ÁGATA BLANC

La detective privada Ágata Blanc es la protagonista de la novela “El beso de la sirena negra”(2009), del autor zamorano Jesús Ferrero.

Ágata es detective, tiene doble nacionalidad, su padre es francés. Tiene alquilado un estudio de dos piezas en el inmueble más modesto de la rue Cassini, viste un traje de lino, toma café en el bistró “La Tartire” de la rue de Rivoli, aunque también le gusta el té. Sólo fuma puros muy de vez en cuando. Cena ostras en la “Closerie des Lilas”. Visita y compra un libro en la librería Shakespeare & Company. Utiliza un alias, “Gertrude”.

Otros personajes: Alizé, a quien nuestra Ágata tiene que localizar por encargo de su madre. Es médico, se ha marchado -o huido- a Paris después de unas práctricas muy extrañas con sus pacientes. Le gusta Marcel Proust, escucha a Beethoven, en concreto la Sonata nº 9 en la mayor, opus 47, la Kreutzer, compra el libro “Agonie” of Lewis Carroll, viste un sujetador lila y negro, por la noches trabaja en un club de sadomasoquismo y dominación. También aparece Lucía Valmorant, la madre de Alize, una mujer de unos cincuenta años, de cabellera lustrosa y ojos azules, viste un vestido blanco y plisado y zapatos de tacón. Adriano es el padre de Alizé. Y Amadeo, amigo de Ágata, que sigue manteniendo un aspecto intermedio entre el noble arruinado, el mercenario sin ejército y el pirata sin barco. Es moreno, enjuto, delgado y largo, miope como los lectores compulsivos, y sus cabellos, cada vez más canos, eran largos y encrespados.

“El beso de la sirena negra” me ha parecido sobre todo una narración morbosa e intrigante, con unas cuantas gotas de novela negra, pero pocas. Me parece que se adentra más en la mente y comportamiento  de un personaje, inteligente y que quiere, o le gusta, cruzar la frontera de lo prohibido, al que le aburre lo cotidiano y busca algo más, aunque en sus andanzas se lleva por delante a personas, y sus sentimientos, normales según lo establecido en nuestra sociedad. Novelita de ciento sesenta páginas, digo novelita después de los tochos de más de seiscientas páginas que estoy acostumbrado a meterme, que ahonda en el lado oscuro que todos escondemos, con alguna dosis de noir, y Paris al fondo.

Jesús Ferrero nace en Zamora el 30 de diciembre de 1952. Pasa su infancia y adolescencia en el País Vasco y a los 18 años se traslada a París, donde cursó estudios universitarios en Vicennes y en la Escuela de Altos Estudios. Gana el premio Ciudad de Barcelona en 1982 con la novela “Bélver Yin”. En 1986, junto al cineasta Pedro Almodovar, escribe el guión de la película “Matador”. Ha publicado varios libros de poesía, “Rio Amarillo”(1986), “Negro sol”(1987) o “Las noches rojas”(2003). Su último libro publicado es “El hijo de Brian Jones” en este mismo año 2012.

Anuncios