KASDAN Y VOLOKINE

El comandante retirado Lionel Kasdan y el joven capitan Cédric Volokine son los protagonistas de la novela “El orígen del mal” (2008), del autor francés Jean-Christophe Grangé.

Kasdan es de orígen armenio, tiene 63 años, comandante de policía retirado, antiguo inspector de la Brigada Criminal. Viste un chaquetón color arena, el pelo gris cortado al cepillo, pañuelo beduino enrollado alrededor del cuello. Vive en la rue Saint-Ambroise y el boulevard Voltaire. Pasea por el bosque de Vincennes. Va al cine en el Barrio Latino o a la filmoteca en Bercy. Se toma un comprimido de Dekapote 500 mg. y una tableta de Seroplex 10 mg. para mantener un ideal estado anímico. Se prepara un café, al viejo estilo, molido, filtro, gota a gota. Come pahlavas, crepes rellenos de miel y nueces. Conduce un Volvo familiar. Y entre otras armas maneja una Sig Sauer 9 mm. Parabellum. Su librería preferida es L´Harnattan, en el nº 16 de la rue des Écoles. Subraya con un Stabilo. Viudo de su mujer Naville, tiene un hijo David, del que desconoce su paradero.

Volokine es capitán de la BMP Brigada de Protección de Menores. Joven, sucio, sin afeitar, bastante guapo, parece un músico de rock, toca en un órgano de iglesia el “Light my fire“, de The Doors. Yonqui, trata de desengancharse del caballo, sufre síndrome de abstinencía: sudores frios y piel de gallina. Licenciado en derecho y en filosofía. Un cerebrin. El número uno en tiro al blanco. Es huérfano, ha pasado por orfelinatos, centros de acogida, institutos religiosos. Le gusta Neil Young. Utiliza una libreta Rhodia. Come hamburguesas a mogollón, nuggets, patatas fritas, ketchup, helado con caramelo y Coca Cola Zero.

Otros personajes: Eric Vernoux, capitán de la D.P.J., de 35 años, lleva una cazadora bomboer color verde brillante, con unas cejas negras como el carbón y anillo de sello en un dedo de su mano. Hugnes Puyferrat, de la policía científica. Ricardo Méndez, forense del I.M.F, originario de Cuba, achaparrado y arrugado, lleva un impermeable gris, su rostro tenía el color de un puro, su pelo el de la ceniza y siempre con una vieja cartera bajo el brazo. Dominique Leconte, directora del Instituo Médico Forense. La doctora France Audusson, otorrino del hospital Trousseau, unos 50 años. Y Marchélier, jefe de grupo de la Criminal, bueno, arribista, en la jefatura le llaman “Trampolin”, taimado, sigiloso, de los que hacen el amor a su mujer sin despertarla.

“El origen del mal” es un auténtico ladrillo en cuanto a su tamaño y longitud, ¡552 páginas! Lo esencial de esta novela es el cóctel explosivo que forman nuestros dos sabuesos protagonistas, viejo y joven, retirado y yonqui, una especie de rambos intelectuales, si es que es posible esa mezcla. Nos encontramos algunas páginas muy duras que hablan de las torturas de los médicos nazis que apoyan las dictaduras de Pinochet o Videla. Una novela negra y de acción que me ha gustado, aunque puede hacerse un pelin larga.

Mi objetivo es explicar por qué la especie humana es la única especie cruel consigo misma, la única que encuentra placer en el mal” Jean-Christophe Grangé.

Jean-Christophe Grangé nace el 15 de julio de 1961 en Paris. Licenciado en Letras, periodista y reportero para diversos medios como Paris Macht, National Geographic o The Sunday Times. Ha recibido los premios Reuter y World-Express. Su primera novela, “Los ríos de color púrpura”(1994) tuvo mucho éxito y fue objeto de una exitosa adaptación cinematográfica. Le siguieron otros títulos de muy buena acogida por el público como “El imperio de los lobos”(2004), “La línea negra”(2005) o “Esclavos en la oscuridad”(2009), con diferentes investigadores como protagonistas. Más adelante volveremos con Jean-Christophe Grangé, el gran maestro del thriller francés.

Anuncios