LA FRAGILIDAD DE LOS CUERPOS

La periodista Verónica Rosenthal es la protagonista de la novela “La fragilidad de los cuerpos” (2012), del autor argentino Sergio Olguín.

Verónica es periodista de la revista de pensamiento crítico”Nuestro tiempo”. Tiene treinta años y lleva diez en la profesión. Utiliza una cafetera Volturno y café Bonafide Fluminense. Lo toma con leche descremada y sin azúcar, pero le da vueltas con la cucharilla. Le gusta mucho el bourbon Jim Beam. Fuma. En un momento importante de la novela lleva anteojos, guantes de lana y un sobretodo negro que la hacía muy alta. Tiene el pelo castaño casi rubio, corto. Parece una psicóloga o una arquitecta. En otra ocasión luce una bufanda de colores chillones. O se viste una campera inflable negra, jean y zapatillas. Su padre, Aaron, la invita a comer al restaurante Pedemonte, donde él había comido algunas veces con el ex presidente Alfonsín. En otra ocasión Verónica se mete unos bocconcini de paté a choux con espinacas y jamón tostado. De vez en cuando se fuma un porro. Le gusta el fútbol y es hincha del Atlanta. Unos de sus músicos favoritos es Mick Harvey, y en el equipo de música de su casa escucha “The Other Woman“, de Nina Simone. Está registrada en internet en una página, Todorelatos.com, donde lee y escribe pequeños relatos pornográficos. Tiene dos hermanas, Leticia y Daniela, de quienes sobre todo le interesa que le dejen el coche.

Otros personajes: Patricia Beltrán, “Pato” para Verónica, es la editora jefe, alrededor de cincuenta años y dos divorcios a sus espaldas. Lucio es maquinista de un tren, acompaña a nuestra protagonista en gran parte de sus investigaciones; está casado con Mariana y tienen dos hijos, Patricio y Fabián. Paula, “Pau”, es una amiga con la que de vez en cuando sale a emborracharse, separada, tiene un hijo, freelance y responsable de prensa en una editorial, es la única persona que conoce Verónica que pone todas las palabras completas en los sms, que usa puntos y tildes, y que como única rebeldía gramatical se permite no poner el signo de interrogación al principio. Pau ha leído a Lorrie Moore y se lo recomienda a su amiga. Marcelo es el portero del edificio donde vive Vero, que le recuerda a una actriz norteamericana con un buen culo, pequeñas tetas y una voz dulce y sonrisa cautivadora. Está casado, tiene treinta y cinco años y un hijo. Peque y Dientes son amigos de colegio, juegan al fútbol juntos. Federico es abogado y ha sido amante de Verónica. Pedro es sacerdote de un barrio conflictivo. Y el comisario Carabel. Y el juez Romanin. Y Juan García, Rodolfo Corso, Rafael…

Excelente novela “La fragilidad de los cuerpos”, de lo mejorcito que he leido en los últimos tiempos. No es una novela negra al uso, pero tiene sus ingredientes y algo más. Una periodista inicia una investigación que parece ser una más y que, tirando tirando del hilo, llega a dar con políticos corruptos, mafiosos, asesinos… Una narración que a veces tiene un hilo frenético. Encontramos periodismo de investigación, relaciones humanas complejas, amistades difíciles, niños explotados, corrupción, amor, desamor, sexo… y, sobre todo, lo dicho, una denuncia contra una práctica siniestra con menores implicados. Páginas de lectura dura y fuerte, sin concesiones para la galería, con excelentes personajes muy bien encabezados por la periodista Verónica Rosenthal. Muy muy recomendable.

Sergio Olguín nace el 29 de Enero de 1967 en Buenos Aires, Argentina. Periodista desde 1984. Ha escrito en diferentes diarios, como por ejemplo “Página 12”, “La Nación”, “Crítica de la Argentina” y “El País” (Montevideo). Es jefe de redacción de la revista “Lamujerdemivida” y editor cultural de “El Guardián”. En 1998 publica el libro de cuentos Las griegas. En el 2002 su primera novela, Lanús, a la que siguieron las narraciones juveniles El equipo de los sueños (2004) y Springfield. En el 2009 obtuvo el V Premio Tusquets Editores de Novela con Oscura monótona sangre.

Anuncios