En la mente del hipnotista

El psiquiatra y experto en hipnosis Erik María Bark es uno de los protagonistas de la novela En la mente del hipnotista (2014), escrita por los Kepler, seudónimo del matrimonio sueco Alexander Ahndoril y Alexandra Coelho Ahndoril.

Erik está divorciado de Simone. Tiene un hijo de 18 años, Benjamin, que vive con su madre. En su despacho tiene un sillón de piel de oveja de color gris claro. Está leyendo el último número de la revista The American Journal of Psychiatry, y Las metamorfosis de Ovidio. Utiliza un blíster medio vacío como marcapáginas. Escucha Dear Old Stockholm de John Coltrane. Al mirarse al espejo descubre que su pelo castaño oscuros está cubierto de canas. Erik toma tranquilizantes para conciliar el sueño.

Otros personajes:

Margot Silverman es comisaria. Está embarazada. Viste un cárdigan negro cruzado, una blusa blanca ceñida y unos pantalones negros de talle alto, que se estiran para adaptarse a su creciente barriga. Tiene 36 años, el cabello rubio recogido en una gruesa trenza, con los ojos húmedos y las mejillas sonrosadas. Es la nueva experta de la policía judicial en asesinos en serie, itinerantes y acosadores. Vive con Jenny. Utiliza gafas para leer.

Adam Youssef es un poli de 28 años, pareja de Margot en la brigada. De cara redondeada como la de un adolescente. Lleva el pelo largo y una camisa de manga corta que le cuelga por fuera de los vaqueros. Procede de una familia asiria. Ha crecido en Södertälje y jugaba al fútbol en primera regional. Porta una Sig Sauer. Su mujer, Katryna, duerme con unos calcetines horribles.

Nelly Brandt es psicóloga, colega de Erik en el instituto Karolinska. Es competente, trabaja duro y es muy divertida. Alta y delgada, con el pelo teñido de rubio siempre está perfecto y se maquilla con mucho gusto. Está casada con Martin. Lleva una blusa blanca con lunares negros y lazo en el cuello, y una falda muy ceñida de color vino. Usa crema de manos Clarins.

Milan Plasil trabaja en la brigada de estupefacientes y cuenta con la red de informadores más amplia de Estocolmo. De 30 años, ojos oscuros y caninos y la cabeza rapada. Es delgado como un adolescente, viste ropa de deporte negra y lustrosa y zapatillas deportivas caras.

Erixon es un técnico de la policía, de enorme barriga. Toma Coca-Cola.

Nils Ahlen es catedrático de medicina forense. Enjuto, suele leer el periódico con guantes de latex en las manos. Lleva un polo blanco bajo la bata de médico, y sus gafas de aviador lanzan destellos cuando levanta la mirada. Conduce un Jaguar blanco.

Saga Bauer es policía secreta, lleva un año de baja. Acompañada de una Glock 21, visita el Museo Nórdico.

Joona Linna, antiguo comisario, oficialmente muerto, estaba desaparecido. Ahora, acompañado de un bastón, parece que ha envejecido. No obstante, el que tuvo retuvo, a todos los niveles, investigando y peleando sigue siendo de los mejores. Y siempre con su pesado y viejo revolver Colt Combat.

Me ha gustado En la mente del hipnotista. Un auténtico thriller, o varios thrillers dentro de una larga y a veces angustiosa investigación. Con varios protagonistas, un psiquiatra que además hipnotiza, una comisaria de policía embarazadísima y un comisario que creíamos desaparecido, Jooana Linna, el personaje indiscutible de las anteriores novelas de los Kepler, El hipnotista (2009), El contrato (2010), La vidente (2011) y El hombre de arena (2012).

En esta ocasión se trata de un asesino en serie que graba a mujeres antes de matarlas y cuelga los vídeos en YouTube prácticamente en tiempo real. Con un desenlace de infarto, inesperado y muy bien resuelto para mi gusto. Es un ladrillazo de 636 páginas, que merece la pena. Además, todo indica que el policía Jooana Linna ha vuelto para quedarse.

Anuncios