La marca del meridiano

El brigada de la Guardia Civil Bevilacqua es el principal protagonista de la novela “La marca del meridiano”(2012), del escritor Lorenzo Silva. Es la séptima entrega de esta saga, ver anteriores entradas de este blog.

Rubén Bevilacqua tiene 48 años. Su hijo ha empezado la universidad. Como politono en su móvil de llamada tiene a Freddie Mercury. Le gusta el yogur de pera con trocitos. Está leyendo el último libro de Michel Houellebecq. Va al cine con su hijo a ver “La cosa“; y en la tele ven la tercera temporada de “Breaking Bad“. Sigue pintando miniaturas de guardias civiles. Para despertarse tiene el himno de la legión. Escucha en su iPod “L´animale” de Battiato. Recuerda una frase de Carmen Riera “Te deix, amor, la mar com a penyora” Te dejo, amor, en prenda el mar. Recuerda su pasado en Montevideo, en esa esquina entre la calle Carlos Gardel y la calle Río Negro donde aprendió a mirar la línea gris del Río de la Plata.

Otros personajes: la sargento Virginia Chamorro, Virgi para su brigada. Lleva el cabello corto de color castaño, desayuna café con leche y una magdalena, recuerda que le gustaba la geometría, tiene cierta aversión hacía todo lo catalán. Chamorro en esta novela tiene menos protagonismo que en las anteriores. Eso si, se está convirtiendo en la confesora particular de Bevi, quien le cuenta sus secretos del pasado. El joven guardia Arnau les acompaña; y a su lado se va haciendo mayor. En su iPod lleva canciones de Coldplay y Beyoncé, entre otros. Rebollo es el nuevo jefe de Bevi, comandante y ocho años más joven que él. El coronel Pereira, que es el jefe de todos. Salgado es cabo, veterana con espolones a quien es imposible impresionar, con fama de ser la más maciza de toda la unidad. Lucía es una guardia nueva. Y López, que es de los SAI (Asuntos Internos). Además de diferentes policías, guardias civiles y mossos que van apareciendo en la investigación, que transcurre entre Logroño, Barcelona y Cantabria.

Me ha gustado “La marca del meridiano”, con el brigada Bevilacqua y sus neuras a tope. Una intensa y bien narrada investigación, situada entre La Rioja y Cataluña. Lo que en principio es averiguar quién ha asesinado a un antiguo miembro de la Guardia Civil, ya retirado pero haciendo trabajitos de seguridad, se convierte en una lucha contra la corrupción y el tráfico de drogas. Es un auténtico panegírico hacia la Guardia Civil; y a veces creo que cae en tópicos cuando hablan de los “catalinos” o de “los de la txapela”, aunque trata de suavizar las diferencias entre las diferentes policías, guardias civiles, nacionales y mossos. Una buena novela negra que ganó el Premio Planeta 2012.

Lorenzo Silva nace el 7 de junio de 1966 en el barrio madrileño de Carabanchel. Estudia Derecho en la Universidad Complutense de Madrid. Con “El alquimista impaciente” ganó el Premio Nadal del año 2000. Otra de sus novelas, “La flaqueza del bolchevique”,  fue finalista del  mismo Premio Nadal en el 1997, que fue adaptada al cine por el director Manuel Martín Cuenca. Colaborador en periódicos y revistas del grupo Vocento, El Mundo, ABC o El País. Además de novela tiene publicados varios libros sobre narrativa infantil y juvenil y ensayos diversos.   

Anuncios

3 comentarios en “La marca del meridiano

  1. Me gusta Lorenzo Mediano y otras obras de Bevilacqua y Chamorro me han gustado, pero ésta concretamente me resulto algo aburrida. Vila es un muy buen personaje, pero en este libro creo que el autor se centra en exceso en la realidad social española, en lo preocupante que es la corrupción, en el anticatalanismo y en otros múltiples temas y nos deja para unas pocas páginas finales lo realmente emocionante: las motivaciones del asesino relacionadas con el pasado del protagonista que hasta entonces se ha insinuado tan levemente que al lector le es imposible adivinarlo, averiguarlo, deducirlo ni ningún otro verbo que pueda relacionarse con la novela negra y/o de investigación. ¿O será que yo no estaba de humor cuando lo leí? No me acabó de convencer, la verdad.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.