La Red Púrpura

9788420435572La inspectora Blanco es la protagonista de la novela La Red Púrpura (2019), de la autora Carmen Mola. Es su segunda novela con esta policía de protagonista. La anterior, La novia gitana (2018), también la reseñamos en este blog.

Elena Blanco  es inspectora al frente de la Brigada de Análisis de Casos, sita en la calle Barquillo de Madrid. Está separada de Abel. No puede quitarse de la cabeza a su hijo Lucas, que fue raptado por una red que secuestra niños. Elena desayuna todos los días una barrita de pan con tomate y copita de grappa, que le sirve su amigo Juanito el rumano. Tiene sueños eróticos, y algo más que sueños, a bordo de coches todoterrenos. Le gusta mucho cantar en karaokes, sobre todo canciones de Mina y otras italianas. Conduce un Lada muy antiguo, aunque también tiene un Mercedes 250 Berlina gris perla. Compra en un super, de los abiertos hasta las 12 de la noche, una lasaña congelada para preparar en el microondas. Acompaña la lasaña con una grappa Carpenè Malvolti Fine Vecchia Riserva, que le ha regalado su jefe Rentero. Elena recuerda que cuando tenía más tiempo le gustaba leer novelas negras.

Otros personajes:

La brigada de la BAC

  • Zárate es subinspector. Alto, fuerte, musculado.
  • Chesca, que conduce un Citroën. Le gusta ir al gimnasio.
  • Mariajo, sexagenaria, hacker de la BAC. Conduce un Smart eléctrico.
  • Orduño, proveniente de los GEO, capaz de montar en helicóptero y descolgarse sobre una lancha o de arrojarse en una tirolina de más de cien metros de altura.
  • Buendía es el agente más veterano.
  • Rentero el jefe de la brigada, con contactos poderosos. Le gusta leer el Marca.

Marrero es actualmente inspector de la Policía Nacional en Las Palmas. Hace poco dejó la BAC, necesitaba estar con su familia. Ha engordado diez kilos, él dice que la causa son las papas arrugas y el mojo. Está más moreno.carmen-mla-portada

Y Lucas, Dimas, Marina, el Padre, los perros Buda y Pest …

Comentario:

Me ha gustado La Red Púrpura, pero mucho menos de lo que me esperaba después de la anterior novela de esta autora, La novia gitana. Están en la misma línea pero en esta ocasión más escabrosa aún que la primera y ya es decir. Tiene varias escenas o capítulos muy violentos. Me ha parecido que hay demasiadas casualidades y, otras veces, acciones muy difíciles de creer. Es verdad que te mantiene la emoción hasta el último momento. Me gusta la sabuesa protagonista, aunque se ponga tan borde con sus allegados y subordinados, pero yo creo que la inspectora Blanco tiene que cambiar de registro. No soy quién para decirlo, pero creo que Carmen Mola puede ser menos gore y cerrar de alguna forma más creíble sus historias. Es mi opinión pero la que vale de verdad es la de la autora, que decidirá cómo seguir con sus novelas en el futuro.

Anuncios

Piojo

31yniELVyULManuel es el protagonista de la novela Piojo (2018), del autor aragonés Esteban Marino.

Manuel Garrido López es un hombre de 39 años a quien todo el mundo, menos su madre, llama “Piojo”. Nació seismesino. Recuerda haber leído “Colmillo Blanco” cuando tenía siete años de edad, ahora reparte sus lecturas entre “Siddharta“, de Hermann Hesse, y “Grandes esperanzas“, de Charles Dickens.

Piojo recuerda a su padre Santiago, al que todo el mundo en el barrio y en la fábrica conoce como “Urtain”, igual que el boxeador. Llegó un momento en que apenas salía de la cantina, todos los días caían varias, muchas, copas de “Soberano“.  A su madre Vitoria, “la Vieja”, le sobraban huevos para todo. Nunca la ha visto llorar, pequeña y delgada, con ojos negros, grandes, vivos y duros. Todo el día trabajando y, a ratos, en la iglesia de Don Ramiro, aunque Manuel piensa que su madre era más partidaria del Dios justiciero y vengativo.

