El enigma Flatey

Kjartan, el ayudante del gobernador, es uno de los protagonistas de la novela “El enigma Flatey” (2002), del autor islandés Viktor Arnar Ingólfsson.

Kjartan ha sido enviado por el gobernador para investigar la aparición de un cadáver en una de las muchas islas islandesas. Es un hombre de estatura media, delgado y con una marcada cicatriz en la frente, de ojos grises y pelo oscuro y espeso. Viste con un gabán recogido en el talle con un cinturón. Para desayunar se toma un café y una rebanada de pan con paté de cordero. Y a la hora de comer le invitan a carne de cría de foca recién cazada, con sebo de oveja derretido.  

Ellidagrimur Einarsson es el alcalde la pedanía de Flatey, aunque todos le llaman Grímur. Es robusto, de unos 60 años, regordete, rubicundo, con barba blanca que le cubre el cuello en un rostro redondo y mofletudo, de nariz corta y ancha. En la cabeza lleva una visera, viste una vieja chaqueta de lana a rayas, y calza una botas altas de goma. Le gusta esnifar tabaco.

Högni es profesor de la escuela infantil de Flatey y organista de la iglesia. Es alto, delgado, con un mono de trabajo azul y limpio. Trabaja con el alcalde Grímur en la caza de focas en primavera y luego es segador, cuando hay que recoger heno.

Thormódur el Corneja es el sacristán. Es también artesano del plumón. Un hombre adulto bajo y robusto, que para las ocasiones va vestido de oscuro con ropa de domingo, sombrero negro y un bastón plateado en la mano.

Jóhanna Torvald es médico, ronda los 30 años, de piel pálida, con cabello largo y oscuro recogido en una coleta. Lleva gafas y viste unos pantalones vaqueros y un abrigo negro.

El reverendo Hannes, que está casado con Alfrídur.

Bryngeir es poeta y escritor. Chupatintas casual de la prensa amarilla de Reikiavik. Le gusta mucho darle al ron.

Dagbjartur Árnason es detective de la comisaría de Reikiavik, aunque no el más brillante. Un tanto perezoso y lento, pero también paciente y cordial.

Me ha gustado esta novela. A veces puede parecer un poquito lenta o tranquila, pero la verdad es que no deja de tener interés hasta descubrir al asesino, o asesinos, en los últimos párrafos de esta narración. La acción transcurre en algunas de las muchas islas islandesas, de paisajes de una extraña belleza y personajes con nombres tan extraños para nosotros que a veces resulta difícil recordarlos. La aparición de un cadáver, un investigador de códices danés, y un enigmático manuscrito medieval, el Libro de Flatey.

Viktor Arnar Ingólfsson nace en Akureyri, Islandia, en el año 1955. Ha sido ingeniero de caminos. Tiene varios libros publicados, entre otros Daudasok (1978); Heitur snjór (1982); Engin spor (1998), nominada al prestigioso premio Glass Key de novela policíaca escandinava. La novela que aquí reseñamos, El enigma Flatey, figuró durante varias semanas en la lista de los libros más vendidos en Amazon y en Alemania. Ha sido traducida a varios idiomas; Afturelding (2005), adaptada con gran éxito como serie de televisión; o Sólstjakar  (2009).

Anuncios