WALLANDER

Kurt Wallander es el detective protagonista de 11 novelas negras escritas por el autor sueco Henning Mankell.
Asesinos sin rostro (1991), Los perros de Riga (1992), La leona blanca (1993), El hombre sonriente (1994), La falsa pista (1995), La quinta mujer (1996), Pisando los talones (1997), Cortafuegos (1998), La pirámide (1999), Antes de que hiele (2002) y El hombre inquieto (2009). Página de las ediciones en castellano de Mankell.
Wallander, al principio de esta saga, vive en la calle Mariagatan, en la ciudad de Ystad, Escania (Suecia). En la última entrega se traslada a vivir al campo, una vieja aspiración, concretamente a Löderup, a una casa rural que lleva por nombre Cumbre Negra. De joven, cuando era policia uniformado, patrullaba en las calles de Malmö, su ciudad natal. Está divorciado. Conduce un Peugeot. Amante de la ópera, escucha, en casa y en el coche, a Maria Callas, el Dies Irae, la obertura Fidelio, Aida o Las Bodas de Fígaro. No le gusta el fútbol (pasa de los partidos del Mundial 94, donde jugaba Suecia). Come comida basura. Tiene épocas que bebe como un cosaco. Sufre estrés y padece diabetes.

Otros polis que le acompañan en las investigaciones son: Rydberg, su maestro, muere de un cáncer, le echa mucho de menos; Martinsson, joven policía, afiliado al Partido Liberal; Hanson, siempre con apuestas de caballos encima de la mesa; Mörth y Sven Nyderg forenses; Ebba, telefonista con más de 30 años de servicio; Svedberg, muy minucioso, es asesinado; Ann-Britt Höglund, primera mujer en su equipo, excelente poli, se lleva muy bien con Kurt desde el principio; el primer jefe de Wallander, Björk, y cuando se jubila éste, Lisa Holgersson; el fiscal Per Akeson; y en la parte final, la policía Kristina Magnuson, muy buena policía, según nuestro detective, y a la que le gusta mirarle el culo.
Extraordinarias reuniones de Wallander con sus detectives, a primera hora de la mañana o cuando cae la tarde, poniendo sobre la mesa cómo va el caso, las pistas encontradas, las tareas para el resto del día ……… Estas asambleas son, para mí,  de los mejores momentos que hay en estas novelas.
Otros personajes, su padre, que no para de pintar cuadros con urogallo incluido. Se casa con la mujer que lo cuida, Gertrud; Linda, su hija, con 19 años en la primera novela y 36 en la última, casada con Hans von Enke, agente financiero. Tienen una hija, Klara. Su ex, Mona; su hermana Kristina; Baiba Liepa, viuda de un policía letón y amor de Wallander durante 4 años; y un amigo, Sten Widen, que quería ser cantante de ópera y ahora lleva una cuadra de caballos para la hípica.

La saga de las novelas con el detective Kurt Wallander a la cabeza  ha llegado a su fin. Parece ser esa la decisión de su autor, Mankell. Es una auténtica pena. Algunos le echamos ya mucho de menos, nos habiamos acostumbrado a su presencia. Era una gozada cada Wallander que salía. Pero bueno, la esperanza es lo último que se pierde.
Último parrafo de la última novela “El hombre inquieto” :

     La sombra se había acentuado. Y muy despacio, Kurt Wallander fue desapareciendo en una oscuridad que, unos años después, lo sumió en ese universo de vacío que llamamos Alzheimer. Y después, nada. El relato de Kurt Wallander termina ahí, irrevocablemente. Los años que le queden por vivir, diez o quizás algunos más, le pertenecen a él, a él y a Linda, a él y a Klara. Y a nadie más.

Hennig Mankell, nació en Estocolmo, Suecia, en 1948. Divide su tiempo entre Suecia y Mozambique, donde dirige el Teatro Nacional Avenida de Maputo. Autor de numerosas obras de ficción y uno de los drmaturgos más populares de su pais, es conocido en todo el mundo por esta serie de novelas policiacas, las protagonizadas por el inspector Wallander, traducidas a treinta y siete idiomas, aclamadas por el público, merecedoras de numerosos galardones y adaptadas al cine y la televisión (entre otros por el actor Kenneth Branagh).
Anuncios