Piojo tenía cuatro hermanos, ahora solo le quedan tres. El hermano mayor, Santi, murió de sobredosis cuando tenía diecisiete años y Piojo siete. Le recuerda con sus pantalones de campana, un jersey de cuello alto y melena hasta los hombros. Después estaba Vitorita, que fue quien de verdad los crió cuando su madre se puso a trabajar casi todo el día. A los dieciocho años se fue de casa con un obrero que trabajaba en la autovía, al que le llamaron más la atención sus tetazas que su cara de caballo. El tercero era Pepote, un cacho cabrón, el ídolo de Piojo. Grande, fuerte, atrevido y el más guapo del barrio de los Amarillos, un poblado muy pobre en el que vivía la familia. Al cumplir los diecisiete Pepote ya controlaba la venta de chocolate en el barrio. Y la cuarta hermana, María de la Encarnación, todo el mundo la llamaba Mari, le gustaba mucho leer y estudiar. Estudiaba para escapar de los Amarillos y con el tiempo lo consiguió.

Otros personajes:

Silvia, una chica del barrio, la mejor amiga de Mari, de la que el Piojo se enamoró locamente. Ella no le hacía ni caso. Piojo sufría un gran calentón mirando el culazo de la Silvia con sus mallas ajustadas.

Santos fue quien llegó a hacerse el mejor amigo de Piojo. Procedente de los Escolapios, su madre era profesora y su padre policía. Habían llegado a los Amarillos después de que el padre de Santos perdiera todo jugando al giley, hasta la propia casa.

Juan el Lobero, un gitano de piel oscura y delgado, de algo más de 40 años. Viste siempre con traje de chaqueta negro, camisa blanca y un sombrero de fieltro negro.

Carmelo, el Negro, un gitanillo delgado, moreno, de nariz aguileña y melena hasta los hombros. Puede haber salido perfectamente de extra en Navajeros Perros callejeros. Con su chaqueta vaquera ajustada, Lois de pitillo y Yumas blancas.

El Chino, siempre acompañado de su navaja marrón, de esas de mariposa.

El Piqueta, que era miembro de la pandilla de los Chalaos.

Y los Rubios, el Rana, el Chema, el cura don Ramiro … y políticos y concejales corruptos.

Comentario:

Me ha gustado mucho PIOJO, una novela negra intensa, la primera del autor zaragozano Esteban Marino. Es una especie de diario que escribe un joven, Manuel Garrido el Piojo, y que lleva desde su infancia hasta los 39 años que tiene en la actualidad. Duros y a la vez amenos, vamos pasando capítulos que te hacen no dejar la lectura. Ágiles y violentos. El prota puede ser malo, incluso asesino, pero sientes algo por él. Su vida es pura supervivencia, si no matas, mueres. Un impresionante retrato de los veinte últimos años en España, pelotazos por doquier, el país lleno de grúas, la burbuja a punto de explotar, la corrupción como forma de vida que alcanza a muchos políticos, concejales, jueces, policías … Y la droga, con su marginación, que acaba con muchos y hace muy ricos a unos pocos. En resumen, una excelente y poderosa novela negra, que me sorprende que haya sido editada por su autor, cuando podría ser un libro publicado en cualquiera de las editoriales más importante de nuestro país. Lectura muy recomendable, dura y a la vez escrita con cierta sensibilidad, que engancha desde su inicio.

El autor:

Esteban Marino (Zaragoza, 1968) es licenciado en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid. Ha sido Oficial de la Armada durante nueve años y desde el 2004 hasta la actualidad es Técnico Superior del Ayuntamiento de Madrid.

El niño en la nieve

714EeooyS2LEl inspector jefe Holger Munch y la inspectora Mia Krüger son los principales protagonistas de la novela El niño en la nieve (2018), del autor noruego Samuel Bjork.

Munch es inspector jefe de la Unidad de investigaciones especiales de Oslo. Ha vuelto de una excedencia para ayudar a su hija Miriam a recuperarse de un accidente. Tiene una nieta Marion. Está divorciado de Marianne. Suele vestir una trenka gris y unos pantalones de pana. Fuma mucho. Conduce un Audi negro. Toma un desayuno tardío en el “Freddy Fuegos Burrito Bar” de la calle Hausmannsgate. Para comer se compra en la calle un bocadillo de gambas y un zumo de manzana.

