La novia vestía de negro

El detective Lew Wanger es el encargado de investigar una serie de extraños asesinatos cometidos por una bella y enigmática mujer en la novela “La novia vestía de negro” (1940), del escritor neoyorquino Cornell Woolrich.

Novela negra pura y dura. Esta narración me ha parecido un auténtico policial a la antigua usanza, en el que se va al grano y punto. Apenas sabemos nada del detective Wanger, si es alto o bajo, guapo o feo, qué come, cómo se viste… Además de Wanger aparece mencionado otro policía, Cleary, y una mujer policía, Mc Govern, que por lo menos sabemos que es madura y corpulenta.

Nos encontramos ante una investigación que dura años y que culmina con un final sorpresivo. A veces las cosas no son como parecen. Como pone en la contraportada del libro, nos encontramos con un historia a medio camino entre el suspense y el terror gótico, que te mantiene en vilo prácticamente hasta el final de sus páginas.

Cornell Woolrich (Nueva York, 1903-1968) fue un importante novelista y guionista. Doctor en Periodismo por la Universidad de Columbia, trabajó para la industria cinematográfica de Hollywood hasta la llegada de la Gran Depresión, en que tuvo que escribir para revistas y novelas por encargo para ganarse la vida. Llegó a utilizar seudónimos como William Irish y George Hopley. Otros títulos de este autor son “La dama fantasma” (1942), “La noche tiene mil ojos” (1945) o “Me casé con un muerto” (1948) . “La novia vestía de negro” fue llevada a la gran pantalla en 1967 por el cineasta francés Francois Truffat. Sin embargo Woolrich es mundialmente conocido por ser el autor del relato en que se basó la película “La ventana indiscreta“, de Alfred Hitchcock.

Anuncios

Un comentario en “La novia vestía de negro

Los comentarios están cerrados.