Trece horas

El detective de la policía sudafricana Benny Griessel es el principal protagonista de la novela “Trece horas” (2008), del autor Deon Meyer.

Griessel tiene canas en las sienes, arrugas en la comisura de los ojos y rasgos eslavos. Está separado de Anna  y tienen dos hijos mayores. Su único pijama para dormir, un desgastado par de pantalones cortos de rugby. En cuanto a música, le gusta mucho Lize Beekman. En la gasolinera Engen, de Annandale, se compra un bocadillo de Woolies Food y una botella pequeña de cerveza de jengibre. En otra ocasión, una hamburguesa Dagwood en Steers. Lleva consigo una navaja Leatherman, que le puede salvar la vida.

Vusumuzi Ndabeni “Vusi” es inspector. Negro. De modales tranquilos. Estatura media. Delgado y bien proporcionado, luce la raya de los pantalones pulcramente planchada, camisa blanca como la nieve, corbata y zapatos lustrados. El corto pelo negro y ensortijado lucía un afeitado en ángulos agudos. El corte de la perilla es impecable.

John Afrika es comisario regional de los Servicios de Investigación e Inteligencia Criminal. Siempre con su impresionante uniforme al completo, sus charretas aplastadas bajo el peso de los símbolos de rango.

Jimmy y Arnold, conocidos como el Gordo y el Flaco, de criminalística. Jimmy es el de bata blanca, alto y delgado; Arnold, el bajito y gordo.

Fransman Dekker, “Frunciman” le llaman a sus espaldas sus colegas, en referencia a su ceñuda falta de humor e incontenible ambición. Es mestizo. De hombros anchos, pelo rapado y rostro angular. Un buen policía a pesar de su carácter.

Tinkie Kellerman es de los Servicios Sociales del SAPS. Pequeña y delicada, es a la que mandan cuando la víctima o la sospechosa era una mujer. Tinkie es compasiva y empática.

Mbali Kalemi es inspectora, zulú, muy gorda, baja, con una cara poco atractiva. Suele vestir un traje pantalón negro muy ajustado. Lleva un bolso de mano muy grande,y usa gafas Adidas. Excelente policía.

Me ha gustado mucho “Trece horas”. Una narración que va de menos a más, hasta llegar a ser un palpitante thriller. La segunda parte de la novela es una auténtica persecución, una caza de varios individuos que intentan atrapar a una joven norteamericana, que piensan que lleva consigo algo muy importante que puede incriminar a su jefe, un importante traficante mafioso. Y a la vez otra investigación acerca de la muerte de un ejecutivo musical sudafricano. Excelentes personajes, encabezados por el detective Griessel, el inspector Vusi o la magnifica policía Kalemi. De verdad, que de la mitad hacia adelante me ha resultado difícil dejar de leer un capítulo tras otro. Muy recomendable.

Deon Meyer nace en Paarl, Sudáfrica, el 4 de julio de 1958. Criado en las zonas mineras más ricas del país, tras estudiar en la Universidad de Potchefstroom, se dedicó al periodismo. Desde 1994, ha publicado una docena de libros, que han sido traducidos a más de 20 idiomas, y que le han proporcionado varios premios. Entre ellos, el Barry Award, el Martin Beck Award y el Gran Prix de Littérature Policière. Sus anteriores novelas traducidas en nuestro país son “El corazón del cazador” (2009), “El pico del diablo” (2010) y “Safari sangriento” (2012).

Anuncios

Un comentario en “Trece horas

  1. Julio, este comentario es para comunicarte que te he nominado para los premios Black Wolf Blogger Award, un premio que se da entre bloggeros reconociendo la calidad y el trabajo de otros compañeros. Si aceptas la nominación las bases están en la entrada de hoy 25/3 de mi blog.

    Soy Rita del blog “Cosas que siento” http://www.ritaturza.es

    Besos.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.