No está solo

9788420410784La inspectora de policía Colomba Caselli es la principal protagonista de la novela No está solo,  (2015) del autor italiano Sandrone Dazieri.

Colomba es subcomisaria de la Brigada Móvil de la Policía de Roma. Tiene 32 años y es guapa, atlética, de cuerpo musculoso, anchas espaldas y rostro de pómulos altos y fuertes. Ojos verdes. Ha estado convaleciente, ingresada en un hospital, está empezando a recuperarse. Sufre ataques de pánico debido al “Desastre”. Por las mañanas se pone un chandal y sale a correr a lo largo del Tíber. Vive en un apartamento a dos pasos del Vaticano. Viste tejanos y una sudadera de los Angry Birds. Compra libros usados en la plaza Cavour, mezclando clásicos, novela negra y novelitas rosas. Está leyendo una vieja edición de “Mastro don Gesualdo“, de Giovanni Verga.

Lleva trece años de poli. Hizo las oposiciones al cuerpo en Milan, donde trabajó en una comisaría, para pasar después a Antidroga en Palermo. Cuando su superior el doctor Rovere se trasladó a Roma, ella se fue con él a la sección tercera de la Brigada Móvil. Suele tener una botella de Primitivo en la nevera. Se come unos “tournedos” Rossini y un trozo de focaccia blanca. Pasea por el Trastevere. Dice que le gustaban mucho los Red Hot Chili Peppers.

Otros personajes:

Dante Torre es un joven que ha estado once años secuestrado en un silo. Un poco paranoico, con gran capacidad de seducción. Aunque nacido en Cremona, vive en San Lorenzo, una de las zonas más hermosas de Roma. Mide 1,90. Viste a lo Johnny Cash, un traje negro de Giorgio Armani con una corbata de color antracita. Le gusta tomar diferentes cafés, Blue Mountain, Mérida o Vintage Colombian entre otros. Escucha Spotify. Su cóctel preferido es el Moscow Mule, que lleva vodka, ginger ale, lima y una rodaja de pepino. Le gusta la serie El coche fantástico. Trabaja y asesora a Colomba y tiene mucho protagonismo a lo largo de toda la novela.

Alfredo Rovere, mando principal del B.M.R., mentor de nuestra sabuesa protagonista. De baja estatura, sobre los 60 años, con escaso pelo canoso peinado hacia atrás. Viudo de Elena, maestra de instituto.

Massimo Alberti es un joven agente, de unos 25 años. Tiene la piel clara con marcas de pecas. Desprende olor a loción de afeitado. Procede de Nápoles.220px-Sandrone_Dazieri_-_Lucca_Comics_&_Games_2016

Franco De Angelis es juez instructor. Le gusta mucho salir en los periódicos. Quiere llegar al Consejo Superior de la Magistratura. Le quedan un par de años para jubilarse.

Marco Santini, subcomisario del Servicio Móvil de Investigación. Un hombre atlético que ronda los cincuenta, con unos finos bigotes.

Mario Tilleri, médico forense. Alto y seco. Lleva un sombrero de pescador. Está jubilado, pero trabaja como asesor para la policía. Tiene los dientes amarillos a causa de mascar tanto regaliz.

Roberto Minutillo es el abogado de Dante.

Dino Anzelmo, inspector de la Policía Postal y de Comunicaciones. Treintañero con aire de estudiante repetidor, lleva gafas de montura negra.

  • Comentario:

Me ha gustado No está solo. Es la típica novela policiaca en la que una inspectora, Colomba Caselli, ayudada de un joven genio, Dante Torre, lleva a cabo una larga y enrevesada investigación. Colomba está reponiéndose de un anterior caso, para ella el Desastre, del que se culpa. En él murieron varios agentes, entre ellos su novio. Todavía se está recuperando, cuando surge la desaparición de un niño a las afueras de Roma. Al poco tiempo, su madre aparece muerta y los investigadores creen que el marido es el responsable. Es un caso con ramificaciones insospechadas, en el que Colomba y Dante deberán enfrentarse a sus peores pesadillas. Lectura recomendable, es un ladrillo de quinientas cincuenta páginas, pero merece la pena meterse con él.

