Muerte en primera clase

La jueza Mariana de Marco es la protagonista de la novela “Muerte en primera clase” (2012), del escritor José María Guelbenzu. Es la sexta de esta saga con su mismo personaje central.

Mariana es jueza en la ficticia provincia del norte G… Tiene 45 años. Está divorciada. Está pasando una semana de vacaciones, con su íntima amiga Julia, en un crucero por el Nilo. Es alta, un metro 75. Tiene un cuerpo grande, de curvas marcadas. De melena corta de color castaño oscuro. Rostro redondeado, con la nariz breve y ancha y los labios gruesos y sensuales. Ojos oscuros, pómulos pronunciados y unas pequeñas y delicadas ojeras que realzan su largo cuello. Caballuna e intimidante, que no deja de atraer miradas, a lo que también colabora su alegre manera de ser, que es lo que le da mayor encanto. Piensa que si no puede ser guapa, tiene que ser resultona. Le gusta el jazz, Thelonious Monk, Duke Ellington o Bill Evans. Está leyendo “Sin nombre” de Wilkie Collins. Le gusta el gin tonic. Ha vuelto a fumar después de mucho tiempo. Para una cena de gala viste un traje de cóctel de color malva abrochado al cuello, que deja a la espalda una abertura por debajo de los omóplatos y los brazos. Quiere dejar G… y volver a Madrid.

Otros personajes:

Julia Cruz, arquitecta, es la amiga íntima de Mariana, casi como su sombra, la que le dice las cosas claras. No quiere que su amiga se vuelva a Madrid. Y hay un beso por ahí…

Pedro Guzmán, siempre de punta en blanco. Con el pelo peinado hacía atrás y fijado con gomina, las sienes elegantemente canosas y la cara tostada por el sol, es un verdadero maestro de la sonrisa. Es un tipo mundano, con dinero, un profesional de la simpatía, seductor y envolvente, con una facha impecable.

Carmen Montesquinza, millonaria, de sesenta años.

Luciano Cortés es el abogado de la familia.

Ada, la secretaria.

Thomas V. Griffin, norteamericano, abogado, de Los Ángeles. Un hombre alto y corpulento de mediana edad, algunos rasgos latinos y una presencia acogedora.

Me ha resultado un poco lenta esta “Muerte en primera en clase”. Transcurre en un crucero por el Nilo. Nuestra protagonista, la jueza Mariana, parece que quiere cambiar de ciudad, de vida…. No quiere tener amores, pero parece que la amistad con su amiga del alma….. Por lo demás, esta novela es una investigación tranquila mientras navegamos por el Nilo, entre fiestas, excursiones, gin tonics,… La desaparición de una acaudalada mujer, y después de una joven, hace que la jueza de Marco no pueda dejar de meter las narices en todo lo que ocurre a bordo de este crucero.

J.M. Guelbenzu nació en Madrid el 14 de abril de 1944. Estudió Derecho en la Complutense. Trabajó varios años en la revista Cuadernos para el Diálogo. Colabora en el diario El País como crítico literario. Ha sido director de las editoriales Taurus y Alfaguara. Además de las novelas policíacas con la jueza de Marco como protagonista, ha publicado varios libros, como por ejemplo “El rio de la Luna” (1981) que recibió el Premio de la Crítica, “La Tierra Prometida” (1991) ganadora del Premio Plaza & Janes, “Un peso en el mundo” (1999) o “El amor verdadero” (2010).

Anuncios