CHICAS MALAS

La inspectora jefe Kate Burrows es la principal protagonista de la novela “Chicas Malas” (2009), de la escritora británica Martina Cole.

Kate está a punto de jubilarse definitivamente, ahora trabaja a tiempo parcial, sobre todo ayudando a Annie Carr, una joven inspectora que quiere seguir sus pasos. Kate tiene poco más de cincuenta años. Vive con Patrick, un hampón que parece haberse reformado. De todas formas, esta relación no atraviesa por su mejor momento. En la comisaría de Grantley, donde lleva muchos años trabajando, algunos la consideran un auténtico dinosaurio, aunque todos saben que es la mejor. Además es una buena cocinera. Le gusta el té, se bebe algún que otro whisky, y un vaso de vino en la bañera. Conduce una berlina Mercedes 220. Viste camisa blanca, pantalones bien cortados y una chaqueta negra a medida y cara, con una única frivolidad: el forro de seda morada.

Otros personajes: La mencionada inspectora Annie Carr, que admira y envidia a Kate. Luce un rubio y corto pelo. La verdad es que esperaba mucho más de este personaje, pero se queda muy muy secundario. Patrick Kelly, el ex mafioso que lleva unos años viviendo con nuestra Kate, que recuerda mucho a su hija Mandy que fue asesinada. Ultimamente escucha discos antiguos, Dionne Warwick, Dusty Springfield, bálsamo para los oídos. Lionel Dart es el comisario jefe, un hombre mezquino por naturaleza. Danny Foster, es el guapo y joven empleado de Pat Kelly. Margaret Dole es una joven y ambiciosa policía todavía de uniforme, fumadora empedernida, muy guapa, lleva el pelo negro corto y tiene ojos de cierva. Megan McFee es forense, escocesa, alta y pelirroja, de sonrisa fácil y problemas con la comida. Con los ojos de un azul apagado, pero los pómulos altos y la piel de porcelana, con una figura esquelética de supermodelo y manos y pies de bailarina clásica. Con mucho gusto para vestir, utiliza ropas amplias.

Me ha gustado estas “Chicas malas”, pero sin más. Esperaba más después de haber leído su anterior novela, “El asesino de mujeres“, con esta misma protagonista, la inspectora Kate Burrows. Ahora está a punto de jubilarse pero que sigue siendo la protagonista en esta larga y difícil investigación. Aunque el relato se me ha hecho un poco largo, también es verdad que te mantiene atento sin tener ni una sola pista, hasta las páginas finales, sobre quién puede ser el asesino de varias jóvenes prostitutas, que aparecen asesinadas después de haber sido violentamente torturadas.  

Martina Cole, 1959, Essex, Inglaterra. Actualmente combina la literatura con la música, tanto la interpretación como la crítica musical. Con más de diez millones de ejemplares vendidos en todo el mundo, sus novelas han sido traducidas a las principales lenguas y algunas se han convertido en series televisivas de éxito. Entre los numerosos galardones que le han concedido destaca el Premio al Mejor Libro Británico de Novela Negra por The Take.

Anuncios