Las flores de Baudelaire

El fotógrafo Alfredo Maldonado es el principal protagonista de la novela “Las flores de Baudelaire” (2012), del autor bilbaíno Gonzalo Garrido.

Alfredo es un fotógrafo que, además de ir por libre, colabora con el diario “El Noticiero”. No se conforma solo con hacer fotografías, sino que también le gusta investigar sucesos y asesinatos que han ocurrido en su ciudad, Bilbao. Está casado con Esther, aunque no se lleva nada bien con ella; tienen tres hijas, Carmen, Lolita y Pepa, que siempre se ponen del lado de su madre. Alfredo tiene una amante, Concha, a quien suele visitar para relajarse. Tiene arrendado un local desde 1906, hace once años, ya que la narración tiene lugar en el año 1917. En esta tienda alterna la fotografía, la óptica y el retrato. Por ejemplo, vende aparatos fotográficos –Voigtländer, Gilles Faller- traídos de Austria y Francia. Particularmente colecciona fotos de asesinados, donde podemos encontrar cráneos horadados por martillos, vísceras desparramadas por el suelo, o extremidades con tendones alargados como tirachinas. Le gustan los toros. Forma parte de “La Peña Barreda”, que se reúne el último martes de cada mes en el Café Iruña. En cierta ocasión come con su amigo Toni, en Casa Patxi, una merluza que está celestial, pescada esa misma mañana, con una salsa para chuparse los dedos y una jarra de un excelente vino.

Otros personajes que aparecen a lo largo de esta narración:

Rincón, que es inspector de policía. En hombre bajito, de unos cincuenta y cinco años, calvo y muy parco en palabras. Lleva prácticamente toda la vida en el cuerpo, con fama de cabal , algo terco y muy duro con los delincuentes. Molesta su insobornabilidad, hecho raro en unos años de tantos cambios políticos, que conllevaban adhesiones o aversiones interesadas. En el bar, sentado en la barra, se toma un café bien cargado y un orujo, mientras ojea el periódico. Lleva un sombrero desgastado, una gabardina ligera y zapatos sin brillo. Afeitado a medias con parte del cuello mal rasurada y un bigote profuso. Joan Carrillo, que trabaja con Alfredo en la tienda. Apenas tiene treinta años, fuma mucho, con un carácter afable y divertido y un extraordinario don de gentes. Además está muy dotado para los números, le encanta llevar el control del negocio y es muy estricto en los cobros. Mario, que es un pequeño ratero que Alfredo había sacado de la prisión y convertido en su colaborador y eficaz recadista. Portugués, fortachón, obsesionado por levantar con el meñique tinajas de agua de veinticinco litros. Toni es periodista y amigo de Alfredo. Iriarte es otro periodista de “El pueblo Vasco”, de la columna de sociedad, un auténtico cascarrabias. Niceto Rotaeche es forense, pero se parece mucho a uno de los carniceros del mercado de la Ribera. Su constitución de roble y sus andares de bruto llaman la atención. Como todos los de su profesión, es un hombre mezquino y amoral. Se apropia de las muelas de oro que brillaban en las dentaduras de los difuntos ricos, para venderlas luego en el mercado negro instalado en los muelles de Ripa. Ernesto Gimeno es periodista de “El Noticiero”. Joaquín Ozámiz es propietario de una minúscula librería, con torcidos anaqueles abarrotados de libros. Y Bruno Cepeda, Carlos Avila, Borja Trujillo …

Me ha gustado “Las flores de Baudelaire”, una novela ambientada en Bilbao allá por el año 1917, en plena primera guerra mundial. Es una novela negra pero sobre todo costumbrista, que va  mostrando a través de sus personajes los diferentes estratos sociales, políticos, empresariales, que conviven en la sociedad bilbaína de principios del siglo XX. Paso a paso vamos de un personaje a otro en busca de un asesino cruel, que ha matado a la hija de una de las familias más ricas de la ciudad.  La novela demuestra que la ambición y la mezquindad no son sólo atributos de nuestro tiempo.

Gonzalo Garrido nace en Bilbao en 1963. Es escritor y consultor de comunicación. Durante su trayectoria profesional ha vivido en Estrasburgo y Bruselas en distintas etapas de su vida.  Desde 2010, mantiene el blog  Literatura Basura, un lugar de experimentación como espacio narrativo. Además promueve el Encuentro Blogs Literarios (#EBLS), donde se analizan tendencias literarias.

Anuncios

6 comentarios en “Las flores de Baudelaire

  1. Hola, soy Bernardo Carrión, responsable de comunicación de Valencia Negra. He buscado en tu blog una dirección de e-mail para enviarte información sobre el certamen pero no la he encontrado. Disculpa que utilice esta vía para hacértela llegar. Creemos que puede ser de tu interés. Nos encantaría contar con tu apoyo para difundir la primera edición de VCN si lo consideras oportuno. Más abajo tienes unos enlaces donde vienen los detalles.
    Un saludo y muchas gracias por tu atención,
    Bernardo
    Dossier de prensa VCN formato comic: http://bit.ly/17raJEr
    Dossier de prensa VCN formato novela: http://bit.ly/11kkkcU
    Foto organización VCN: http://bit.ly/101wbLN

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.