El tratamiento

 El detective Jack Caffery es el principal protagonista de la novela “El tratamiento” (2001), de la escritora inglesa Mo Hayder. Es la segunda entrega de esta saga. De la primera ya hicimos una entrada en este mismo blog.

Caffery es detective de la Unidad de Homicidios en la comisaría de Brixton, al sur de Londres. Está cerca de los 35 años. Fuma mucho, sobre todo tabaco de liar. Sigue sin poder olvidar a su hermano Ewan, que desapareció hace 25 años. Vive con Rebecca, que es una pintora escultora, que últimamente le da mucho al vodka. Jack sigue conduciendo su jaguar viejo y maltratado. Utiliza gafas para leer. En el bar “Satay” de Brixton cena Kebabs Malay con arroz y cerveza Singha. En cierta ocasión se emborracha con whisky Laphroaig.

Otros personajes:

– Daniella Sounness es detective jefe. Es una mujer corpulenta, mide apenas 1,65 m., pero pesa más de 70 kilos. Usa traje de Marks & Spencer con una camisa lila de cuello abierto y botas de hombre. De pelo corto y piel clara de Caledonia. Tiene 40 años. Se toma su trabajo muy en serio. Vive con Paulina. Toma café en Mc Donalds y se bebe una lata de Dr. Pepper.

– Fiona Quinn es sargento.

– Marilyn Kriotos es la agente encargada de administrar el HOLMES, una complicadísima base de datos que usan los de Homicidios. Casada, tiene dos hijos, Dean y Jenna. Lleva un lápiz de labios rosa, un vestido azul marino y la insignia prendida con un broche de nácar que tiene forma de conejo. Tiene la costumbre de quitarse los zapatos en cuanto llega a la oficina.

– Logan es otro detective.

– Harsha Krishnamurthi es patólogo. Alto, con el pelo casi completamente blanco.

– Durham, también detective. Lleva una camisa azul marino y una corbata escocesa. Mientras habla, juega un poco con su papada, se la estira y a continuación la acaricia como si le hubiera aparecido durante la noche.

Me ha gustado mucho esta novela. Eso sí, lo advierto, es dura muy dura. Del mismo corte que la anterior de esta autora El caso Birdman. En esta ocasión el detective Caffery investiga la posible desaparición de un niño, posiblemente a manos de un pederasta. Le recuerda a su hermano Ewan, desaparecido hace casi 25 años. A destacar el personaje de la detective jefe Daniella Souness, me ha parecido muy logrado. Lo dicho, narración dura, negra, a veces muy negra, que no puedes dejar de leer para saber lo que pasa a continuación.

“Hayder va tejiendo una historia que es como una cuchilla de afeitar que se va hundiendo en tu alma. Una estructura narrativa magistral para un relato que te hará acurrucarte en tu cama a medianoche, preguntándote si ese ruido que escuchaste era un gato o la Muerte arrastrando su guadaña mientras se acerca….”

Sunday Telegraph

Anuncios