No hay luz bajo la nieve

81C8Z7fZE3LLa subinspectora de homicidios Álex Serra es la principal protagonista de la novela No hay luz bajo la nieve (2019) del autor valenciano Jordi Llobregat.

Serra es subinspectora de la División de Investigación Criminal de Barcelona. Está siendo investigada por Asuntos Internos después de que disparara a un compañero en una operación policial. Es solitaria. Tiene episodios de asma, utiliza un inhalador. Conduce un Jeep Wrangler. Va escuchando música de Tom Chaplin. Se pinza el puente de la nariz con los dedos. Recuerda a su hermana Lia, que desapareció cuando eran niñas. Álex se siente culpable de su desaparición. También recuerda una escena con su madre, en el hospital. Durante aquellos largos días vió que la mente de su madre se apagaba hasta quedarse en blanco, una mente que había sido brillante y divertida.

Otros personajes:

Jean Cassel es teniente de la policía francesa, concretamente de la comisaría central de Toulouse. De complexión delgada, ojos claros y tez pálida. Viste un traje azul de buen corte. Colabora con Serra en la investigación.

Alfred Martí es comisario. Masca insípidos chicles de nicotina para dejar de fumar. Tiene unas tremendas manazas.

Andrée es jueza. Viste un elegante chaquetón negro. Rostro de tez oscura, enmarcado por una corta melena morena. Sus arrugas junto a las comisuras de los labios y los ojos parecen decir que a pesar de su apariencia grave, es una persona a la que le gusta reír.

Abel Cruz es intendente de la Región Policial del Pirineo Occidental. En su despacho tiene colgados varios diplomas de cursos de formación.

Alicia Vila es agente de policía de la Seu. De cuerpo fibroso, lleva el pelo liso y muy rubio en una coleta. Tiene unos brillantes ojos verdes.

Alain Ribas es un joven agente de la científica. Unos pelos aislados asoman a su mentón a modo de barba. Muy alto, de casi dos metros. Inteligente y de buen corazón. Suele cocinar diferentes recetas de los libros de cocina que ha comprado. Le gusta trabajar solo en su laboratorio.

Marcel Valet es médico forense. A Serra le recuerda a un topo. Tiene una nariz alargada sobre las que se deslizan arriba y abajo unas gafas de pasta. A pesar de su baja estatura y de su constitución voluminosa, se mueve por la sala de disección con la agilidad de un bailarín en medio de una representación.eBLhylT6_400x400

Daniel García es agente forestal. Tiene algo más de 50 años, el pelo corto y canoso, los ojos azules y el rostro curtido por el aire de la montaña. De baja estura, corpulento como el tronco de un árbol viejo.

Comentario:

Me ha gustado mucho No hay luz bajo la niebla. Es una novela negra policiaca con una protagonista, la subinspectora Álex Serra, que viene de un pasado un tanto difícil. Pasa de estar suspendida por Asuntos Internos a encabezar una investigación. Aparece un hombre desnudo y maniatado, con los párpados cosidos con un alambre, sumergido en las aguas heladas de una piscina de las obras de una estación de esquí, que forman parte de la infraestructura de una candidatura hispano-francesa para los próximos Juegos Olímpicos de Invierno. A Serra la acompaña el teniente de la policía de Toulouse, Jean Cassel, aunque a ella le gusta trabajar sola. Aparece una fotografía con varias personas y algunas van siendo asesinadas ¿Una venganza? A la par vamos conociendo el Diario de Raquel, la vida de una joven judía, sus vicisitudes huyendo de los nazis. Leemos pasajes de Dante Alighieri y su Divina Comedia. Los pecados capitales: Envidia, Ira, Lujuria, Soberbia, Gula, Pereza y Avaricia. Todo un puzle para interpretar ¿Estará todo entrelazado? Escritura de capítulos cortos, que no te deja que abandones la lectura. Lo dicho, una novela negra muy recomendable.

El autor:

Jordi Llobregat (Valencia, 1971) estudió Ciencias Empresariales en la Universidad de Valencia. Ha escrito numerosos relatos publicados en varias antologías y es el autor de la novela El secreto de Vesalio (2015), que tuvo un gran éxito, traducida a varios idiomas y vendida a más de cuarenta países. Es el creador y director de Valencia Negra, festival internacional de género negro. Escribe columnas de cultura en el diario Las Provincias. Pertenece al grupo literario El cuaderno rojo.