  • El autor:

Sandrone Dazieri nace en 1964 en Cremona, Italia. Tras abandonar la carrera de cocinero, empezó a escribir y se convirtió en uno de los más apreciados escritores y guionistas italianos. En 1999 publica su primera novela Attenti al gorila, a la que sigue La cura del gorilla y La belleza è un malinteso. Es guionista de las exitosas series de la televisión italiana Squadra antimafia, Intelligence y R.I.S. Roma. Después del éxito de la novela que reseñamos hoy No está solo, ya está a la venta en nuestro país la segunda entrega con Colomba y Dante como protagonistas, se titula El ángel.


Anuncios

El heredero

9789873818608El inspector de policía Simon Kefas es uno de los protagonistas de la novela El heredero (2014), del autor noruego Jo Nesbo.

Simon es inspector jefe de la policía de Oslo. Está casado con Elsa. De pelo ralo e incipiente calvicie. Le gusta chupar bolsitas de snusFue adicto al juego. Va con su mujer a ver una peli de Woody Allen y otro día a una exposición de Chagall. Los domingos se disfraza con una gorra de tweed, gafas de sol y pantalones caqui. Simon utiliza gafas para leer.

Otros personajes:

Kari Adel es nueva en Homicidios, procede de estupefacientes. La ponen a trabajar con Simon. Es muy alta y delgada, de piernas escuálidas. Está estudiando Derecho.

Asmund Bjornstad es inspector jefe de la policía judicial. Tiene el cabello reluciente por el uso de diferentes productos capilares y unas estrechas patillas cuidadosamente arregladas. Seguro que se hace la manicura. De treinta y pocos años.

Pontius Parr es jefe de policía, el jefe directo de Simon Kefas. Sus ojos son de un azul casi infantil y lleva gafas rectangulares.

Henrik Westad es otro inspector, del distrito policial de Buskerud. Alto y robusto. Viste un grueso jersey de lana a pesar de la temperatura veraniega.methode_times_prod_web_bin_4b9a176a-38da-11e8-b5b4-b935584040f4

Nestor es un traficante a gran escala y Kalle Farrisen, un recaudador que trapichea.

Sonny Lofthus, quizás el verdadero protagonista de esta narración, es un yonqui que está en la cárcel. Su padre, que era policía, murió asesinado. Se rumoreaba que era un topo dentro del Cuerpo. Sonny está tramando una venganza. Le gusta el grupo Depeche Mode.

Comentario:

Me ha gustado mucho El heredero, una novela negra negra. Es Nesbo, aunque sin Harry Hole, a tope en su plenitud de escritor nórdico noir, si se me permite la expresión. Muchos personajes pululando por el mundo de la droga y la corrupción policial. Un inspector jefe ya mayor, víctima de un pasado. Lo sabe todo, aunque intenta taparlo. Un joven, en la cárcel, preparando una venganza en toda regla.

“Kari dio dos pasos a un lado, sin apartar de su punto de mira al más grande de los hombres. Durante unos instantes se produjo un silencio absoluto, excepto por la voz de Johny Cass cantando Give My Love to Rose a través de los altavoces que colgaban de la pared, entre el aparador y la cabeza disecada de un buey de largos cuernos”  pag. 499

“Una versión moderna de los evangelios mezclados con Cosecha roja”  Jyllands-Posten


Una sombra en la oscuridad

9788416700707La detective Erika Foster es la protagonista de la novela Una sombra en la oscuridad (2016), del autor inglés Robert Bryndza. Es su segunda entrega con la policía Foster como protagonista, la anterior Te veré bajo el hielo ya la reseñamos en este mismo blog.

Erika nació en Eslovaquia, aunque ya lleva 25 años en el Reino Unido. Ahora está en la comisaría de Lewisham Row, en Londres. Antes estuvo en la Policía de Manchester, donde su marido, también policía, murió asesinado. Es alta, pasa del metro ochenta. Tiene un pequeño piso alquilado en Forest Hill. Se mira al espejo y la cara que le devuelve la mirada no le inspira confianza precisamente. El cabello rubio y corto, lo tiene de punta formando mechones. Ya se le aprecian algunas canas. Recuerda que de joven tenía un hermoso rostro eslavo: pómulos prominentes, piel tersa, ojos almendrados de color verde. Ahora tiene patas de gallo, arrugas y el rostro cada vez más flácido. Ha vuelto a fumar mucho. Abre una botella de Glenmorangie. Escucha en el coche “Forever Young” del grupo Alphaville. Tiene una hermana, Lenka, que vive en Eslovaquia.

