MONTEPERDIDO

La subinspectora de policía Sara Campos es la principal protagonista de la novela Monteperdido (2015), del autor lorquino Agustín Martínez.

Campos es subinspectora del Servicio de Atención a la Familia de la Policía Nacional. Suele llevar el pelo recogido en una coleta improvisada. De rasgos suaves, no es muy alta. Viste vaqueros y una sudadera negra que se arruga sobre la pistola que lleva en la cintura. De niña vivió en Almería. Suele dibujar figuras geométricas a modo de laberinto. Para ir a una cena que le han invitado compra una botella de vino blanco, uva Gewürztraminer, de unas viñas de Barbastro. Vino de hielo hecho con uva recolectada en la primera helada del año. A veces tiene sueños que se convierten en pesadillas.

Otros personajes:

Víctor Gamero es sargento de la Guardia Civil, a cargo del puesto de Monteperdido, con tanto protagonismo en la novela como nuestra inspectora. Tiene un perro husky de siete años al que llama “Nieve”. Recuerda a su novia, Nuria, muerta siete años atrás en una inundación provocada por el desbordamiento del río Ésera. Tiene un hermano, Román, que lleva el bar de la Cofradía de Cazadores.

Santiago Baín es el inspector superior de Sara. Lleva 35 años en el cuerpo. Le gusta visitar las iglesias de los pueblos donde le toca investigar. En el hostal “La Renclusa” come ixarso, un plato típico regional, que consiste en un estofado de carne de rebeco macerado en tomillo, romero, ajo y laurel.

Burgos es un agente de la Guardia Civil. Es bajo y más bien rechoncho, con un poblado bigote que le oculta el labio superior y que hace que al hablar parezca el muñeco de un ventrílocuo.

Sanmartín es el encargado del GREIM, Grupos de Rescate e Intervención en Montaña, en Monteperdido. Embutido en un uniforme impoluto, ronda el 1,90 y lleva el pelo cortado a cepillo. A Sara le recuerda a uno de esos soldados americanos que aparecen en las películas, tan orgulloso de sí mismo como ridículo.

Pujante, Telmo y Rojas son otros guardias.

Raquel y Alvaro; y Joaquín y Monserrat son los padres de Ana y Lucía.

Nicolás Souto es veterinario y dice que escribe novelas policíacas en patués.

Elisa es la empleada del hotel. Hace horquillas artesanales.

Gaizka tiene una empresa de material de montaña.

Caridad es una mujer que padece insomnio. Viste un chándal de color rosa palo y gris, muy pasado de moda.

Simón y Pilar, un matrimonio muy peculiar.

Rafael es un hombre solitario, conduce un camión, es hermano de Monserrat.

Me ha gustado mucho esta novela, Monteperdido. Tiene casi 500 páginas y te mantiene en vilo y expectante hasta los últimos párrafos. Una larga y muy enrevesada investigación en la que ya pronto empiezan a pasar cosas, una parte más pausada y de nuevo un final frenético muy bien resuelto. Una narración que nos transporta a los valles y montañas del Pirineo. Hay muchos personajes alrededor, envidias, odios y mentiras familiares. Hace cinco años, dos niñas de once años desaparecieron, ahora entre los restos de un coche accidentado aparece el cadáver de un hombre y una adolescente malherida. Lo dicho, lectura muy recomendable hasta su desenlace.

Agustín Martínez nace en Lorca, Murcia, en 1975. Es licenciado en Imagen y Sonido por la Universidad Complutense de Madrid. Ha escrito guiones de ficción para televisión y ha colaborado en programas de radio en espacios como Un lugar llamado mundo, que fue premio Ondas 2014. Ha participado en varias series, unas veces como creador y otras como guionista, La chica de ayer, Crematorio o Unidad Especial son algunos ejemplos.

https://www.ivoox.com/player_ej_10246551_4_1.html?c1=ff6600

Anuncios