CRISTINA MOLEN

La inspectora de la Brigada Criminal de Amsterdam Cristina Molen es la protagonista de dos novelas negras, “El último Cliente”(2009) y “El hombre del Cairo”(2010), del autor gallego Jacinto Rey.

La Molen tiene 40 años. Observa su silueta en el espejo de su habitación, tiene la piel muy pálida, el rostro moteado de pecas y un cuello largo, marfileño. En los últimos meses ha engordado varios kilos, pero su aspecto sigue recordando a Kim Novak en la película Vértigo. A pesar del dinero que se gasta en cremas hidratantes y potingues antiarrugas, alrededor de sus ojos empiezan a perfilarse unos surcos profundos. Su pelo rubio, que había sido la envidia de sus amigas en la adolescencia, empieza a adquirir una tonalidad pajiza, como la de una prenda desteñida. Para una mirada normal, el cuerpo de Cristina ofrece un aspecto saludable y voluptuoso, el de una mujer que disfruta de la comida y no se ha dejado malograr por la cirugía estética. Duerme con antifaz y los calcetines de lana puestos. Lleva 15 años en la Brigada Criminal y de Homicidios. Porta una pistola P5 de nueve milimetros. En la comisaría tiene fama de hosca e independiente. Por Amsterdam se mueve en bicicleta, tiene varias en su trastero, su favorita es una Omafiets. Hace la compra en la cadena de supermercados Dirk van den Broek. Le gusta comer sandwiches de arenques. Y saborear un stroopwafel recién hecho y dejar que el caramelo le resbale por la barbilla. Es una cinéfila empedernida, continuamente está recordando a George Raft, su actor favorito, o a James Cagney, Glen Ford, Orson Welles, Greta Garbo, o al director Fritz Lang. El canal de Leliegracht es uno de sus rincones favoritos. Vive con su perro Stitch, al que le gusta escuchar música de Beethoven. Su padre está ingresado en una clínica con  alzheimer.

Otros personajes: Su jefe el commissaris Van Sisk, se lleva bien con Cristina, pintor aficionado en los ratos libres. Lisa, secretaria del comisario, cada vez más amiga de la Molen, tiene un brazo impedido por la poliomielitis, excelente investigadora, con agudo sentido del humor y problemas con el alcohol. Rils y Boer, otros detectives. Y el doctor Gerrit Blecker, forense. Divorciado. Tiene un hijo, Caspar, de 19 años. Conduce un Mercedes 250 SL descapotable. Vive en La Haya. Mantiene una relación muy sui generis con nuestra inspectora Molen.

Dos interesantes novelas negras con dos largas y dificiles investigaciones, transcurren entre Amsterdan y El Cairo. Asesinatos con el transfondo de la prostitución o del tráfico de órganos humanos. Amor y desamor. Soledad o independencia. Miserias y valores humanos. La tremenda lucha por la justicia, contra el crimen pasional y el crimen organizado. Esperamos la tercera novela de esta interesante saga.

Jacinto Rey nació en Vigo en el año 1972. Estudió la carrera de Ciencias Económicas entre España e Inglaterra. Ha trabajado en diversas empresas multinacionales en Alemania y Suiza. Su primera novela, publicada en el 2007, “El Cirujano de las Indias”, mostraba la cara y la cruz de la colonización española en América del Sur. Políglota y viajero impenitente, en la actualidad reside en Francia.

Anuncios