Otros personajes:

Isaac Strong es patólogo forense. Tiene una relación tumultuosa con su novio Steplen, que escribe novelas negras muy escabrosas. Steplen le ha regalado una Nespresso para limar aspereza. Strong vive en una casa adosada en Blackheath. Desde su balcón se ve el láser del Observatorio de Greenwich. Tiene unas manos grandes y elegantes. Prepara lasaña con leche desnatada para la bechamel. Se lleva muy bien con Erika.

Moss es inspectora. Es una mujer baja y fornida, suda profusamente a pesar de que lleva una falda y una blusa livianas. Lleva recogido el rojizo cabello. La cara completamente cubierta de pecas, con un grupito de ellas debajo de un ojo que parecen formar una lágrima. Es alegre por naturaleza. Está casada con Celia y tienen un hijo, Jacob.

Nils Akerman es supervisor de la Científica. De poco más de 30 años, cara atractiva y frente despejada tipo nórdico. El sol le reluce en el rubio cabello.

Marsh es comisario jefe. Alto y fornido, lleva el pelo entrecano cortado casi al rape. Le gusta el café helado del Starbucks tomado con una pajita de color verde. Es un hombre atractivo, pero tiene un aspecto exhausto. Está casado con Marcie.

Crane es sargento, pelirrubio e incansable motor de la sala de coordinación, donde a menudo se reúne la brigada para ver cómo va la investigación. Tiene novia, Karen.

Sing es una guapa policía de cuerpo menudo y mente avispada.

Warren es un joven agente, bien parecido y lleno de entusiasmo.featured-robert-bryndza

Peterson es un inspector negro, alto y apuesto, con rastas cortas. Elegante.

Wolf es sargento de la recepción. Con panza, mofletes colgantes y cara reluciente por el sudor. Siempre comiendo bollos de hojaldre.

Tim Aitken es psicólogo criminal. Tiene una mata de pelo corta y tupida, luce una barba de tres días y, pese a que va con chaqueta y corbata, lleva en la muñeca un montón de pulseras multicolores entrelazadas.

Comentario:

Me ha gustado mucho Una sombra en la oscuridad. En la línea de la anterior Te veré bajo el hielo, también con la detective Erika Foster de protagonista omnipresente en toda la narración. Sé que algunos dirán que es una novela clásica policiaca más. Tienen razón, pero es que a mí me gustan las novelas de detectives, de inspectores, de sabuesos en general. Además, no todas son iguales. Pueden tener un guión parecido, un asesinato, una investigación, un poli que husmea y sus problemas particulares alrededor, pero además pueden estar bien o mal escritas, bien o mal narradas. En este caso, me parece que Robert Bryndza lo borda, empezando por el personaje de Foster, un protagonista muy potente, y siguiendo por los secundarios. Presenta una trama muy enrevesada, difícil de investigar. Van apareciendo varios cuerpos asesinados. Las víctimas están asfixiadas en sus camas, desnudas, con las muñecas atadas y una bolsa de plástico alrededor de la cabeza. Los muertos no se conocían entre sí ¿Qué puede haber detrás de estos asesinatos? Lo dicho, lectura muy recomendable para los amantes de novela policiaca.

Las cosas buenas del día empiezan a declinar y a adormecerse, mientras los negros agentes de la noche se abalanzan sobre sus presas.

William Shakespeare, Macbeth

A la vez que reseñamos esta novela aparece publicada en nuestro país la tercera entrega con la inspectora Erika Foster, que lleva por título Aguas oscuras. Deseando leerla.

El sol verde

41ZfbticjSL._SX337_BO1,204,203,200_El agente de policía Hanson es el protagonista de la novela El sol verde (2015), del autor estadounidense Kent Anderson.

