Sangre de barro

El agente de la Interpol Thomas Connors y la doctora forense Laura Terraux son los principales personajes de la novela “Sangre de barro” (2014), de la escritora pamplonesa Maribel Medina.

Thomas Connors tiene 43 años. Ha trabajado ocho años como perfilador (profiler) en el FBI. Atractivo. Irlandés. Lleva 10 meses con Claire, aunque es una relación que parece no tener futuro. Practican el swinger, intercambio de parejas. Viste un traje de Hugo Boss. Va a la ópera a ver “Aída“, con Plácido Domingo. En el restaurante de Pierre Orsi se come unos raviolis de foie de pato y, de segundo, pichón con salsa de frambuesa. Le gusta mucho la jardinería. En el coche escucha a Nina Simone y, en otra ocasión, tararea “Who Wants to Live Forever” de Queen. Recuerda haber visto la película “La soledad del corredor fondo“. Alguna noche que se encuentra solo contrata chicas de compañía.

Laura Terraux es doctora forense. Patóloga. Tiene 41 años. Conduce un Suzuki Gran Vitara con tracción a las cuatro ruedas. Viste una chaqueta de punto, botas negras altas hasta la rodilla y un vestido de manga larga, con pequeñas flores negras sobre fondo verde. Un cinturón negro le remarca la cintura. En una ocasión come sopa de la casa, bacalao en salsa meunière y de postre, pastel de queso. Cuando va con prisa, a veces, se pide una hamburguesa de pollo con extra de queso y beicon, acompañada de una ensalada César. Para beber, un botellín de agua. Le gusta mucho la serie “Anatomía de Grey“. Escucha a Amy Winehouse. Laura inicia un tratamiento de fertilidad para quedarse embarazada.

Rose es la secretaria de Thomas, de quien está perdidamente enamorada. Se ha cortado el pelo a lo garçon. Se viste con un vestido estilo años 70, de lana gris y entallado y unos zapatos de tacón de aguja rojos. Se pinta los labios a juego con los zapatos.

Julien es el ayudante de Laura. De pelo rubio, abundante. De ojos azules, con gafas. A su jefa le recuerda al David de Miguel Ángel. Demasiado joven y guapo.

Janik Toledo es un joven corredor, muy tímido. El placer solitario de la masturbación, al que se entregaba todos los días, lo mantenía alejado de cualquier contacto con una mujer. Cuando tiene una competición importante lee “El principito“.

Fontaine es sargento de la policía de Monthey. Un tipo grande, lleva bigote y perilla bien afeitados. Hay quien le compara con El increíble Hulk.

Me ha gustado “Sangre de barro”. Una novela que trata, sobre todo, del dopaje en el mundo del deporte. Un policía y una forense se ven inmersos en una investigación sobre la muerte de varias jóvenes deportistas, sin aparente causa o enfermedad ¿Qué les ha podido ocurrir? Esta narración deja muy clara la presencia de las drogas, de la EPO, en muchos de los programas de preparación de jóvenes y consagrados deportistas. Me ha parecido un valiente alegato contra el dopaje y el mundo oculto que lo fabrica y suministra. Laboratorios, gobiernos, comités olímpicos, entrenadores, mafias y deportistas que quieren la gloria inmediata, sin pensar en lo que le puede pasar a su cuerpo en un futuro.

Maribel Medina nace en Pamplona en 1969. De joven le gustaba mucho la astrofísica. Estudió Geografía e Historia. Trabaja como lectora para una editorial y ejerce como profesora de matemáticas e historia. Ha escrito cuentos infantiles. Desde 2011 preside la ONG internacional Women´s Time cuyo lema es “Mujer+Educación=Desarrollo”.

Anuncios

5 comentarios en “Sangre de barro

  1. Yo he leído Sangre de barro y he tenido el honor de comentarlo con la autora Maribel Medina en el Club de lectura de Murchante.
    Una tarde mágica en la que pudimos saber hasta donde llega “la honestidad”, el amor a los lectores y su infinita paciencia para atender TODAS las preguntas que se hicieron. Gracias Maribel

    Me gusta

  2. Hola, soy Maribel Medina, la autora de Sangre de barro. Agradezco tus palabras. He intentado ser honesta y plasmar una realidad; las cloacas del deporte de élite. Un abrazo y, ánimo con el blog!

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.