A qué esperan los monos…

La comisaria de policía Nora Bilal es uno de los personajes de la novela “A qué esperan los monos…” (2014), del escritor argelino Yasmina Khadra.

La comisaria Nora Bilal es una mujerona, de pelo corto y mirada avispada. De espaldas parece un hombre. Pese a tener cumplidos los 50 y los hombros caídos, sigue siendo guapa y atrae muchas miradas. En Argelia el machismo es tan duro como un caparazón y tan apretado como una camisa de fuerza ¿Cuántas veces habrá sorprendido a un subalterno con el ojo puesto en su trasero mientras abría la marcha? ¿Cuántas veces su opulento pecho ha distraído a sus colegas en pleno briefing? Nora lleva viviendo tres años con Sonia, una joven bastante guapa, de unos 30 años, delgada y espigada. Nuestra comisaria la sacó de la prostitución callejera y de tugurios de mala muerte, pero últimamente parece que está recayendo. Nuestra poli conduce un Renault Clio que no ha acabado de pagar. Su cenicero rebosa colillas.

Otros personajes:

Zine es inspector, se lleva bien con Nora. Tiene un retrato de Nelson Mandela en su pequeño y pobre despacho. Para hacer deporte viste un chándal del Mouloudia de Argel. Para relajarse suele fumar cannabis. Se quedó impotente después de un atentado. Escucha un CD de Mohamed Rouane.

Guerd es teniente, de retorcido bigote, le da mucho al whisky barato. Tiene mucha antipatía por su comisaria jefe.

Tayeb es cabo, un hombre rechoncho, suele ir desaliñado y mal afeitado. Sus zapatos no han visto nunca un cepillo. A Nora le cae bien. Es cierto que tiene mal aspecto, pero es obediente y eficaz. Como es concienzudo, sus colegas lo putean todo lo que pueden. Para ellos, no pasar de ser un lameculos al que una tipeja con galones tiene avasallado.

Issa es otro cabo, es el encargado de los calabozos. Le sobra uniforme por todas partes. Cojea debido a una herida que le hicieron durante una emboscada terrorista. De sienes canosas, bigote descuidado, encorvado, lleva su vejez con un pasotismo alucinante.

Reffas es médico forense. Una leyenda en el país. Fue despedido de la sanidad pública al no percatarse de la desastrosa gestión de su director, ni del hurto sistemático de medicamentos y de equipos almacenados en su establecimiento. Fue contratado por el hospital privado El-Boustane.

Me ha gustado A qué esperan los monos… Una novela negra muy política, en cuanto a que es una crítica demoledora de la situación actual de Argelia. Pareciera que todo el mundo es corrupto, sobre todo los que tienen algún poder, políticos, policías, jueces, periodistas, empresarios…Y, en medio de todo ésto, una comisaria de policía que tiene que investigar la aparición del cuerpo desnudo de una joven atractiva, que tiene una extraña y cruel mutilación, como si hubiera sido víctima de un violento ritual. No lo tiene nada fácil, no solo por moverse en una sociedad tremendamente machista, sino porque también se tiene que enfrentar a los poderes fácticos del país, a los intocable, a aquellos que nadie se atreve a nombrar pero que todo el mundo conoce.

Yasmina Khadra, que significa jazmín verde, es el seudónimo femenino de Mohamed Moulessehoul. Nace el 10 de enero de 1955 es Kenadsa, Wilaya de Béchar, en el Sáhara argelino. Fue comandante del ejército argelino. Su obra ha sido traducida y publicada con notable éxito en más de 40 países, y algunas de sus novelas se han llevado al cine. Entre las novelas publicadas en España cabe destacar, por ejemplo, “El otoño de las quimeras”, “Lo que sueñan los lobos”, “El escritor”, “Las golondrinas de Kabul” o “Las sirenas de Bagdad”.

Entrevista en rtve

Anuncios

Un comentario en “A qué esperan los monos…

Los comentarios están cerrados.