Transcurre el año 1983 y el agente de policía Hanson patrulla las calles de Oakland, California. Recuerda haber sido profesor de literatura inglesa, dando clases de Lengua en la Universidad de Boise. También sirvió como sargento de las Fuerzas Especiales en la guerra de Vietnam. Antes de Oakland trabajó cuatro años en el gueto de Portland, en Oregón, donde recibió varias distinciones por su valor. Ahora, con 38 años, no lo tiene nada fácil. A Hanson le gusta el tequila verde. Conduce un coche International Harvester Travelall D1100 de 1963, de cuatro puertas, que adquirió en una subasta del Servicio Forestal de Missoula. Le gustan las hamburguesas de All American. Suele ir acompañado de una Browning Hi-Power de 9 mm. y en el maletero del coche lleva una escopeta, una vieja Remington 870.

Nuestro sabueso protagonista sale a correr con una sudadera a la que ha quitado las mangas y unos vaqueros Levi’s cortados. Suele visitar la librería Walden Pond Books. Su propietario es Marshall, un judío progresista radical de la Costa Este, un intelectual amable y de modales suaves. Hanson compra en una pequeña tienda coreana una botella de vodka Popov. Le gustaría que en su funeral alguien tocara Amazing Grace con una gaita.

Otros personajes:

Jackson es sargento, oficial senior de educación física. Lleva 16 años trabajando en las calles. Es duro, inteligente, ágil, rápido y con mal genio.

Sandler es un agente de narcótico infiltrado. Conduce un austero Ford azul oscuro de la Policía. Porta una 44 de cañón corto.

White es otro sargento. Empieza a beber después del almuerzo.

Gorber es el teniente.

Knox un policía de Piedmont que se ha hecho amigo de Hanson. De Boston. También estuvo en Vietnam

Felix Maxwell es el rey de la droga de Oakland. Levon es el pistolero que le acompaña, corpulento, con un traje bien cortado y un abrigo que le permite ocultar una Uzi de 9 mm.

Raphael es el conductor de un carruaje turístico y Champán la yegua que tira de él.

Weegee es un niño que anda siempre en bicicleta. Se hace amigo de Hanson, quien le regala un libro, una segunda edición de Aves Occidentales de Peterson.

Libya, una joven negra de la Hanson se está enamorando.

kent-anderson-67ab5162

Comentario:

Me ha gustado El sol verde. Es una novela negra o policiaca peculiar. Es peculiar porque no está basada en un crimen con su investigación pertinente, sino que más bien parece el diario de un patrullero. Estás esperando todo el tiempo a que suceda algo especial y no, todas sus intervenciones son rutinarias y duran el rato en el que Hanson llega al lugar de la denuncia y poco más. Pequeños robos, atracos, peleas, palizas de género. El mundo de la droga y el crimen está un poco más allá. Nuestro sabueso protagonista está un poco traumatizado por su pasado y anhela un futuro más tranquilo. Bebe mucho, hasta quedarse dormido, sobre todo botellas de tequila; y come comida basura, sobre todo hamburguesas. Un destino más solitario y la joven Lybia es lo único que puede salvar al agente Hanson.

Cuando regresaba al coche patrulla, Hanson vio a la Parca en la esquina de la calle. Llevaba un chaleco reflectante y un casco y sostenía un letrero que por un lado decía DESPACIO y por el otro decía STOP, y estaba dirigiendo el tráfico con motivo de unas obras. Le gustaría dar un paseo con ella, charlar un poco, regresar a la guerra en la que él siempre había sabido quién era y siempre había estado seguro de lo que estaba haciendo, pero la centralita lo estaba enviando en dirección contraria.”

El autor:

Kent Anderson (20 de agosto de 1945, Carolina del Norte, EE.UU) es veterano de las Fuerzas Especiales del ejército de Estados Unidos. Ha trabajado como policía en Portland (Oregón) y Oakland (California). Tiene un Máster en Escritura Creativa de la Universidad de Montana. Ha sido profesor universitario de Lengua Inglesa. Sus dos novelas anteriores Sympathy for the Devil (1987) y Night Dogs (1996) también están protagonizadas por el agente Hanson, pero aquí, como en otras ocasión, la editorial empieza publicando la tercera (?)