Los peces solo flotan muertos

51IHIr3YWVLCristóbal Molina, inspector de policía, es el protagonista de la novela Los peces solo flotan muertos (2020), del autor barcelonés José Luis Caballero.

Molina es inspector de policía de la Brigada de Investigación Criminal de Barcelona. Recién llegado a la ciudad, proviene de la Marina, donde ha trabajado en los servicios de inteligencia, hasta que la malaria contraída en Guinea le hizo abandonar la carrera militar. Siempre con gabardina. Fuma, aunque padece asma bronquial. Utiliza un inhalador de salbutamol. Está casado con Gloria, pero su matrimonio no va muy bien. Va acompañado de una Star 9 milímetros. Suele ver episodios de “Colombo” en la tele.

Otros personajes:

Florencio Muñoz es inspector de segunda. Conduce un Seat 600 de color gris.

Marta Esteller es jueza, una de las primeras en España. Está casada y tiene una niña de doce años. Lleva una brillante carrera judicial. Tiene menos de 40 años, los ojos marrones, alta, delgada, morena y con aire distinguido. Conduce un Seat 127 rojo. Enseguida hace migas con nuestro sabueso Molina.

Jesús Iglesias es inspector primero. Madrileño. Tiene más pinta de latin lover  que de agente. Denunciaría a su madre por un ascenso. Viste un traje caro, pantalones acampanados a la última moda, camisa de color rosa pálido y corbata exquisitamente anudada. Sus zapatos brillan tanto que casi obligan a cerrar los ojos.

Franco es el jefe de la Brigada de Investigación Criminal. Calvo, de anchas espaldas.

Planas, agente joven. Utiliza una libretita de tapas marrones.

Sentís es forense, pesa alrededor de cien kilos.cropped-IMG_2777-300x300

Bastus, otro poli de la brigada. Perdió un brazo en un accidente, pero es capaz de conducir, escribir a máquina, nadar o hacer gimnasia. Se niega a ponerse una prótesis.

Comentario:

Me ha gustado mucho Los peces solo flotan muertos. Clásica novela negra policiaca. El protagonista es un inspector de policía que acaba de instalarse en la Barcelona de 1972, todavía en la dictadura franquista. Ambiente de comisaría, agentes todos hombres, machistas y violentos, menos una jueza, de las primeras del país. Todo empieza con la aparición de un cadáver flotando en las aguas del Club Náutico. El muerto es un joven hijo de la alta burguesía barcelonesa. La autopsia demuestra que falleció a causa de un fuerte golpe en la cabeza. Pudo caerse o le lanzaron desde un velero que participaba en la selección para la Olimpiada de Múnich. La investigación se complica. Otro de los veleros que participan en estas pruebas está capitaneado por el príncipe Juan Carlos y se quiere evitar cualquier noticia que lo pueda relacionar. Aparecen los servicios de inteligencia, que se inmiscuyen en el trabajo de nuestro sabueso, el inspector Molina. En resumen, típica novela de policía con problemas personales y del pasado, que lleva adelante contra viento y marea una ardua investigación. Lectura muy recomendable.

El autor:

José Luis Caballero (Albacete, 1950) es licenciado en periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona. Trabajó en diferentes periódicos como Mundo Diario, El Correo Catalán, El Observador o Mundo Obrero; y en revistas como Vivir en Barcelona, Algo 2000, PlayBoy, Lecturas y Pronto. Colaboró en varias emisoras de radio como Punto Radio, Radio Cornellá, Onda cero …  y en un par de televisiones locales.

Ha publicado unas cuantas novelas especializadas en el género del thriller y la novela de espías. Entre otras, Cómo lagrimas en la lluvia (1996), El espía imperfecto (2009) … También algún ensayo, Periodistas o lacayos (2009); y de divulgación histórica como Enigmas de la historia de Barcelona (2013), o La caída de Berlín (2016).

El eco de las mentiras

41khScTMErLEl policía retirado John Rebus y los inspectores Siobhan Clarke y Malcolm Fox son los protagonistas de la novela El eco de las mentiras (2018), del autor escocés Ian Rankin.

