de piel azul y puntera recta, perilla recortada al milímetro y gafas de pasta a juego con el calzado.

Ramírez es secretario judicial, el más antiguo de Sevilla. Arrugado y barrigón.

Fito Alcalá es un joven subinspector. Está cañón y es el más cabezota de la comisaría. De cuerpo fibroso y rostro de adonis.

Lupe, poli de la misma brigada. Tímida pero laboriosa. Está casada y tiene un hijo, Jonás. Conduce un Seat León blanco camuflado, cedido por la Unidad de Drogas y Crimen Organizado, de los coches intervenidos por blanqueo de capitales.

Teresa Amador es la agente más veterana del grupo. Tiene 64 años y está a punto de jubilarse. Tiene ocho nietos. Suele comprar el “Hola“.susana martin

Arenas es el inspector jefe de Homicidios. Está casado con Flor. Una bala, que se le alojó en el cráneo en un tiroteo entre clanes, le dejó en coma. Fue el mentor de Vargas en sus inicios.

Comentario:

Me ha gustado mucho Progenie. Es de lo mejorcito que he leído últimamente en novela policiaca, de detectives, con un potente personaje principal, la inspectora Camino Vargas. Una narración basada en capítulos cortos, con títulos en cursiva que sirven de introducción. Todo comienza en Sevilla, bajo una ola de calor. Alguien atropella salvajemente a una mujer y se da a la fuga. El homicida deja un chupete en la boca de la víctima. Vargas y su equipo empiezan la investigación. Aparece otra mujer muerta y otra, también con motivos infantiles alrededor de sus cuerpos. Las tres mujeres estaban embarazadas ¿Un asesino en serie contra mujeres embarazadas? ¿O quizás algo más? Fecundación in vitro, gestación subrogada … Vargas tiene que enfrentarse a temas polémicos y, además, no quiere dejar de ir a bailar salsa los viernes. Es una lectura muy recomendable, novela policiaca con un trasfondo que en algún caso puede ser controvertido. Nos gustaría encontrarnos de nuevo con nuestra sabuesa protagonista de hoy, la inspectora Camino Vargas.

La autora:

Susana Martín Gijón (Sevilla, 1981) es licenciada en Derecho, se especializó en relaciones internacionales y derechos humanos. Es autora de la saga policial protagonizada por la policía Annika Kaunda, con Más que cuerpos (2013), Desde la eternidad (2014) y  Vino y pólvora (2016). En el año 2017 publica Expediente Medellín, obra con la que gana el Premio Cubelles Noir 2018 a la mejor novela negra escrita en castellano. Susana Martín Gijón ha sido Directora General del Instituto de la Juventud de Extremadura (2007-2011)  y Presidenta del Comité contra el Racismo, la Xenofobia y la Intolerancia. Colabora en diferentes plataformas sobre la igualdad de género; y es Presidenta de la Asociación de Escritores Extremeños desde el 2019.


Otoño lejos del nido

nidoIvet Portabella, sargento de los Mossos d’Esquadra, es la protagonista de la novela Otoño lejos del nido (2020), del autor villarealense Ángel Gil Cheza.

La sargento Portabella tiene 58 años y el pelo rubio y canoso. Recuerda con cariño y nostalgia a Pere, un chaval que conoció siendo muy joven. Le gusta mucho el vodka. Se toma una cerveza en el bar Poc a Poc, de la calle Princesa de Barcelona. Tiene un perro en casa, Mel, que ya está muy mayor. Conduce un Wolkswagen. Una hermana suya, Catia, murió de leucemia.

Otros personajes:

Édgar Brossa es un periodista freelance en horas bajas, que malvive haciendo cualquier chapuza que le sale. Tiene 38 años y padece un problema en la piel, le crecen pústulas que le provocan terribles picores. En casa de un amigo cocina bacalao al horno, 220 grados, con patatas, setas, anegado de brandy, miel y romero que cogió del jardín. Escucha el álbum de L’Odi SocialQue pagui Pujol“.

Tarros es cabo de los mossos. Tiene 44 años y es transexual. Conduce sujetando el volante con solo un dedo de una mano, lo que pone muy nerviosa a su jefa Portabella.

Oscar Pla es patólogo. Está a punto de jubilarse, pero no empezó hasta los cuarenta la carrera de Medicina. Hasta entonces, trabajó como conserje en un colegio público. Le gustan la literatura y el cine noir. Está viendo la serie The Fall. Conduce una berlina. Le gusta mirar el escote de la sargento Portabella.

Veudemar es subinspector. Ivet le llama “repeinado”. No se llevan nada bien.

Terramilles es otro inspector.cheza

Bernard Llorente es otro sargento de la unidad. Está separado. Tiene la barba amarilla, teñida de todo tipo de comida, cerveza, humo del tabaco … Suele sudar, pero normalmente no huele mal.

Perelló es una agente de la policía autonómica de la comisaría de San Cugat del Vallés. No le gusta dormir con las luces apagadas del todo.