La conciencia del asesino

51dwm9nooxl._sx355_bo1,204,203,200_El inspector de policía Diego Benítez es el principal protagonista de la novela La conciencia del asesino (2018), del autor donostiarra Gorka Eceolaza Zabalza.

El inspector Benítez acaba de aterrizar en Pamplona. Viene trasladado desde Sevilla, quiere poner tierra de por medio después de su divorcio. Su padre era un humilde jornalero que solía llevarle al campo en sus años mozos, para que le ayudase durante la recolección de la aceituna. Estando todavía casado, ya empezó a coquetear con el alcohol. Ahora siempre va acompañado de una petaca en el bolsillo de su americana. Le gusta el whisky de malta escocés, sobre todo The GlenlivetDe tristes y profundos ojos azules y pelo rubio cortado a cepillo. Le gustaría estar en la playa de La Nea, en Tenerife, y comerse una paella con un tinto de verano. Suele exclamar “por el Cristo del Gran Poder”.

Otros personajes:

David Calonge es un inspector pamplonés, joven y voluntarioso. Le ponen a trabajar con el recién llegado Benítez. Conduce un Toyota Auris. Le gustan las palmeras de chocolate. Tiene un smartphone. Suele santiguarse como buen católico, apostólico y romano, como practicante que es.

Mateo Urtain es el Director de Operaciones de la empresa Fundiciones Vasco Navarras, que es donde transcurre la mayor parte de esta narración.

Samu Ndiaye es un trabajador senegalés de Fundiciones.

Jesús Unzurrunzaga, trabajador sección de atacado. Es soltero y tiene 56 años.

Pau Capdevilla es el Director Técnico.

Fermín Otxandiobeitia es el alcalde de Mendigoian, la población más cercana a F.V.N.

Iturriko Andrea, que es una mujer que ronda los 70 años. Tiene una nariz casi perfecta y unos grandes ojos azules de mirada ágil y despierta. Su imagen de venerable abuela era culminada, como la guinda de un pastel, con un perfecto y cuidado moño que recoge su pelo canoso con destellos violáceos, fruto de horas de tinte y peluquería. Muy preocupada por que no se le quemen las alubias.0

Ziganda es el comisario de la jefatura de Pamplona. José García es inspector de la policía de Sevilla. Se lleva muy bien con Benítez.

Melquiades Alonso de Tejada es el último miembro del Honrado Concejo de la Mesta.

Y Jak “el vengador”, que conduce una Yamaha.

Comentario:

Me ha gustado La conciencia del asesino. Me ha parecido una novela negra muy particular, con toques de humor, en ocasiones muy exagerada y con todos los tópicos del norte y el sur. La mayor parte de la acción transcurre en una fundición que se encuentra en los territorios fronterizos de Navarra, Guipúzcoa y Alava. En ella aparece un primer  trabajador muerto y después varios más, durante una tormenta de nieve impresionante. Empieza a parecer una venganza planeada. El inspector Benítez, recién llegado de Sevilla, y su ayudante Calonge, no tienen ninguna pista. El desenlace es, para mí, sorprendente, muy alejado del resto de la narración.

El autor:

Gorka Eceolaza Zabalza (San Sebastián, 1969). Estudió Ingeniería Industrial, desarrollando su carrera profesional en el ámbito de la empresa. Compaginando su trabajo empieza a escribir el embrión de la tetralogía que compondrá la saga de las Crónicas Nerlingas. Esta novela que hoy reseñamos La conciencia del asesino, es su opera prima en la incursión en lo noir.

Los niños desaparecidos

9788417333249La inspectora Lottie Parker es la protagonista de la novela Los niños desaparecidos (2017), de la autora irlandesa Patricia Gibney.