Rebus, que fue detective de la policía escocesa durante muchos años, está ahora jubilado. Lo que más hace es pasear con su perro Brillo por el parque Meadows. Tiene una enfermedad crónica pulmonar, lo que hace que se canse al subir escaleras. Utiliza un inhalador. Vive en Arden Street. Conduce un viejo, muy viejo Saab. Ha bajado mucho su consumo de alcohol, ha perdido nueve kilos, ha dejado de fumar y no para de masticar chicles. En casa escucha a Arvo Pärt y en el coche a Brian Erro. Presume de saberse todas las canciones de la cara B de todos los discos de los Rolling.

Clarke es inspectora de policía de la comisaría de Gayfield Square, aunque durante una investigación se traslada a Delitos Graves en la jefatura de Leith. Ha tenido un encontronazo con la Unidad Anticorrupción. Conduce un Vauxhall Astra. Recuerda que hace mucho que no va al cine, la última vez cuando pusieron la última entrega de La guerra de las Galaxias. Prácticamente durante toda su carrera política estuvo a la sombra de Rebus.

Fox es inspector, actualmente destinado en Gartcosh, la sede del flamante Campus de la Justicia Escocesa, el centro neurálgico de la policía. Es un lugar situado a sesenta y cinco kilómetros al oeste de la capital. A Fox, que es oriundo de Edimburgo, le parece estar en otro país. En un tiempo atrás tuvo problemas con el consumo de alcohol y quiso tener una aventura con Clarke.

Otros personajes:

Graham Sutherland es el inspector jefe del Equipo de Delitos Graves. Alto, de constitución atlética, ronda los 50 años. Tiene el pelo rubio y corto, una tez que había tomado el sol no hace mucho y una mirada que revela que no se le escapan demasiadas cosas. Viste un traje gris oscuro, una camisa blanca almidonada y una corbata azul marino.

Callum Reid es inspector. Pelirrojo y pecoso, algunos le llaman “Mr. Eficacia”.

Dos sargentos: George Gamble, un hombre corpulento, que viste traje a cuadros, de tez rubicunda y mata de pelo alborotada; y Tess Leigthon, alta y muy delgada, de piel blanca como la leche y luciendo ojeras. Clarke duda si puede padecer anorexia.Edinburgh-Hosts-The-Annual-International-Book-Festival

Phil Yeats y Emily Crowther son agentes.

Mark Mollison es comisario, jefe de división en Edimburgo. De atronadora voz con acento de Glasgow. Mide más de un metro ochenta y tiene la cara llena de venas rotas, que desembocan en una nariz que no habría deshonrado a Rudolf el Reno.

Deborat Quan es patóloga. Es amiga de Rebus, le invita a cenar y prepara pasta y pescado, regados con pinot gris. Lleva una gran melena roja, apenas se maquilla.

Haj Atwal es jefe de la científica y Hamilton antropóloga forense.

Cafferty es un gánster reconvertido en empresario, dueño de muchas empresas, algunas rozando la legalidad. Toda la vida peleando con Rebus.

Comentario:

Me ha gustado mucho El eco de las mentiras. Es una novela policiaca en la misma onda que las anteriores de Rankin y su policía Rebus aunque, en esta ocasión, compartiendo protagonismo con la inspectora Clarke y el inspector Fox. Todo comienza cuando después de más de diez aparece asesinado un policía en el maletero de un coche y con unas esposas en los tobillos. Por otro lado, Siobhan Clarke está recibiendo amenazas, parece que por parte de la familia de un joven que la inspectora encerró por el asesinato de una mujer. Rebus, aún estando jubilado, no puede parar de husmear, de investigar hasta el fondo. Aunque está mayor, sigue siendo un extraordinario sabueso. Por supuesto, lectura muy recomendable para los amantes del género negro policiaco.

PD: Esta es la  vigésimo segunda entrega de la saga Rankin/Rebus  ¿sabe alguién por qué no está publicada en nuestro país la décima novela que lleva por título Dead Souls, en castellano Almas muertas?

La novena tumba

4654El detective de la policía sueca Fabian Risk y la detective danesa Dunja Hougaad son los principales protagonistas de la novela La novena tumba (2015), del autor sueco Stefan Ahnhem.   

