Las máscaras de porcelana

La inspectora de policía de la Interpol Andrea Harris es una de los protagonistas de la novela Las máscaras de porcelana (2015), del autor barcelonés Rubén Falgueras Pradas.

La inspectora Harris ha sido destinada a Madrid, desde Nueva York. La Interpol la envía para colaborar con la policía española, que ha reclamado su traslado para mejorar la formación de los policías nacionales. De 26 años, el pelo rojo y una mariposa en la espalda. Tiene la melodía “Crazy” de Seal como sintonía de llamada en el móvil. Y la costumbre de dormir medio desnuda. Se compra un BMW. Recuerda a su hermano Michael.

Otros personajes:

Nabar Balder Santos era detective de policía, ahora colabora con el Cuerpo. Tiene un carácter muy agrio, siempre está echando broncas a todo el mundo. Vive en una suite del Hotel Rey Juan Carlos I de Barcelona. Conduce un Mercedes plateado de último modelo. Desayuna una caña de chocolate. Suena “Sussudio” de Phil Collins como melodía en su móvil. Invita a Harris a cenar en el restaurante La Piccola Italia, en el Maremagnum barcelonés. Fanático de los cómics y seguidor del Español, parece muy crítico con todo lo que sea catalanista. Este personaje tiene más protagonismo que la propia inspectora Harris.

Bob Meyers es otro agente de la Interpol. Le gusta fumar puros.

Claudio Ramírez es carnicero, ex forense, colabora haciendo autopsias con Nabar. Va en silla de ruedas a consecuencia del atentado de los trenes de Atocha, el once de marzo del 2004.

Amanda Gallego es comisaria jefe. De pelo largo, ondulado y rubio. Viste un traje de diseño color crema, que realza su figura en forma de reloj de arena. Sus ojos son de un color azul intenso y su sonrisa muestra una actitud agradable.

Manuel Rodríguez es el inspector jefe de la UDEV (Unión contra la Delicuencia Especializada y Violenta). Es un auténtico fascista.

Clara Nakamura, agente con rasgos asiáticos. Lleva el pelo corto peinado a lo chico, viste como una adolescente: pantalones ceñidos marcando su figura y una camiseta de un grupo de rock metal.

Algorta es un inspector de unos 60 años, pasado de peso, calvo y con un grueso bigote. Viudo, su mujer murió por la Gripe A

La fiscal Julia Ferrer, y los colabores de la policía Nino Carranza, Sofia La Paglia y Hartigan son otros personajes que aparecen a lo largo de esta narración.

En esta novela, Las máscaras de porcelana, se suceden una serie de asesinatos con un denominador común: a todas las víctimas les han arrancado la cara y en su lugar han colocado una máscara. Detrás de un posible asesino en serie, denominado Doppelgänger, toda una troupe de policías, ex policías, colaboradores y miembros de la Interpol, intentando detenerle, pero siempre van detrás de él. Como fondo aparece el nazismo, que está a punto de ganar las elecciones en España, el racismo y la inmigración, y el nacionalismo catalán. ¡ Y prácticamente hasta sus últimas páginas, no sabremos quién es el asesino de las máscaras !

Rubén Falgueras Pradas seudónimo de Rubén Mateo Pradas, nace en Barcelona en 1990. Además de esta novela es autor de varios cuentos e historias de género negro y fantasía.

Anuncios

Un comentario en “Las máscaras de porcelana

Los comentarios están cerrados.