AL ACECHO

El inspector de policía Julián Fierro es el principal protagonista de la novela “Al acecho” (2013), de la escritora leonesa Noemí Sabugal.

Fierro es inspector del Cuerpo de Investigación y Vigilancia. Mantiene una relación con Adela, que tiene veintidós años y un hijo, Gabrielito. Fierro visita a su madre, que ha empeorado mucho de salud. Monta en tranvía. Le gusta el aguardiente. Se come un par de huevos fritos en un cuchitril del barrio de La Latina, uno de esos establecimientos especializados en cafés de recuelo y churros de goma. En el cine, con Adela, ve “La fugitiva“, con Maureen O´Sullivan. Nuestro inspector, a medida que pasan los días, se vuelve más escéptico, no cree en nada ni en nadie, se está volviendo indolente y está cada vez más irritado.

Otros personajes: Ramos es policía de la misma comisaría y compañero de Fierro. De cara gordinflona. Está casado con Mercedes y tienen dos hijos, Juan y Eugenia. Méndez es el nuevo forense, un hombre joven con cara de mal alimentado. Vázquez es un agente de la misma comisaría que hace dos meses fue trasladado desde Segovia, supera los cuarenta años y lleva uno de esos bigotes poblados que ya habían pasado de moda. Rafael Téllez es profesor de Literatura y Lengua, un tipo alto y desgarbado, con ojos descoloridos. Antonio Vidal es director de colegio. Sor Rafaela es monja del mismo colegio. Alfonso es un poeta bohemio. Enrique Morales es un cordobés sin nombre. Y Juanita, que es camarera del café Azul, con unas tetas estupendas, que estiran blusas y dejan en sombra las tazas del café.

Me ha gustado mucho mucho “Al acecho”. Una historía que empieza en marzo de 1936 en un Madrid consulvo. Asesinatos, atentados, muertos….. Todo el mundo sabe que va a pasar algo grave pero nadie hace nada por evitarlo. Novela con un lenguaje muy duro, la situación  no es para menos. Un inspector, Julián Fierro, que contra viento y marea, trata de investigar unos crimenes que se han cometido, unas adolescentes han sido asesinadas. Mezcla de novela negra e historia, me ha resultado emocionante. Con una excelente ambientación en el Madrid prebélico ¿Cómo es posible que nadie fuera capaz de saber lo que nos esperaba? Muy recomendable.

Noemí Sabugal, Santa Lucía de Gordón, León, 1979. Licenciada en periodismo por la Universidad Complutense de Madrid. Ha trabajado para distintos medios de comunicación, como el diario “El Mundo”, “Diario de León”, el semanario “Interviú” y los Servicios Informativos de la cadena SER. Su primera novela. “El asesinato de Sócrates” -ver entrada anterior en este mismo blog- fue finalista del XI Premio de Novela Fernando Quiñones. Con “Al acecho” ha conseguido la XXXI edición del Premio de Novela Felipe Trigo.

Anuncios