NORMA FORESTER

La mossa d´Escuadre subinspectora Norma Forester, es la principal protagonista de la novela “Negras Tormentas” (2011), de la autora Teresa Solana.

Norma tiene 38 años, casada, es antropóloga, estuvo 3 años en la Brigada de Estupefacientes, tiene un gato, Hamlet, conduce un Volkswagen escarabajo, le gusta cenar con un buen Rioja.

Familiares: Su marido es el doctor Octaví Claramunt, tiene 48 años y una vieja moto Guzzi California 1000. Guillem, homosexual, hermano menor de Octavi y ex novio de Norma, tuvieron una hija. Isabel es la madre de Octavi y Guillem.  Robert es la actual pareja de Guillem. Violeta de 18 años es la hija de Norma y Guillem, dice que es anarquista, vive en Gracia con un grupo de okupas. Mimí, ex hippy, es la madre de Norma y Senta, su abuela. La tia Margarida es monja clarisa, pero le gusta mucho el cava y el aguardiente, y es una crack en informática. El abuelo de Norma fue un anarquista fusilado en el 39. El himno “La varsoviana” está muy presente a lo largo de toda la novela.

Otros personajes: El sargento Gabriel Alonso, compañero de Norma en la Brigada, de 32 años y cara de buen chico. Su metro noventa de altura y su cuerpo proporcionado y musculoso hacían que las féminas invariablemente se giraran para mirarlo, en el trabajo era impulsivo y un poco chuleta, pero también imaginativo, competente y leal. Conduce un Hyundai tuneado. El inspector Bernat Roca, jefe de homicidios, separado y con aspecto dejado, es el mentor de Norma. El subinspector Agustí Carrasco. El comisario Josep María Nebot. La intendente Mistral. El jefe de policia cientifica Francesc Permanyer. El juez Oscar Gallardo, un hombre en la cincuentena con fama de ser un jurista tan quisquilloso y machista como petulante y ambicioso, célebre por la inquina que les tenía a los mossos. Roure, el Director General de Policía. La consellera Roig. La cabo Rojas. Rita Soler abogada. Y David Subirana, egiptólogo y amante de Norma.

“Negras Tormentas” es una novela entretenida, a la que quizás le falte un poco de chicha. La narración se centra más en la insólita familia de nuestra subinspectora que en la investigación de los asesinatos, que se resuelven de una forma un tanto acelerada casí en un abrir y cerrar de ojos. Esperamos la siguiente entrega para ver si la trama adquiere un poco más de enjundia y cómo van desarrollándose los distintos y variopintos personajes.

Teresa Solana nace en Barcelona en 1962. Es licenciada en Filosofía por la Universidad de Barcelona donde también estudió Filología Clásica. Su labor profesional se ha centrado durante mucho tiempo en el campo de la traducción, del francés y del inglés, y ha dirigido durante una temporada la Casa del Traductor de Tarazona. Dos novelas anteriores, “Un crimen perfecto” y “Atajo al paraiso”; y una colección de cuentos tuvieron mucho éxito. Su obra ya ha sido traducida a varios idiomas.  La propia autora ha declarado que piensa seguir esta serie de novela negra con Norma Forester y algún personaje más de esta primera novela. Nos alegramos.

Anuncios