Risk es detective de la Agencia Nacional de Investigación Criminal. Está casado con Sonja, que es galerista, y tienen dos hijos, Matilda y Theodor. Pesa setenta y cuatro kilos. Le gusta la tarta princesa que compra en el café-panadería de la esquina de Swedenborgsgatan. Cocina risotto de setas. Contemplando la bahía de Riddarfjärden escucha la melodía de “Black Mirror“, de Arcade Fire; y en su iPod “No Balance Palace“, de Kashmir.

Dunja Hougaard es detective en la Unidad de Homicidios de Copenhague. Vive con su pareja, Carsten, aunque últimamente no les va muy bien. De tipo espigado, viste unos relucientes tejanos rojos. No se encuentra muy en forma, se repite que tiene que ir al gimnasio. Decide rasurarse el vello púbico para provocar a su novio. Está leyendo El mensaje que le llegó en una botellade Jussi Adler Olsen. No le gusta el sabor del cordero y, sin embargo, le encanta el olor de los talleres mecánicos, le recuerda a su infancia y a sus padres.

Otros personajes:

Del lado sueco:

Malin Rehnberg, poli que trabaja con Risk. Casada con Anders, está embarazada de dos mellizos. Le gusta mucho el vino tinto Zinfandel, aunque en su estado bebe Coca-Cola.

Herman Edelman es el jefe de la brigada. Tiene 60 años. Es un gran profesional. Hace diez años que su mujer murió de cáncer. Lleva gafitas redondas. Fuma en pipa. En su despacho tiene un pequeño frigorífico, bien aprovisionado de caviar Kalles, cebollas rojas y cervezas frías.

Niva Ekenhielm es una antigua compañera de trabajo de Risk, al que no para de tirarle los tejos aunque esté casado. Niva reconoce que para ella una familia convencional es algo tan improbable como la vida en Marte. Es una excelente investigadora informática. Tiene una cita y se ha puesto una mínima chaqueta de piel, zapatos de tacón y reluciente minifalda dorada. Conduce un Mazda RX-8 rojo.

Tomas Persson es un agente que lleva el pelo rapado, toma batidos proteínicos y lleva camisetas ceñidas.

Ingvar Molander es investigador forense. Hillevi Stubs, de la científica. Aziza Thaström es una joven médica forense que llegó a Suecia como refugiada siendo aún adolescente. Es la forense favorita de Risk.

Höglund, Päivinen, Klippan … son diferentes agentes.ptvcbkragg0fsoamqtbo

Del lado danés:

Jan Hesk, detective que no se lleva nada bien con nuestra prota, Dunja Hougaard.

Kjeld Richter es técnico de la científica. Con barba incipiente que, al igual que las patillas y las cejas, necesitaba un buen repaso.

Oscar Pedersen es forense. Está viendo el último capítulo de The Killing

Kim Sleizner es el jefe de la policía danesa. Viste una camisa blanca con gemelos y corbata y se maquilla para las ruedas de prensa. Se lo tiene muy creído.

Comentario:

Me ha gustado esta Novena tumba, pero no tanto como esperaba. Típica novela nórdica de más de quinientas páginas, que se mueve entre dos países, Suecia y Dinamarca, con sus sabuesos protagonistas, Risk y Hougaard respectivamente. Están llevando dos investigaciones diferentes. Por un lado, el ministro de Justicia de Suecia sale de su coche y desaparece en medio de una tormenta. Casi al mismo tiempo, la esposa de una famosa estrella de la televisión danesa es asesinada brutalmente en su lujosa casa. Los dos casos se convierten en investigaciones muy enrevesadas. Todo es mucho peor de lo que parece. Se descubren nuevos cadáveres a los que les falta un órgano. Estamos ante un asesino en serie muy inteligente que fabrica pistas falsas. Quizás el pasar de un país a otro continuamente y de un caso a otro, desorienta un poco la lectura. También hay que decir que hay alguna escena demasiado increíble. Aún así, me parece una lectura recomendable, con un desenlace, para mí, muy logrado. Es un buen ladrillo que yo creo que gustará mucho sobre todo a los seguidores de las novelas policiacas nórdicas.

