Órdenes sagradas

Quirke, médico forense, es el personaje principal de la novela “Órdenes sagradas” (2013), del autor Benjamin Black.

Quirke es forense, está pasando una mala racha física, no sabe si tiene sueños o alucinaciones. Cada día bebe más, está muy cerca del alcoholismo puro y duro. En el McGonagle se toma varios whiskys “Jameson”. Viste un traje bien cortado de tweed Harris. Siempre con sombrero. Odia la lluvia. Fuma mucho “Senior Service”. Está leyendo a Bizancio. Recuerda los abusos de los sacerdotes cuando era niño, en Carriklea. Tiene una relación con Isabel Galloway, que es actriz. Compra un ramo de violetas para su hija. Malachy, Mal,  es su hermano adoptivo, bueno, aburrido y honesto. Mal está casado con Rose que, según Quirke, sigue siendo atractiva y tiene un encantador trasero.

Otros personajes:

Hackett es inspector de policía, salido de la academia de Templemore. De indolente sonrisa. Se toma una copita de Oporto. Su mechero es un Zippo. Lleva unos toscos calcetines de lana de un azul vivo.

Phoebe es hija de Quirke, trabaja en una tienda de sombreros. Es novia de Sinclair, que es ayudante de su padre. Se ha mudado a un piso de Herbert Place.

Jenkins es sargento, tiene orejas de soplillo.

Quilan es un agente del cuerpo de motoristas, un hombre grande y lento, de pelo engominado y ojos saltones como de sapo.

Hendricks es otro poli.

Molly es una mujer de los tinkers o chatarreros.

Sally es hermana de un periodista, Jimmy Minor, que ha aparecido asesinado.

Y el padre Honan, o padre Mick, de unos 50 años, pelirrojo, con traje, corbata y calcetines blancos.

Reconozco que me costó entrar en estas “Órdenes sagradas”. Al principio es una narración un poco aburrida y parece que no pasa nada de nada. Es verdad que está muy bien escrita y que su autor es un excelente narrador, que además ha ganado muchos premios, entre otros el Príncipe de Asturias de las Letras en el año 2014. A mi entender, la novela, su historia y sus protagonistas van a más; y tiene unos últimos capítulos y un desenlace muy emocionantes. Novela negra con poca acción, buenos personajes, exquisita prosa y una denuncia muy muy clara.

Las novelas de Benjamin Black, seudónimo de John Banville, con el forense Quirke de protagonista, que se han publicado en nuestro país son: El secreto de Christine (2007), El otro nombre de Laura (2008), En busca de April (2011), Muerte en verano (2012), Venganza (2013) y Órdenes sagradas (2014).   

Anuncios