Betibú

Una escritora, Nurit Iscar, es la principal protagonista de la novela “Betibú” (2010), de la autora argentina Claudia Piñeiro.

Nurit, “Betibú” para algunos, tiene 54 años, está divorciada, tiene dos hijos varones, Rodrigo y Juan. Ha sido una extraordinaria escritora de novela negra, le llegaron a llamar “la dama negra del crimen en Argentina”. Después, y por diferentes motivos,  pasó a escribir una novela rosa, de amor, que fue un rotundo fracaso y que recibió todo tipo de críticas. Ahora escribe libros por encargo, una especie de biografías de personas con mucho dinero que te cuentan su vida y  tú le escribes un libro. Nurit se reúne a comer el tercer domingo de cada mes con dos amigas: Carmen Terrada, que es profesora de lengua y literatura en el secundario desde hace más de treinta años; y Paula Sibona de cincuenta y seis años, que es actriz en paro. A veces se les une, aunque a las demás no les hace mucha gracia, Viviana Mansini muy envidiosa, criticona, a veces parece una auténtica víbora, y que tiene unas exuberantes tetas. Nurit cocina bifes con ensalada o fideos con crema. Cuando tiene más invitados pide empanadas y pizzas. De merienda suele comer tostadas con mermelada baja en calorías y queso crema. Lee a todas horas, incluso cuando va paseando. En estos momentos está con “Memento Mori“, de Muriel Spark. Viste bombachas, ropa interior, de Maidenform. Si había un lugar en la vida de Nurit donde el desorden reinaba era en su bolso o cartera: tickets del supermercado, tres paquetes de pañuelos de papel empezados, más algunos pañuelos sueltos, tampones -porque aunque su menstruación había empezado a ser irregular desde que cumplió cuarenta y ocho años, no terminaba de abandonarla-, dos lápices labiales, tres lapiceras de la que sólo funcionaba una, las llaves del departamento, un cepillo de dientes, una pinza de depilar, un alicate, la factura de la luz que vencía la semana siguiente, un libro, su agenda, el celular, un par de medias de seda por si se corrían las que llevaba puestas ….

Otros personajes: Jaime Brena es periodista, antiguo jefe de la sección Policiales, ahora en Sociedad, en “El Tribuno”. Divorciado de Irina. Calza mocasines de suela. Fuma cigarros Virginia Super Slims y, para relajarse antes de dormir, un porrito de marihuana. En casa se come tres empanadas de carne que compró en la rotisería de la esquina. Invita a cenar en un restaurante a Nurit un auténtico puchero con chorizo colorado, garbanzos y caracú, regado con cabernet sauvignon. El “pibe” de Policiales, el sustituto de Brena, siempre navegando por Internet, “googleando” y sin parar de hacer fotos con su Blackberry. Le gusta el grupo Coldplay, y es seguidor del Estudiantes de la Plata. Junto con Brena y Nurit conforman el trío investigador de esta narración. Lorenzo Rinaldi es el director del periódico que, a pesar de estar casado, mantuvo una relación con Nurit. Aunque es buen periodista es muy engreído. Karina es otra periodista de “El Tribuno”, trabaja en la mesa de lado de Jaime Brena, se llevan muy bien, salen a fumar juntos. En casa se ducha escuchando “Carmina Burana” a todo volumen. Llora mucho. Y guarda un gran secreto. Y por último el comisario Venturini, enigmático, morocho con bigotes, lleva un pañuelo de seda con motivo búlgaro.

Me ha gustado mucho esta “Betibú” de Claudia Piñeiro. Se lee fácil a pesar de que tiene su miga. Está escrita, puede decirse, de corrido. Párrafos que ocupan varias páginas, y conversaciones seguidas y mezcladas con ideas o descripciones. Muy buenos personajes, una trama interesante que poco a poco va adquiriendo contenido y ritmo, todo ello trufado de crítica social, con las diferentes formas de ver el periodismo, y con un final que me ha dejado un poco perplejo y preguntándome si existen de verdad estas empresas contratadas para matar personas fingiendo lo que parece ser un accidente o una terrible casualidad. Muy recomendable.

Claudia Piñeiro nace en Burzaco, en la zona sur del Gran Buenos Aires, Argentina, en el año 1960. Estudia en la Universidad de Buenos Aires. Durante varios años fue contable o contadora, como se dice en su país. Ahora, además de escritora, es dramaturga, guionista de televisión y colabora en distintos medios gráficos. Ha recibido varios premios, como por ejemplo con “El secreto de las rubias” Finalista del Premio Sonrisa Vertical en el 1991, el Premio Clarin de Novela Negra 2005 por “Las viudas de los jueves”, novela posteriormente llevada al cine, o el premio Sor Juana Inés de la Cruz 2010 por “Las grietas de Jara” . Destacar también su novela “Un ladrón entre nosotros”, de literatura juvenil. Su obra de teatro “Cuánto vale una heladera” fue estrenada en el marco del ciclo Teatro por la Identidad 2004 y publicada por el Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología.

Anuncios

5 comentarios en “Betibú

  1. Anarquía, gracias por el comentario. No sé si doy demasiados datos, de cualquier manera espero que no por eso alguien deje de leer esta estupenda novela. Saludos.

    Me gusta

  2. Conocía a Claudia Piñeiro leyendo “Tuya” y me encantó su sentido del humor… y del drama. Os recomiendo esa historia. “Betibú” también me gustó mucho. ¡Hay que ver cómo retrata la autora a sus personajes: es como si los estuviéramos viendo!
    Me alegro de que te gustara, Julio, aunque creo que no tenías que haber comentado el final del libro: no lo destripas, pero das demasiados datos, ¿no?

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.