Stefan Ahnhem (24 de noviembre de 1966, Estocolmo) es un respetado guionista de cine y televisión. Autor de la adaptación televisiva de la serie de Hennig Mankell Wallander. Es miembro del Consejo Sueco de Escritores y ha sido galardonado con premios tan prestigiosos como el Crimetime Specsavers en Suecia y el MIMI en Alemania. Curiosamente la novela que sigue cronológicamente a La novena tumba, que hoy reseñamos, es Mañana te toca a ti, que sin embargo fue publicada el pasado año 2018 en nuestro país. No es la primera vez que no se respeta el orden de escritura en una saga con los mismos personajes. No lo puedo entender.

El interviniente Petroni

41EeNZgoQlL._SX331_BO1,204,203,200_El secretario judicial Frank Wells es el protagonista de la novela El interviniente Petroni (2019), del autor Francisco del Pozo.

Wells es secretario judicial. Antes ha sido profesor de universidad, criminólogo, autor de numerosas publicaciones y padre del sistema informático Themis. Está divorciado de Caroline y no puede dejar de pensar en su hija Christine, que murió atropellada. No le queda mucho para cumplir los 50 años. Tiene bolsas oscuras bajos los ojos, últimamente ha ganado peso y le afloran las primeras canas. En el primer cajón de su escritorio guarda una botella de ginebra, que es como su tabla de salvación. Desde la muerte de su hija no para de beber. Conduce un viejo BMW blanco 635 CSI. Porta una Smith&Wesson para cuando llegue el día de su venganza. Todos los jueves acude a una timba.

Otros personajes:

Vicenzo Petroni, un matón, violento desde su niñez, torturaba animales. Nacido en Secondigliano, un barrio marginal de Nápoles. Es menudo y tiene malas pulgas. Fue marinero, hasta que sufrió un accidente laboral en un buque salmonero. Ahora cobra una pensión y ha tenido algún trabajo en negro, como vigilante de seguridad en obras y otros tipos de construcción. No para de beber alcohol, muchas veces a costa de un “amigo”, Barry “El Tullido”.

Joseph Voight, funcionario a las órdenes de Wells. Fue su mejor alumno. Está separado. Tiene dos niñas.

Salvatore y John Brancaglia, matones. Hermanos e hijos de un reconocido mafioso.

Miguel Blades “el Cuchillas” es un sanguinario sicario.descarga

Andrew Walter-Ronish es el nuevo juez. Una alianza de oro circunda su anular derecho. Viste un impecable traje de color azul oscuro, una corbata de Canali, unos zapatos de cuero negro y un abrigo de corte clásico.

Isabel Montagne es fiscal. Segada es magistrada. Molina es inspectora de Servicios Internos.

Y Cathy Holland, Amy, Andrew Miller, Evans o Mr. Black Yack …

Comentario:

Me ha gustado El interviniente Petroni. Es una novela negra, pero quiere ser como una película escrita en papel. En un principio parece la venganza de un funcionario contra un matón que atropelló a su hija y la mató. Pero es más, mucho más. Aparecen otras historias del pasado, narcotraficantes, asesinos, muelles y sus días brumosos. Su personaje protagonista tiene mucha presencia en toda la narración. Todavía le queda algo de atractivo, pero está en caída libre y sin frenos. De fondo aparece la música de Led Zeppelin, Elvis, Dylan, Cash, Pink Floyd… y la corrupción a todos los niveles. Lectura recomendable para seguidores de novela y cine negros en general.

El autor:

Francisco del Pozo (Sevilla, 1973) es juez de carrera y preparador de opositores. Además de esta novela que hoy reseñamos El interviniente Petroni, es autor del ensayo Mientras opositas (Las cosas que te pasan) y Al ritmo el dinero.

En IG @francisco_del_pozo_


¡Dios mío! Líbrame de los malos actores

dios-mio-librame-de-los-malos-actores-600Miguel, un actor en paro, es el protagonista de la novela ¡Dios mío! Líbrame de los malos actores, del autor madrileño Lucas Herrador.