Krüger es inspectora de la misma Unidad. Está a punto de tomarse unas largas vacaciones navegando por el Caribe. Lleva un proceso depurativo, cambiando el Jägermeister y la cerveza por el café y el agua mineral Farris. Siempre con su cazadora de cuero. Conduce un Jaguar de color verde jade, que había sido de su padre. Algunos la conocen como “La india de ojos azules”. Mia recuerda mucho a su hermana Sigrid, que hace unos años murió de sobredosis.

Otros personajes:

Anette Goli, abogada de la policía. Se hace cargo de la brigada cuando no está Munch. Rubia. Con mucha energía, parece no necesitar ni comer, ni dormir.

Jon Larsen, “Curry”, agente de la misma Unidad. Ha estado un tiempo en antidroga. Corpulento. Le gustan la cerveza y el whisky, además de jugar partidas de billar.

Gabriel Mork, poli, ha vuelto al grupo después de estar de prestado un tiempo en crímenes económicos. Está encantado de volver a la calle Mariboesgate, 13. Recuerda que hace menos de un año Holger Munch lo había sacado de su vida de hacker en un sótano con sus ordenadores y le había metido en el cuerpo de policía. Ahora vive en un piso nuevo de Torshov y tiene una hija, Emilie. Bebe Coca-Cola en lata.

Ludvig Gronlie, detective, uno de los fijos de la Unidad de investigaciones especiales. Empieza a tener el pelo canoso.

Ylva es la más joven de la brigada. Ha estado un tiempo en delitos contra el orden público. Finlandesa. Lleva gafas.

Allan Dahl es agente de la brigada antidroga. Un tipo larguirucho con un bigote que ha vuelto a ponerse de moda. Le gusta el café Mocca latte.

Lillian Lund es forense. Morena. Viste falda amarilla y chaqueta de lana gris.

Theo Halvorsen es técnico forense. Tiene cincuenta y poco años. Para Mia es como un pequeño Einstein. Le gusta trabajar solo.

Comentario:

Me ha gustado mucho El niño en la nieve, en la línea de las dos anteriores novelas de Samuel Bjork y su brigada protagonista: Viajo sola (2014) y El búho (2016). En esta ocasión Munch, Krüger y toda Unidad tiene que investigar completamente contrarreloj. Parece que hay un asesino en serie que elige sus víctimas al azar. El siguiente cadáver puede ser cualquiera. Los sabuesos, además de descubrir al culpable, tienen que luchar contra sus problemas personales. La historia tiene un giro final sorprendente y muy bien conseguido. Es una lectura muy recomendable para los amantes de la novela negra policiaca, con personajes potentes y con una gran dosis de tensión.

El último barco

descargaEl inspector Caldas es el protagonista de la novela El último barco, de el autor vigués Domingo Villar. Es la tercera entrega de esta saga. Las anteriores, Ojos de agua (2006) y La playa de los ahogados (2009), reseñadas en este blog.

Leo Caldas es inspector de policía de la ciudad de Vigo. Tiene un programa de radio “Patrulla en las ondas” de la emisora Onda Vigo. Utiliza un cuaderno de tapas negras para anotar datos de sus investigaciones. Suele llevar jerseis de cuello alto. De gestos ambiguos, silva cuando está de buen humor. Recuerda con mucha nostalgia a su ex Alba. A veces Leo come con su padre, que sigue con su libro de idiotas. Leo está leyendo un libro que le ha recomendado Cualquier otro día de Dennis Lehane. 

En cuanto a sus preferencias gastronómicas, a Caldas no le gusta poner limón sobre los berberechos y dice que los calamares del “Marusía” son cosa seria. En el “Bar Puerto de Vigo” se pide una sopa de la abuela, que lleva toda la mañana cociéndose a fuego lentísimo, es un caldo a base de pimiento, patatas y pescado. De segundo, bacalao a la plancha. Es un habitual del bar “Elio”, donde se come unos chipirones y carne ao caldeiro. Le gustan los pinchos de tortilla del “Bar Aldeana“.

Otros personajes:

Rafael Estévez es el ayudante de Leo. Su chica está embarazada. Es corpulento. No le gustan nada los perros. Maldice “me cago en mis muertos a caballo”. Es un excelente personaje secundario. 

