La sonrisa de Angélica

El comisario Salvo Montalbano es el protagonista de “La sonrisa de Angélica” (2010), decimoséptima novela del autor siciliano Andrea Camilleri con este personaje central.

Salvo tiene 58 años. Sigue con su novia Livia, a la que han elegido representante sindical. Fuma mucho y le da al wiskhy, osea, como siempre. Sigue comiendo en la trattoria de Enzo antipasto de marisco, espaguetis con erizos de mar y salmonetes de roca fritos, todo ello regado con vino de la casa. En otra ocasión, en un restaurante lejos de casa, se pone las botas comiendo langosta. Por supuesto, cuando llega a casa se encuentran con las riquísimas berenjenas a la parmesana que le prepara la señora Adelina. En esta novela nuestro maduro sabueso se enamora perdidamente de la joven y guapa Angélica Cosulid, que ha sido víctima de un robo. El caso es que esta Angélica le recuerda a Montalbano su época joven, cuando miraba emocionado “Orlando furioso” en las ilustraciones de Gustave Doré, también con otra bellísima Angélica de protagonista.

En la comisaria todo sigue igual, el desastroso Catarella en la centralita y recepción. Fazio, Augello y Gallo siguen siendo sus más cercanos colaboradores. Bonetti-Alderighi, su impresentable jefe superior. Ermanno Macannuco es el subjefe, tan tonto como el anterior. Pippo Ragonese es comentarista de Televigàta. A Salvo le parece que tiene la cara de culo de gallina. Zito es el director de Retelibera. Y Licalzi, que es masajista del Vigata Club de Fútbol.

Quedan por publicar en nuestro país:

18 – Il gioco degli specchi (2011)

19 – Una lama di luce (2012)

20 – Una voce di notte (2012)

21 – Un covo di vipere (2013)  

Anuncios