Miguel, actor de teatro en paro, acaba de cumplir 33 años. Ha nacido en el barrio de Carabanchel, aunque ahora vive en Lavapiés. Le han cortado la luz. Viste vaqueros, calcetines blancos, unas zapatillas de deporte, una camiseta y un jersey granate de lana, no muy sucio. Por encima lleva una chaqueta de montaña que le acompaña desde los tiempos de Barcelona 92. Está leyendo una novela que tiene como protagonista al comisario Maigret. Le atrae la imagen de Bogart con gabardina y un cigarrillo colgando de los labios, con peligro de caerse. Le gusta pasear por las calles del centro de Madrid. Desde que le han contratado para una investigación de asesinato, se siente como un personaje de John Le Carré. Se toma unas copas en el Hamlet de la calle Príncipe. Desayuna en un bar, zumo de naranja, un café con leche en taza grande y media docena de churros; y cena en un bar situado detrás de Tirso de Molina, unas hamburguesas caseras, con lechuga, tomate y más cosas, encerradas en un pan redondo y crujiente, salido de una tahona del cielo. Miguel se prenda enseguida de una agente de policía que conoce en un interrogatorio. Es más bien enamoradizo.

Otros personajes:

Mario Irizar es un artista consagrado. Le acusan de asesinato. Vive en el barrio de Ópera. Mide 1,77 y está en forma: vientre plano, brazos con músculos de pesas y cara angulosa.

Arroyo es una jueza de voz ronca y nariz rabínica. Está casada con Fernando, del que piensa que es un manso sin remedio.

Parra es comisario de policía. Tiene su despacho en el tercer piso de la comisaría del distrito centro. Más que un despacho parece un quirófano, asepsia y pulcritud por todas partes, ni a la moqueta se le ocurriría tener ácaros. Tiene unos 50 años, pelo aún moreno cortado a escuadra y cartabón, poblado mostacho, con un agradable olor a colonia bien elegida.

“El Sopas” es un delincuente reincidente. Es muy alto y muy flaco, con el pelo rizado, rondando los 30 años. Le vende una Vespino a nuestro sabueso Miguel.

Mendizábal es juez. Tiene el pelo blanco y la barba bien cuidada del mismo color. Parece un Papá Noel, pero del barrio de Chueca. Tiene un despacho abigarrado, lleno de libros, figuritas como las que salen en los roscones de reyes, platos de recuerdos … y también posters de películas: “La ley del deseo”, “Espartaco” o “Harka”.

Beas es el Director de Escena del Centro Dramático Nacional. Ronda los 65 años. Todavía le queda un poco de pelo blanco y gris. La nariz, más bien porcina, unos pequeños ojos color almendra detrás de una gafas de metal plateado. Bajo de estatura y cráneo grande, llenito sin estar gordo. Padece asma.1102621214

Juan Carlos, el regidor; Flores, encargado del teatro; Carmen, la mujer de la limpieza del teatro Rey Felipe, Aurora, Charli, Miriam, Valle, Clara, Requena, Ex …

Comentario:

Me ha gustado ¡Dios mío! Líbrame de los malos actores. Es una novela sobre el mundo del teatro y sus intrigas, escrita por un hombre del teatro, Lucas Herrador. Es su primera novela publicada y, como es lógico, tiene margen de mejora y puede pulir algunos defectos y escenas un tanto inverosímiles. La acción transcurre alrededor de la investigación por el asesinato de un actor de teatro. El sospechoso es, según la policía, otro actor. Éste a su vez, contrata a otro comediante que está en paro, al que supone muy enterado de los entresijos del mundo de la farándula y de la dramaturgia. Aparecen varios personajes curiosos que intentan ayudar a Miguel, el detective aficionado. El autor parece que quiere pasar factura a los malos actores y a algunas mafias que se esconden entre bambalinas. Lectura recomendable, sobre todo para los amantes del mundo del teatro. Se pasa un buen rato al lado de nuestro sabueso novato.

El autor:

Lucas Herrador (Madrid, 1969) es actor, profesor de interpretación y director escénico. Su experiencia como escritor está sobre todo en relación con la dramaturgia. Además de adaptar diversas obras literarias para la escena, es autor de numerosas obras de teatro originales. La obra que hoy reseñamos ¡Dios mío! Librame de los malos actores, es su primera novela publicada.

La novela en Twitter

“Solo ante La Peligros”, de Lucas Herrador:

La chica que vivió dos veces

9788423356065Un periodista Mikael Blomkvist y una hacker Lisbeth Salander son los protagonistas de la novela La chica que vivió dos veces (2019), del autor sueco David Lagercrantz.