Ferro, Clara Barcia y Olga son agentes de la misma brigada.

Soto es el comisario. Suele juguetear con un bolígrafo entre los dedos.

Domingo_VillarElenaPalacios_2

Malvor es el poli experto en informática.

Isabel Flores es juez. Es alta, de cabello rubio corto, sin maquillar. Meticulosa y exigente.

Guzmán Barrio es forense. Pepe Silva, inspector de policía de Santiago.

Vasconcelos, inspector chefe, portugués. Alto, con pelo corto salpicado de canas. Viste un traje azul oscuro y una camisa blanca sin corbata. 

Comentario:

Me ha gustado mucho El último barco. La tan esperada tercera novela de Villar y su sabueso Leo Caldas. Tenía un poco recelo ante las 700 páginas y hasta me costaba sujetar el libro, pero enseguida me atrapó su lectura. Con Caldas en todos sus capítulos y Galicia alrededor. Seguramente a los seguidores del hard boiled o novela corta y directa, les parecerá una exageración de ambientes y descripciones. Para mí, todo lo contrario, me gusta recorrer sus playas, su gastronomía, sus personajes, todo lo que acompaña a Caldas en su larga investigación. Potente personaje este policía, un tanto solitario y nostálgico, un excelente sabueso a todas las horas del día. También me gusta su ayudante, el aragonés Estévez, que en nada se parece a su jefe. La trama investigadora está muy bien llevada. Todo empieza cuando un importante y poderoso médico cirujano denuncia la desaparición de su hija. Pasan varios días y no han pedido rescate. Caldas piensa que quizás esté muerta. Aparecen otros interesantes personajes como el joven Claudio, el mendigo Napoleón, que sabe latín, o el Vaporoso. También la Escuela de Arte y Oficios, que está presente a menudo en esta narración, con sus ceramistas y lutieres. Poco a poco se va desenrollando la madeja. Nada es lo que parece. La novela tiene un desenlace que a mí me ha dejado una pregunta: ¿Por qué? Lectura policiaca muy recomendable, que hace que 700 páginas parezcan pocas. Esperemos que el próximo Caldas no tarde diez años en aparecer.

 

Las chicas robadas

51SerqDciPLLa inspectora Lottie Parker es la protagonista de la novela Las chicas robadas (2017), de la autora irlandesa Patricia Gibney.

Parker es inspectora detective de la Garda Síochána en la población ficticia de Ragmullín, que se supone ubicada en el centro de Irlanda. Está a punto de cumplir 44 años. Adam, su ex marido, falleció de un cáncer hace cuatro años. Vive con sus tres hijos, Katie, Sean y Chloe, con los que tiene sus desavenencias. Su madre, Rose Fitzpatrick, cuida a menudo de ellos, sobre todo cuando Lottie tiene mucho trabajo. Alta y delgada, de piel pálida, utiliza protector solar. Suele salir a correr a primera hora de la noche. Lleva un sujetador deportivo de Nike. Viste blusa de algodón blanco y vaqueros. Hace meses que no toca el alcohol. Para cenar se fríe un huevo y un poco de beicon. En su escritorio de la comisaría tiene una taza de cerámica con amapolas rojas pintadas a mano, donde aloja sus bolígrafos. Mierda! es su taco favorito.

Otros personajes:

Mark Boyd, sargento, de cuerpo esbelto, alto, más de uno ochenta, pelo oscuro salpicado de gris acerado, corto, ojos marrones. De rostro delgado y pinta de hambriento, sus orejas sobresalen ligeramente. Boyd es la mano derecha, como mínimo, de Parker en todas la investigaciones. Quizás a él le gustaría ser algo más.

Larry Kirby es otro sargento, corpulento. Lleva una camisa de cuadros remangada hasta los hombros. Las gotas de sudor chorrean por su amplia frente. Se echa para atrás su espesa mata de pelo. Hace unos días que viste unas sandalias con calcetines blancos, dice que por la “gota”. Toma Guinness en los pubs y Coca-Cola en la comisaría.image

Maria Lynch es la otra detective de la brigada. Lleva el pelo largo recogido en una cola de caballo. Trabaja a conciencia, tanto en la escena del crimen como en la oficina rodeada de expedientes.