Comentario:

Me gustado Otoño lejos del nido. Estamos ante una novela policiaca clásica, en la que hay asesinatos y su correspondiente investigación por parte de los cuerpos de seguridad. En este caso es la sargento de los Mossos d’Esquadra Ivet Portabella quien encabeza dicha investigación. También es un clásico que se lleve mal con alguno de sus jefes, en general trepas, que no quieren ni ver a nuestra sabuesa protagonista. Todo comienza cuando aparece asesinada una joven, colgada dentro de una misteriosa esfera de ramas que pende de un árbol. Por otro lado, un periodista freelance en horas bajas, Édgar Brossa, que malvive aceptando todo tipo de chapuzas. No le pagan, pero sí le pegan buenas palizas. La suerte le sonríe cuando acepta la investigación que un amigo con dinero le encarga. Tiene que localizar a un conocido novelista desaparecido. A mi modo de ver, el personaje de este periodista no está a la altura del de la sargento Portabella. En un momento determinado, ambas investigaciones confluyen e Ivet y Édgar deciden unir sus fuerzas. Una pista conduce al pasado, a un grupo de anarcos y ocupas que decidieron tatuarse la palabra “OTOÑO” y que querían acabar con todos los explotadores del mundo. Lectura recomendable para los amantes del género negro.

El autor:

Angel Gil Cheza (Vila-real, 1974), es licenciado en Humanidades y máster en Edición. Estuvo un tiempo dedicado a la música. Llegó a ser batería del grupo Mala Hierba, y fundó el fanzine “Sátira Coenta”. Además de esta novela que hoy reseñamos Otoño lejos del nido, ha publicado otras tres novelas El hombre que arreglaba las bicicletas (2014),   La lluvia es una canción sin letra (2014) y Pez en la hierba (2015).


El asesino del Andarax

el-asesino-del-andaraxUn sacerdote, el padre Ramón, es el protagonista de la novela El asesino del Andarax (2019), del autor J. F. Sánchez

Ramón, recién ordenado cura, vive en Palencia pero lo trasladan a la provincia de Almería. Se instala en un tranquilo pueblo situado cerca de la capital y en la Vega del Andarax, donde ha sido asesinado el párroco de la localidad. Es muy alto, moreno, de bellas facciones. Sus ojos, de un verde intenso, invitan a perderse en su mirada. Tiene las facciones de su padre y de su madre. Presume de saberse todo el santoral. Prepara meriendas a base de embutidos con un buen vino que compra en garrafillas. De vez en cuando invita a sus allegados a unas copitas de un brandy reconstituyente.

Otros personajes:

Gregorio es el médico del pueblo. Conduce un Renault 4 gris.

El tío Braulio, su carro y su perro Capitán.

Villegas es teniente de la guardia civil de Almería. Rueda es cabo de la Guardia Civil de Gádor y López su sargento.

Tomás Pastor es maestro, con fama de rojillo.

Baldomero es secretario del ayuntamiento de Benahadux.

Tobías es el pastor de Pechina.

Carmelo es el relojero, encargado de controlar los riegos en Benahadux.

Indalecio, Moya, Andrés, Crisanta, Dolores, Josefa, Marisa …

Comentario:SONY DSC

Me ha gustado El asesino del Andarax. Estamos ante una novela que podemos denominar como un rural noir, una historia de varios asesinatos ocurrida en un ámbito campestre. El protagonista es Ramón, recién nombrado sacerdote, una especie de “Father Brown“. No sólo se dedica a dar misa diaria, sino que también investiga los crímenes que están sucediendo en la localidad donde ha sido trasladado. Ramón entabla amistad y conversación con sus vecinos y habitantes de la Vega del Andarax. Juega al ajedrez, invita a longaniza y un vino que ha comprado y que se parece al que bebe en su pueblo. Todo indica que hay un asesino en serie entre ellos. Prácticamente todos pueden ser el asesino. Nuestro cura sabueso tiene que ir descartando y, al mismo tiempo, acercándose al autor de los homicidios. Tiene un desenlace contundente y bien construído, abierto a nuevas investigaciones del Padre Ramón.

El autor:

Juan Francisco Sánchez (1965) se interesa desde su infancia por la lectura. Es un buen contador de historias. Profesionalmente ocupa diferentes cargos de responsabilidad en el sector náutico. En el 2017 publica su primera novela Alguien ronda la Playa de los Muertos, que tiene muy buena acogida por crítica y público. La segunda El asesino del Andarax es la que hoy reseñamos en este blog.

