NAYIR AL-SHARQUI

El guía del desierto Nayir al-Sharqui es el principal protagonista de la novela “Buscando a Nouf” (2008), de la autora estadounidense Zoë Ferraris.

Nayir es guía del desierto en Arabia Saudí. Había pasado veranos enteros trabajando en excavaciones arqueológicas para europeos ricos que buscaban la tumba de Abraham; o bien los restos del oro que los judíos habían transportado desde Egipto. Pese a no serlo de nacimiento, se sentía tan beduino como el que más. Pero Nayir es palestino, otro más en el exilio. Conduce un viejo y oxidado Jeep. También le gusta el mar, tiene un pequeño barco. Reza cinco veces al día. Una vez al año peregrina a la Meca. Paga el zakat. Desayuna café y huevos en un quiosco de la calle; y almuerza un shawarma.

Otros personajes: Katya Hijazi tiene 28 años y es técnico de laboratorio. Es la novia de Othman, muy amigo de Nayir. Katya ha estudiado astronomía y biología molecular en la Universidad King Abdul-Aziz. Su padre es Abu, su madre murió de cáncer. Su chófer es Ahmad Othman, el referido amigo de Nayir, que le encarga a éste investigar la desaparición de su hermanastra Nouf. Conduce un Porsche plateado. Al igual que su amigo, ama el desierto, pero ¿qué oculta Othman? Suleiman Suhail es detective privado, de aspecto seco y enjuto. Mutlaq es otro amigo de Nayir, extraordinario interpretador de huellas en el desierto, imponente, alto y de espaldas anchas. Suele llevar un par pinzas en el coche para sacarse algún pelo fuera de lugar cuando se detiene en los semáforos. Saluda con el tradicional beso en la nariz, el único gesto beduino que Nayir nunca se había atrevido a imitar. También aparece Samir, que es tio de Nayir. Y Majid, que es vecino de muelle.

“Buscando a Nouf” es una novela muy interesante. Entre otras cosas, por lo diferente de su localización. No es una novela negra nórdica, ni americana, ni siquiera ambientada en Barcelona. Es en plena Arabia Saudí, con sus tradiciones, la diferencia entre hombres y mujeres, el burka, la religión, el desierto … Pero sí es igual en cuanto a que hay un asesinato, una investigación, pistas y un desenlace. Con verdadera fuerza narrativa, la autora abre una ventana al mundo árabe, a sus costumbres, y al mismo tiempo nos muestra una historia familiar muy intrigante.

Zoë Ferraris nació en San Francisco en el año 1970. Casada con un hombre de Arabia Saudita, vivió en la ciudad de Jeddah. Volvió a Estados Unidos. Además de “Buscando a Nouf”, ha escrito “Ciudad de velos”(2010) y “Reino de los extraños”(2012).  Ha recibido importante premios como Los Angeles Times Book Award First Fiction, y sus libros se han traducido a más de veinte idiomas.

Anuncios