Lottie es inspectora detective de la Garda Síochána, en la población de Ragmullín, municipio ubicado en el centro de Irlanda. Viuda, su marido Adam murió de cáncer y vive con sus tres hijos, Katie, Chloe y Sean. Odia el frío y la navidad, necesita unas vacaciones. Está a punto de cumplir 44 años. Mide uno setenta y cinco sin tacones. Se le clavan los vaqueros en la cintura: “tengo que dejar de comer comida basura”, dice. Suele ponerse unas cómodas botas UGG con los vaqueros metidos por dentro. Siempre con su blusa de manga larga con una camiseta térmica debajo. Compra el periódico y una bolsa de patatas fritas. Se bebe una sopa espesa con trozos de pollo y patata para entrar en calor. En cierta ocasión se pide un sándwich de pollo en pan de chapata. Su escritorio de la jefatura es un auténtico desastre, como su vida, piensa Lottie.

Otros personajes:

Mark Boyd es sargento, mano derecha de Parker en la brigada. Se llevan bien, aunque no dejan de tirarse puyas. Separado, aunque no divorciado, de Jackie. Sus ojos marrones con manchas color avellana iluminan una cara interesante, de piel tersa y clara, con unas orejas que sobresalen un poco. Su pelo corto se está volviendo canoso con rapidez. Tiene 45 años. Viste una impecable camisa blanca y un traje gris debajo de su gruesa chaqueta con capucha. Le da a la bicicleta estática. Es entrenador del equipo infantil de hurling  de Ragmullin. Come con su jefa en un indio, unas cucharadas de chutney de menta sobre un chapati. Después, el aroma a coco del korma de pollo llenó el aire.

Miles Cornigan es el comisario. No se lleva nada bien con nuestra sabuesa protagonista. Tiene mal carácter, cincuenta y tantos años y está calvo en la coronilla.

Jane Dore es la patóloga forense. Mide poco más de uno sesenta. Ojos verde oscuro. Viste una elegante falda azul marino, que se ciñe a su cuerpo, y una blusa azul que le llega hasta el cuello. Calza unos zapatos de tacón muy alto.

Larry Kirby es sargento detective del grupo de Lottie. Divorciado, tiene fama de ser el canalla encantador del cuerpo de policía. Según su jefa tiene el trasero rechoncho. Su pelo mocho parece una antena en su cabeza. Fuma puros.

María Lynch es la otra detective de la brigada. De nariz pecosa, ojos curiosos, el pelo largo recogido en una coleta infantil. Aparenta tener 18 años, pero se acerca más a los 35 Es entusiasta y muy ambiciosa. Está felizmente casada. Se dice que su marido cocina, pasa la aspiradora y lleva a sus dos hijos a clase antes de ir a trabajar. Suele vestir unos elegantes pantalones azul marino.hl97xa85

Gillian O’Donoghue es una agente de la Garda.

Jim McGlynn es el jefe de los forenses.

Comentario:

Me ha gustado mucho Los niños desaparecidos, de lo mejorcito que he leído últimamente en novelas policiacas y de investigación. Clásica en su forma y ambientación: aparece un cadáver, un inspector y su equipo se ponen a investigar, todo se embrolla y surgen historias colaterales. Ah! y el personaje central con sus problemas personales. Todo ésto sucede en esta narración. La inspectora Lottie Parker es la encargada de llevar a cabo la investigación cuando aparece el cuerpo sin vida de una mujer en la catedral y, más tarde, un hombre ahorcado en un árbol. Los interrogatorios y las pistas llevan hasta un antiguo orfanato de la iglesia católica, que esconde un pasado muy oscuro de abusos y malos tratos a niños pequeños, incluso a desapariciones y asesinatos. Nuestra sabuesa, la inspectora Parker, acaba implicada personalmente, aunque lo lleva casi en secreto, queriendo saber qué le ocurrió a su hermano pequeño. Lo dicho, lectura muy recomendable para amantes de novelas policiacas con largas y enrevesadas investigaciones.

La autora:

Patricia Gibney es irlandesa, nacida en Mullingar, condado de Westmeath, en el centro de Irlanda. Es viuda y madre de tres hijos. Quiso ser escritora desde que leyó a Enid Blyton y a Carolyn Keene. Durante años asistió a cursos de escritura y se unió al Irish Writers Centre  para adentrarse en el mundo literario de forma profesional. Esta novela que hoy reseñamos Los niños desaparecidos es la primera entrega  de la serie protagonizada por la inspectora Lottie Parker.