Mis queridas sabuesas

Esta entrada es especial, es mi homenaje a las mujeres por el #8M, el Día Internacional de las Mujeres.

collage01

Unas cuantas sabuesas sin orden ni concierto. Son más, faltan muchas:

Ivet Portabella, Camino Vargas, Álex Serra, Mia Kruger, Charlie Lager, Tessa Leoni, Nahia Tulin, Karin Jacobson, Erika Foster, Berta Guallar, Lara Samper, Eider Chassereau, Lottie Parker, Renée Ballard, Nerea Villatuerta, Lucie Henebelle, D.D.Warren, Virginia Chamorro, Lisbeth Salander, Ana Arén, Francine Day, Elena Blanco, María Ruiz, Kristen Nigaard, Lucía Utrera, Ada Levy, Anne Caspecten, Rebeca Santana, Miriam Vázquez, Colomba Casegui, Karmele Altuna, Stella Hyden, Vanja Lithner, Petra Delicado, Siobhan Clarke, Inger Johanne Vik, Scarpetta …

collage02

…y unas cuantas autoras noir. Faltan muchas, éstas son algunas de las que he leído en los últimos años:

Susana Martín Gijón, Inés Plana, Susana Rodríguez Lezaun, Susana Hernández, Nieves Abarca, Dolores Redondo, Eva García Sáenz de Urturi, Maribel Medina, Estela Chocarro, Yolanda Almeida, Tadea Lizarbe, Berna González Harbour, Empar Fernández, Carme Chaparro, Maite Sota, Noelia Lorenzo Pino, Carmen Mola, Mar Aísa Poderoso, Alicia Giménez Barlett, Reyes Calderón, Rosa Ribas, Sabine Hofman, Clara Peñalver, Fred Vargas, Sophie Hénaff,  Jane Harper, Assa Larsson, Camila Lackbert, Anne Holt, Mari Jungsted, Inger Wolf, Clare Mackintosh, Patricia Gibney, Louise Penny, Tana French, Laura Lippman, Karin Salaughter, Diane Wei Lang, Patricia Cornwell, Donna Leon, Sue Grafton, Dominique Manotti, Patricia Highsmith …

El secreto perdido

51apKPdkDnLLa inspectora Lottie Parker  es la protagonistas de la novela El secreto perdido (2017), de la autora irlandesa Patricia Gibney.

Parker es inspectora detective de la Garda Sìochàna, en el municipio ficticio de Ragmullin, que se supone ubicado en el centro de Irlanda. Es viuda y vive con sus tres hijos y un nieto. A veces la visita su madre, Rose, sobre todo para cuidar a los niños cuando Lottie tiene mucho trabajo, aunque no se llevan nada bien. Nuestra sabuesa protagonista recuerda mucho a su padre, que supuestamente se suicidó. Después de una temporada a vuelto a darle al vodka ¡cómo echa de menos a su ex marido Adam, que hace cuatro años murió de cáncer! Sigue calzando sus cómodas botas Ugg. En la mesilla de su habitación tiene un catálogo de Argos.

Otros personajes:

Mark Boyd, sargento, trabaja con Parker, es como su sombra. Delgado, fuerte, enjuto, de más de 1,80 de estatura. Su pelo está empezando a ponerse gris. Lo lleva perfectamente recortado alrededor de las orejas, que le sobresalen ligeramente. Suele entrenarse todas las noches en su bicicleta estática. Divorciado recientemente, está muy cerca de su jefa.

Jane Dore es patóloga forense. Mide 1,50 y se lleva muy bien con nuestra sabuesa protagonista.

Larry Kirby es detective de la misma brigada que Parker. Enorme y corpulento, con el pelo áspero de punta. Mordisquea un cigarrillo electrónico.

María Lynch es la otra detective del grupo, con su pelo en una coleta.

Corrigan es el comisario. De voluminosa barriga, calvo, y petulante.

Gilly O’Donoghue es una buena agente de la Garda.

David McMahon es inspector de la unidad nacional de drogas. Llega desde Dublín. Es alto y arrogante.

Jim Glynn es jefe del equipo forense. Muy escrupuloso a la hora de preservar la escena del crimen.

Cathal Moroney es un periodista que sabe muchas cosas del padre de Parker.PATRICIA-GIBNEY

Comentario:

Me ha gustado El secreto perdido. Está en la línea de las dos anteriores entregas con la garda Lottie Parker de protagonista. Parker sigue más o menos como siempre, con sus problemas familiares, sus hijos, su nieto, su madre, el recuerdo de su marido Adam y ahora el de su padre, que supuestamente se suicidó ¿Era su padre un policía corrupto? Nuestra sabuesa protagonista no cesará de investigar hasta estar totalmente segura. Por otra parte, tiene que acudir a la escena de un crimen en una apartada granja irlandesa, donde encuentra el cuerpo destrozado de una mujer con señales de una ira incontrolable. Días más tarde, aparece una nueva víctima: es la hija de la mujer asesinada en la granja y le han cortado la lengua. Una perturbadora pista le llevará a pensar que los crímenes están relacionados con los sucesos de un manicomio, el último caso que investigó su padre antes de suicidarse. Lectura recomendable sobre todo para amantes del género policiaco y thrillers en general.

Subiendo esta reseña al blog, nos enteramos que el libro 4 de la inspectora Lottie Parker ya ha salido a la venta en nuestro país con el título No hay salida. No tardaremos en hincarle el diente.