Jim McGlynn es jefe del equipo forense. Y Jane Dore es la patóloga forense, seca y profesional.

Gillian O´Donoghue es garda de uniforme. Policía brillante.

Corrigan es el comisario. Con calva en la coronilla y gorda nariz con gafas.

Comentario:

Me ha gustado mucho Las chicas robadas. Sigue la línea de su anterior novela, Los niños desaparecidos ,de la autora irlandesa Patricia Gibney y su inspectora Lottie Parker. La novela está estructurada en base a los días de la investigación y está salpicada de recuerdos de lo que pasaba en Kosovo en el año 1999. El primero de ellos, el que sirve como prólogo, es durísimo, tremendo. A lo largo de esta narración nos volvemos a encontrar con escenas duras, como es esta historia. Todo comienza cuando un lunes por la mañana un obrero encuentra el cuerpo sin vida de una mujer embarazada. Parker y su equipo se ponen a trabajar. El mismo obrero descubre otro cadáver. Nuestra sabuesa protagonista tiene problemas familiares. Tiene ante si un auténtico puzle, la guerra de Kosovo en la que participó Adam su ex marido, el tráfico de drogas y el tráfico de personas y órganos. Además, asoma el acoso en las redes sociales. Es una carrera contra reloj de los detectives para conseguir que no haya más víctimas. Lo dicho, para mí una lectura muy recomendable, eso sí, advirtiendo que es una novela negra dura y sin contemplaciones.

Estamos a la espera de la publicación de El secreto perdido, LIBRO 3 DE LA INSPECTORA LOTTIE PARKER, de la que nos hemos hecho unos auténticos fans.

Misión de paz en Kosovo (1999)

 

Universidad para asesinos

El comisario Jaritos es el protagonista de la novela Universidad para asesinos (2018), del escritor turco afincado en Grecia Petros Márkaris. Es la onceava entrega de esta saga.

El comisario Kostas Jaritos ha estado de vacaciones con su mujer Adrianí en el Épiro, la región norte de Grecia de donde son originarios. Kostas vive en la calle Aristokleus de Atenas. Consulta su inseparable Dimitrakos. Sigue conduciendo su Seat y desayunando su café con leche con croissant en cuanto llega a la comisaría. La achicoria silvestre es una de sus debilidades culinarias, así como los tomates rellenos que prepara su mujer. De vez en cuando cenan en familia, con su hija Katerina y su marido Fanis;  Maña, que trabaja en el mismo bufete de abogados que Katerina y Uli su novio alemán; y Lambros Zisis, comunista perseguido hace mucho tiempo por Jaritos y que ahora es uno más de la familia. Nuestro sabueso protagonista sigue criticando y sufriendo el tráfico de Atenas.

Otros personajes:

Guikas es el director de la policía. Está a punto de jubilarse. Ahora solo piensa en dedicarse a pescar. Stela es la secretaria Guikas, que está deprimida ya que no sabe dónde la mandarán ahora que se jubila su jefe. Ha encendido una vela a la virgen para que no le toque un mal destino.

Dermitzakis es el agente más veterano del grupo. Velidis es de Delitos Informáticos. Zonarás, de Asuntos Internos. Kula se ocupa de Internet.

Zanasis Askalidis viene de Narcóticos, es el más joven, carece de experiencia.

Fotis Dervísoglu, de Asuntos Internos. Stavrópulos es forense.

Karmbetsos, recién nombrado jefe Brigada Antiterrorista.

Pródomos Kapsidis, actual subcomandante. Un hombre de perfil bajo aunque eficiente y colaborador. Procede del Departamento de Inmigración.

Dimitriu es un agente de Identificación. Y Areti Sterguív, la nueva periodista, según Jaritos, la nueva tocapelotas.

