Sangre o amor: Peligroso es aquel que nada tiene que perder

Guido Brunetti, comisario veneciano, es el protagonista de la novela Sangre o amor (2015), de la escritora estadounidense Donna Leon. Es la vigésimocuarta entrega de esta saga.

Poco o nada han cambiado los personajes en esta última novela con respecto a todas las anteriores. Nuestro sabueso de cabecera, el comisario Brunetti, sigue casado con Paola. Su hijo, Rafi, tiene una novia, Sara Paganuzzi, que está estudiando en Paris; y su hija Chiara sigue en plena adolescencia. Paola Falier es una lectora empedernida y además sigue preparando casi todos los días la comida y la cena para su familia. Por ejemplo, en esta ocasión una fritatta con calabacín y pechuga de pavo rellena. De postre bizcocho de calabaza y pasas. Guido, cuando pasea por Venecia, entra en la basílica de Campo Santi Giovanni e Paolo y enciende una vela en recuerdo de su madre. Esta novela comienza con Brunetti y su mujer asistiendo al emblemático teatro de “La Fenice” para ver la opera Tosca. Curiosamente, la primera entrega de esta saga Leon/Brunetti se titulaba Muerte en la Fenice (1992).

Ahí sigue Lorenzo Vianello, inseparable de nuestro comisario, casado con Nadia, a la que gusta mucho la serie Downton Abbey.

La signorina Elettra, que está en huelga parcial por una injusticia laboral que se ha cometido con Alvise, agente de esta misma jefatura. Elettra lo mismo lee la revista Vogue o a Sciascia. Viste un chaleco estrecho de punto negro con botones sobre una camisa de algodón, pantalones de pinzas de color gris oscuro con una raya fina y una sobria corbata.

Claudia Griffoni, la comisaria venida de Nápoles. A pesar de ello es alta, rubia y de ojos azules.

Bocchese es el autosuficiente jefe del equipo científico. Y Ettore Rizardi, el forense.

Patta es el estirado vicequestore. Foa, el conductor de la lancha de la policía. Y Bambola el camarero senegalés donde Brunetti, de vez en cuando, se toma un vino blanco.

Esta novela Sangre o amor podríamos decir que transcurre entre bambalinas, detrás del escenario del teatro “La Fenice”, donde su autora vuelve 23 años después de su primera novela ambientada aquí. El mundo de la opera está absolutamente presente en toda la narración. Y no sólo por su glamour, también aparecen odios, intrigas y celos. Y los acosadores de las divas, que están dispuestos a llegar hasta las últimas consecuencias. Me ha gustado este nuevo y  tranquilo paseo por Venecia, sus puentes y canales. Ciao Guido, hasta la próxima.

Podcast entrevista a Donna Leon sobre “Sangre o amor” en “El ojo crítico”, de RNE.

Lista en Spotify de la novela:

Anuncios