TENEMOS QUE HABLAR

El capo mafioso Mark Ziuganov es uno de los protagonistas de la novela “Tenemos que hablar” (2013), del autor pamplonés Andrés Coto.

Mark es mafioso y matón. Alto, fuerte, de aspecto deportivo, con un rostro de facciones marcadas y una intensa mirada azul, que le procuró infinidad de conquistas a lo largo de su vida. Ahora en su madurez, posee una belleza aún más cautivadora. Le gusta vestir ropa italiana que le hace parecer más elegante y juvenil de lo que en realidad es. Soberbio y simpático. En el fondo es un tipo autoritario, embaucador, violento y carente de escrúpulos. Es muy capaz de engañar, traicionar, torturar o matar, si lo considera necesario. Desde su juventud ha estado varias veces en prisión. Y también es un discreto confidente de la Policía. En algún momento de esta novela, incluso parece tener su corazoncito, cuando reaparece en su vida un antiguo amor, Tatiana. Van a cenar a un lujoso restaurante, curiosamente llamado “Potemkin”. Allí degustan un excelente menú compuesto de canapés de queso de cabra con aceite de ajo, vieiras con jamón y un exquisito caviar beluga del mar Caspio, sobre finas rebanadas de pan bely jleb. Y de postre, unos exquisitos prianikis, que son dulces para acompañar el té.

Otros personajes de esta novela:

– Olga, que era la tercera hija de una familia numerosa, demasiado amplia para alimentarse, vestir y vivir
dignamente. A su padre, un capitán del ejército soviético, no llegó a conocerlo. Dos meses antes de su nacimiento cayó en una emboscada de la guerrilla afgana.

– Vanesa es hija de Olga. Es extraordinariamente bella. Trabaja bailando en una discoteca. Y, aunque empieza mal con Mark Zuiganov, acaba colaborando con él.

– Vania es otro hijo de Olga, trabaja de estibador en el puerto de Odessa, y después se apunta al ejército.

– Alexander Zorkin y Valery Newtsov, de operaciones especiales del KGB

– Remedios Nájera, de la embajada cubana. Una guapa mulata descendiente de un soldado español y una caribeña nativa. Entre ella y Mark existe una muy buena relación.

– Boris ha sido durante mucho tiempo socio de Ziuganov. Nacido en Moscú en 1955, es hijo de emigrantes ucranianos. Conoció desde muy joven las comisarías y penales soviéticos. Despierto y ambicioso. En la cárcel fue donde mató a su primer hombre.

– Mijail y Petrov, su lugarteniente, que son los encargados de la distribución de droga en el interior del penal.

– Ivan Vasilievich, de carácter alegre, decidido y dicharachero. Es el encargado de una empresa de telares. Está muy enamorado de Vanesa.


Me ha gustado mucho esta novela. Una narración que va aumentando en emoción a medida que avanza. De capítulos muy cortos, normalmente de página y media, te deja expectante sobre lo que puede pasar a continuación. Es una vibrante historia que transcurre entre Odessa, Ucrania y Moscú, Rusia. Grupos mafiosos, corrupción política, tráfico de drogas y armas…y amor, aunque parezca muy difícil en esos tiempos y circunstancias. El personaje protagonista, Mark Ziuganov, unas veces aparece como una persona de lo más agradable; y otras es capaz de cometer las torturas más crueles que se puedan imaginar con algunos de sus rivales mafiosos. Muy recomendable.

José Andrés Coto nace en Pamplona en el año 1961. Estudia Magisterio por la rama de Ciencias Humanas, debido al interés que le despiertan la historia y la literatura. Es maestro en el centro de adultos José María Iribarren de Pamplona. El autor ha declarado que un porcentaje de las ventas de este libro será destinado al comedor social París 365.                   

Anuncios

Un comentario en “TENEMOS QUE HABLAR

Los comentarios están cerrados.