Comentario:

Me ha gustado mucho esta Universidad para asesinos. Es ya la undécima entrega de la sociedad Márkaris-Jaritos. En esta ocasión nuestro comisario, a la vuelta de unos días de vacaciones, tiene que llevar acabo una complicada y académica investigación. Ha sido asesinado un antiguo profesor universitario, ahora ministro del gobierno griego, con una tarta envenenada. Muchos sospechosos, entre profesores, alumnos, personal administrativo… Parece que se descarta un atentado terrorista. Aparece otro docente muerto, que puede que no sea el último ¿Una venganza contra los profesores universitarios que lo dejan para meterse en política, y que luego vuelven a dar clases con sus bolsillos más llenos? Es una narración no exenta humor, sobre todo cuando aparece Adrianí, la esposa de Jaritos. El desenlace es excelente y reconozco que fue una sorpresa para mí. Tiene dos fotografías muy chulas en la portada y la contraportada de la edición española. Muy recomendable.

Jaritos for ever

Recomendaciones literarias

No estás sola

descargaLa subinspectora de policía Karin Jacobson es la principal protagonista de la novela No estás sola (2013), de la autora sueca Mari Jungstedt.

Karin es subinspectora en la comisaría de Visby, en  la isla de Gotland. Tiene 46 años. Tuvo una hija a los quince años, después de ser violada por su instructor de equitación. La puso de nombre Hanna y, siguiendo el consejo de sus padres, la dió en adopción. Hace poco se ha reencontrado con ella. Karin convive con una cacatúa. Su taza de café lleva el escudo del AIK de Estocolmo. Le gustan las ensaladas de gambas. Está empezando una relación amorosa con su comisario Knutas.

Otros personajes:

Anders Knutas es comisario, en anteriores novelas el protagonista de las investigaciones. Es alto y de hombros anchos, tiene arrugas y, sin embargo, luce buen aspecto y conserva un pelo grueso y brillante con algunas canas. Ahora está de baja con una fuerte depresión, debido a que se ha divorciado de Line . Toma antidepresivos y somníferos. Sus hijos Petra y Nils están estudiando en Estocolomo y su ex mujer ha vuelto a Dinamarca. A Knutas le gusta desayunar tortitas con sirope de arce. Fuma en pipa. Pasa varios días en una cabaña de verano en Lickershamn, descansando, cortando el césped y paseando.

Thomas Wittberg es inspector en el grupo de Karin. De cabellera rubia y rizada, despeinada y recogida con una goma. Tiene 36 años y está soltero, es el Casanova de la comisaría.

Erik Sohlman es técnico forense. Viste vaqueros y una camisa arrugada. De pelo rojizo, carácter difícil, muy competente en su trabajo.

Lars Norrby es el portavoz de prensa de la policía de Visby. Tiene la piel reseca, siempre elegante, con traje y corbata.

Birger Smittenberg es fiscal.Mari_Jungstedt_sv.webm

Martin Kihlgard es del Cuerpo Nacional de Policía. Amigo de Karin. Es homosexual, lleva muchos años saliendo con un joven francés más joven que él. Apuesto y corpulento. Le gusta mucho la comida. Con nuestra sabuesa protagonista va al restaurante Lindgarden y pide una bandeja con diferentes tipos de arenques, de primero, y de segundo un filete de cordero. Le gustan mucho los bollos de canela.

Me ha gustado, sin más, esta novela No estás sola. Es la decimoprimera entrega de la llamada “La serie de Gotland”. Eso sí, en esta ocasión la protagonista es la subinspectora Karin Jacobson, en lugar del comisario Knutas, que fue el protagonista indiscutible de las anteriores novelas. Estamos ante la investigación de la desaparición de una niña pequeña, con otro par de historias que podrían tener algo que ver. Es una narración tranquila, para mi gusto le falta tensión. Jacobson tiene un perfil un poco desdibujado, le falta empaque. Es una buena historia, pero le falta envoltorio, va muy rápida y directa, con un final que te deja … Lo dicho, lectura recomendable sobre todo para amantes de la novela nórdica tranquila, nada que ver con Nesbo.

Las once novelas de La serie de Gotland son:

Nadie lo ha visto (2003)

Nadie lo ha oído (2004)

Nadie lo conoce (2005)

El arte del asesino (2006)

Un inquietante amanecer (2007)

La falsa sonrisa (2008)

Doble silencio (2009)

Un juego peligroso (2010)

La cuarta víctima (2011)

El último acto (2012)

No estás sola (2013)

Y todavía sin publicar en nuestro país, Den man älskar (2014) y Det andra ansiktet (2016)