Círculos cerrados

81nekbi23clEl inspector Thomas Andreasson es el principal protagonista de la novela Círculos Cerrados (2009), de la autora sueca Viveca Sten.

Thomas es inspector de la Policía Judicial, Brigada de delitos violentos de la comisaría de Nacka. Tiene 39 años y mide 1,94. Está separado de Pernilla y tiene una relación con Carina, una joven de 25 años, que es hija del comisario. Duerme en un altillo en la casa de Havö, que en verano se convierte en un horno tan pronto como se levanta el sol. Nada más despertar, Thomas se pone un bañador y se mete en el agua, que está a tan solo diez metros de su casa. Viste una camisa de color azul claro con las mangas remangadas y unos pantalones vaqueros muy gastados. La cartera ha desgastado la tela del bolsillo trasero. Le gusta el té Earl Grey. En cierta ocasión desayuna un buen plato de filmjölk con varias rebanadas de pan con embutido y dos tazas de té. Otro día, de camino a casa, compra en el centro comercial de Gustavsbeg una pizza calzone con ración extra de tomate. Se la come en el sofá del salón viendo una película antigua de Clint Eastwood. A nuestro sabueso le gusta salir a remar en su kayak.

Otros personajes:

Nora Linde es abogada. Suele colaborar con el inspector Andreasson en sus investigaciones. Tiene el cabello rubio hasta los hombros. A veces se lo recoge en una cola de caballo. Casada con Henrik, tienen dos hijos, Simon y Adam. A sus 39 años, se empiezan a dibujar algunas arrugas alrededor de sus ojos. Las pecas de su nariz chata evidencian el sol estival. Debajo de sus ojos azules se distinguen unas profundas ojeras. Es diabética. Le gusta ir a la piscina y nadar para relajarse. Bebe una botella de agua Ramlösa con sabor a frambuesa.

Margit Grankvist es inspectora judicial. Ha alquilado una casa en Djurö, en la que ha pasado con su marido y sus dos hijas tres semanas de vacaciones. Luce un bronceado saludable, que dulcifica los afilados rasgos de su rostro, y unas mechas rojizas en su cabello corto. Come bacalao empanado. Le gustan las gominolas de frambuesa con forma de barco.

Göran Persson “El Viejo” es el jefe de la comisaría de Nacka.2936243

Peter Lagerlöf es capitán de la Unidad Especial de la Policía marítima de Estocolmo.

Erik Blom, agente de la brigada de Thomas. Tiene poco más de 30 años, sonrisa juvenil y un cuerpo musculoso.

Charlotte Öhman es la fiscal; Sachsen, el forense y Conny Malmsten, de la brigada técnica de Estocolmo.

Comentario:

Me ha gustado Círculos cerrados, segunda entrega de la autora sueca Viveca Sten con el inspector Thomas Andreasson de protagonista. Típica novela nórdica de casi quinientas páginas, que parece lenta al principio pero que va subiendo en acción poco a poco. No es del estilo de Nesbo, desde luego. Es una narración más tranquila, que se va haciendo interesante y tiene un desenlance muy logrado. Al inspector Andreasson le falta un poco de empaque, algo más de fuerza. Pero hay otros buenos personajes, como la abogada Nora Linde, amiga de Thomas, que a pesar de sus problemas  familiares, acaba colaborando decisivamente en la resolución de la investigación sobre el asesinato del vicepresidente del Real Club de Vela. Lo dicho, lectura recomendable para seguidores de la novela negra tranquila, aunque no exenta de misterio ¿quién puede ser el asesino?

Está ya a la venta en nuestro país la que dicen que es la continuación de esta saga Sten/Andreasson, cuyo título es No culpable (2011). El caso es que yo leí por aquel entonces una novela editada por RBA con el título Sin culpa, con la misma sinopsis, reseñada en este blog ¿Por qué, si es la misma novela, aparece con diferente título? ¿Para despistar y que parezca una novedad? ¿Por ser de diferentes editoriales y no puedan publicar con el mismo título? ¿Alguien lo sabe?