Blomkvist sigue escribiendo para la revista Millennium, aunque últimamente está estancado. Mientras tanto, se documenta para un artículo sobre la New Agency House, sita en San Petersburgo, donde habitan los trolls rusos. Viste unos pantalones de lino gris y una camisa vaquera sin planchar. En el Kaffebar desayuna un expreso doble y una tostada con setas. A media tarde, se pide una Guinness en una terraza del Österlanggatan. En casa se prepara un capucchino o se bebe una Pilsner Urquell. Se ha leído dos novelas de Elizabeth Strout. Cuando se encuentra en peligro, piensa en su hija Pernilla.

Salander sigue siendo quizás la mejor hacker del mundo, pero una venganza, la definitiva, la ha hecho cambiar de imagen. Ahora lleva el pelo corto y han desaparecido todos sus piercings. Viste una camisa blanca y un traje negro. En esta ocasión se mueve entre Moscú, Praga y Estocolmo, donde acaba de abandonar su casa de Fiskargatan. Bebe y se acuesta con Paulina, una mujer que ha sido maltratada por su marido. Cuando va de caza, se desplaza con su Kawasaki Ninja. Se compra una Beretta 87 Chectah y un IMSI-catcher. Algunos piensan que Lisbeth es un ángel caído.

Otros personajes:

Fredrika Nyman es forense. Tiene 49 años y es madre soltera de dos niñas. Sufre dolores de espalda. Le gusta el té verde y, mientras cocina, se bebe una copita de vino blanco.

Catrin Lindas es periodista. Conservadora, escribe en el Svenska Dagbladet. Escucha música de Emmylou Harris. Acaba haciendo buenas migas con Blomkvist.

Jan Bublanski, algunos le llaman “Burbuja”, es comisario de policía. Conocido y buen amigo de nuestros sabuesos protagonistas. Siempre duda de todo, si comer en condiciones, un sándwich de la máquina del pasillo o una saludable ensalada. Ha subido de peso durante sus vacaciones en Tel Aviv, donde ha estado con su novia Farah Sharif. También ha perdido pelo.

Sonja Modig es inspectora de policía y Hans Faste, un agente de la misma brigada.Unknown

Camilla o “Kira”, como se hace en llamar en la actualidad, es la hermana de Lisbeth. Suele desplazarse en limusina. Viste un vestido negro de Dior, unos zapatos rojos de tacón alto de Gucci y un collar con un diamante Oppenheimer de color azul, que brilla con una intensa luz un poco por encima del escote. Tiene unas largas piernas y una belleza abrumadora.

Kuznetsov, Bogdanov y Galinov son guardaespaldas y matones a las ordenes de Kira.

Comentario:

Me ha gustado La chica que vivió dos veces. Parece ser que con esta novela se cierra la serie MillenniumLisbeth Salander, una hacker buena, está preparándose para la batalla final contra la única persona que, siendo idéntica a ella, es su opuesta en todo: su hermana Camilla. Lisbeth ha dejado atrás Estocolomo, lleva un nuevo peinado y se ha quitado los piercings. Podría pasar por una ejecutiva más. Por su parte, el periodista Blomkvist está investigando una empresa desde donde parecen salir los trolls rusos. De pronto, se entera de la extraña muerte de un mendigo. Solo se sabe que ha fallecido pronunciando el nombre del ministro de Defensa del Gobierno sueco y que guardaba en el bolsillo su número de teléfono. Nos encontramos escándalos políticos y enigmas en las más altas esferas del poder. Lectura muy recomendable, sobre todo para seguidores de la serie que ha tenido como protagonistas a dos potentes personajes Salander Blomkvist.

Las novelas pertenecientes a la saga Millennium son:

Los hombres que no amaban a las mujeres (2005)

La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina (2006)

La reina en el palacio de las corrientes de aire (2007)

Lo que no mata te hace más fuerte (2015)

El hombre que perseguía su sombra (2017) y

La chica que vivió dos veces (2019)

Las tres primeras entregas escritas por Stieg Larsson, que murió de un infarto; y las otras tres por el escritor y periodista David Lagercrantz.