BORDELLI

 El comisario de policía Bordelli es el protagonista de cinco novelas, “El comisario Bordelli” (2002), “Un asunto sucio” (2003), “El recién llegado” (2004), “Muerte en Florencia” (2009) y “La fuerza del destino” (2011), del escritor fiorentino Marco Vichi.

Franco Bordelli es comisario de policía en la ciudad de Florencia. El inicio de esta serie de novelas se remonta al verano de 1963. Bordelli tiene 53 años. Fuma mucho, aunque quiere ir rebajando el número de cigarrillos diario. Conduce un Volkswagen Escarabajo. Está leyendo un libro de Beppe Fenoglio y también lee, por las noches antes de dormir, a Herodoto. Recuerda constantemente escenas de la guerra en la que combatió contra los germanos. Echa de menos tener una pareja estable, dice que las mujeres siempre le duran muy poco. Escucha a Tony Dallara y bebe aguardiente. En cierta ocasión se mete en un cine para ver “El bueno, el feo y el malo“. Si se le acaba el tabaco, saborea pastillas de regaliz Tabu. Siempre que puede come en el restaurante “Da Cesare”, que es de su amigo Totó, el cocinero más bajo de Europa, que le prepara en invierno un delicioso jabalí; y en verano una panzanella o un bacalao a la livornesa, sin dejar a un lado pappardelle a la liebre, con un vino fuerte. En casa se prepara un plato de macarrones con mantequilla, parmesano y mucha pimienta. Hay quien compara a Bordelli con el Carvalho de Vázquez Montalbán, supongo que será por ésto de la gastronomía.

Otros personajes: Piras es un policía muy joven de origen sardo, concretamente de Bonarcado, con un rostro bello y huesudo, dos ojos negros intensos, bajo pero bien formado. Se ha convertido en la mano derecha de Bordelli. Ha sido gravemente herido en una pierna, todavía cojea un poco. Rosa es una vieja ex-prostituta, muy amiga de nuestro comisario, al que de vez en cuando le da masajes para desestresarle. Ennio Bottarini “Botta”, otro amigo, ladrón y timador. Ha enseñado a Bordelli a abrir todo tipo de cerraduras. Es un cocinero fantástico, y también le gusta salir al monte a recoger setas. Dice que él no roba, que se encarga de la redistribución de la riqueza. Diotivide es médico forense, con sus cabellos blancos en punta y con un andar joven, a pesar de sus más de setenta años, le quieren jubilar contra su voluntad. Totó es el cocinero más bajo de Europa, apenas llega al metro cincuenta. En su restaurante “Da Cesare” prepara todo tipo de ricos platos, que no duda en engullir nuestro comisario. Y por último Mugnai, agente encargado de la garita de la comisaria, al que le gusta hacer crucigramas, y que tiene andares de foca.

He leído dos de estas cinco novelas, “El comisario Bordelli” y “Muerte en Florencia” y la verdad es que me han parecido interesantes, quizás en algún momento demasiado tranquilas para ser novela negra. Además de lo que es la investigación de un asesinato, la narración a veces se pierde en acontecimientos que nada tienen que ver con la novela negra. Por ejemplo, en “Muerte en Florencia” narra una inundación que padece la ciudad durante casi cien páginas. También merecen ser destacados los personajes secundarios que rodean a Bordelli. Por ejemplo Botta, Totó, Piras, Diotivede o Rosa, todos ellos muy logrados. Y por último comentar lo triste y mal que me dejó “Muerte en Florencia”. Espero que en la siguiente entrega nuestro sabueso Franco Bordelli pueda resarcirse ante los poderes fácticos que le han amargado la existencia.

Marco Vichi nace en Florencia, Italia, en 1957. Es autor de relatos, obras de teatro y novelas. Imparte talleres de escritura en varias ciudades italianas y es profesor en la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad de Florencia. En el año 2004 gana el premio Fedelli y en el 2009 el Premio Giorgio Scerbanenco-La Stampa.  

Anuncios

4 comentarios en “BORDELLI

  1. Interrobang, el comisario Bordelli es de Florencia, no de Venecia, me equivoque y ya lo he rectificado. ¿Tus amistades se podrían referir a Giorgio Bufalini del autor Oswaldo Soriano?

    Me gusta

  2. Curiosamente ayer en una cena amable alguien me hablaba de un comisario y venecia y yo solo podía recordar a Brunetti y ahora gracias a ti ya se que se refería a Bordelli. Apuntado queda y tendré en cuenta tus advertencias y la de Rebeca. Gracias!!

    Me gusta

  3. Pues quédate tranquilo porque en “La fuerza del destino” se resarce y bien, te la recomiendo para que se te quite el mal trago. A mí también me llamó la atención lo tranquila que era la novela para ser policiaca, las referencias a la inundación, sus recuerdos, el día a día plantando tomates en el huerto… En fin, un costumbrismo que no es muy habitual en el género (aunque los hay, sobre todo en escritores mediterráneos), y pese a todo, disfruté mucho la novela porque este hombre escribe muy bien. Saludos.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.