La Biblia de las Tinieblas

El sargento detective John Rebus es el principal protagonista de la novela “La Biblia de las Tinieblas” (2013), del escritor escocés Ian Rankin. Es la decimoquinta entrega que se publica en nuestro país de este autor y su personaje, el policía Rebus.

Rebus ha vuelto a la Policía, ahora como sargento detective. Sigue conduciendo su Saab, fumando y tomándose sus pintas de IPA en el Oxford Bar. Como melodía en el móvil lleva una canción de B.B. King. En el coche escucha un CD de Mick Taylor; y en su casa “Sinner Boy” de Rory Gallagher. Para almorzar se come una empanada de carne de Greggs.

Otros personajes:

Siobhan Clarke, inspectora, ahora es la jefa de Rebus. Siempre se han llevado muy bien, aunque a veces han tenido sus diferencias. Está saliendo con un abogado, pero son demasiado diferentes. Conduce un Vauxhall Astra. Le gusta la ginebra con lima y soda; y en cierta ocasión come Rillettes de salmón y lomo de cordero.

Malcom Fox es de Asuntos Internos. En principio, no hace buenas migas con Rebus. En el pasado ha tenido problemas con el alcohol, pero ahora no lo prueba. Bebe agua, zumos y algún que otro capuchino.


James Page y Nick Ralp son inspectores jefes.

Eamon Paterson “Tocino”, Dod Blantyre y Stefan Gilmor son algunos miembros de “La Biblia de las Tinieblas”.

Deborah Quant es la nueva forense. De ojos azules, tiene las pestañas cubiertas de rímel y la tupida melena roja le cae hasta los hombros y un poquito más.

Christine Esson es una detective. Se está comiendo un sandwich de gambas y piensa:

“No conocía a John Rebus desde mucho tiempo atrás, pero sabía que era bueno en su trabajo, igual que un sabueso al que le dieran a oler la presa y luego lo soltaran para que hiciera aquello que mejor  se le daba. El papeleo, los protocolos y las reuniones presupuestarias no le iban a Rebus: no le habían ido nunca y eso no iba a cambiar. Tenía unos conocimientos informáticos rudimentarios y su trato con la gente dejaba mucho que desear, pero ella estaba dispuesta a mentir a James Page por él, y encajar la reprimenda si la pillaban. Porque era uno de esos polis de casta que en teoría ya no existían, una especie poco común en vías de extinción. 
Y echaría en falta a los de su raza cuando, como no podía ser de otro modo, desaparecieran por fin de la faz de la tierra.”
[Página 406]

Me ha gustado mucho esta “Biblia”. Ha vuelto Rebus a la Policía con un rango inferior al que tenía. En vez de inspector, ahora es simplemente sargento detective. No obstante, lo que no ha cambiado para nada es su intuición, su perspicacia a la hora de analizar a los que pueden ser sospechosos. Dos investigaciones a la par, una actual y otra que se remonta muchos años atrás. Ha sido un placer volver a leer a uno de mis sabuesos favoritos ¡ Larga vida al policía Rebus !

Anuncios