Cuatro muertos más para el desierto

La familia Correa, Tomás, Alberto y Fernando, son los principales protagonistas de la novela Cuatro muertos más para el desierto (2015), del autor neoyorquino Christopher Pollinini.

Tomás es estudiante de la Universidad Politécnica. De pelo negro, ojos verdes e incipiente barba. Para desayunar lleva un taper de espaguetis con tofu y un bocadillo de queso con mermelada, que le ha preparado su madre. Se desplaza en una Vespa.

Alberto, el padre de Tomás Correa,  allá por 1975, era un chico estirado, de piel cetrina y con los cabellos como el mar de noche: revueltos, sin entradas y anunciando una espuma de canas antes de los treinta. Con ojos tristes en una cara con ojeras y cicatrices; y una prominente nariz. Sus músculos estirados en potentes formas olímpicas, le permiten correr velozmente. Se casa con Consuelo. Alberto, aunque no lo sabe, ha robado un bolso con un gran tesoro dentro.

Fernando es hermano de Alberto. De ojos verdes. Conduce un Mercedes. Es un solitario, implicado en turbios negocios y que procura proteger a su hermano y a su sobrino.

Otros personajes:

Xavier Santamaría es un detective del Servicio de Investigación.

Gerardo Pedrosa, inspector de policía. De poblado bigote y dos largas cejas que casi se unen.

Basile es amigo de los Correa y guardaespaldas de Alberto. Le gusta el brandy.

Mohammad Igner es un joven de ventitantos años. De cara redonda, nariz achatada a lo africano, un débil bigote, sonrisa de un limpio blanco y una tez marrón quemado.

Alessandra es una estudiante italiana amiga de Tomás. Tiene una expresión dulcificada, quizá incluso demasiado pesimista, que le da un porte señorial y dibuja en torno a los labios un elegante rictus altanero.

Renata es tía de Tomás. De melena pelirroja. Es una mujer menuda pero enérgica. Viste largas faldas, demasiado ajustadas para ser cómodas y sus ojos se mueven con una expresión de lucidez en exceso intrigante.

Hadi Gómez es un marroquí afincado en Barcelona.

Ahmed Bachir, del Frente Polisario.

Samir Suárez, un matón; Tenacio, un mercenario; La Bermeja y Paula, mujeres del Raval; y Carmen y José Esteban, entre otros.

Me ha gustado Cuatro muertos más para el desierto. Una singular historia alrededor de los miembros de una familia, los Correa. La narración transcurre entre Barcelona, Marruecos, el Sáhara y Las Palmas. Se desarrolla en dos ambientes muy distintos, sobre todo en el conocido barrio barcelonés del Raval y en el desierto del Sahara. Y en dos épocas distintas, los últimos meses del año 1975 y en la actualidad. Con la Marcha Verde y la muerte del generalísimo Franco por un lado; y la corrupción, la venganza y la violencia por otro. Con un desenlace muy inesperado. Lo dicho, lectura recomendable de una peculiar novela negra.

Christopher Pollinini, nacido en 1984 en Nueva York, con ascendencia italiana y española. Es ingeniero químico. En la actualidad trabaja en Estrasburgo, Francia, pero su vida laboral le ha llevado a residir en diferentes países como Alemania, Holanda, Italia o Inglaterra.    

Anuncios

Un comentario en “Cuatro muertos más para el desierto

  1. A mí no me gustó tanto como a ti. Creo que incurre en defectos que podría haber superado sólo habiendo puesto más atención. Bueno no es el caso de decir aquí nada más pues todo ya lo dejé dicho en la reseña que hice en mi blog em su momento.
    Pero la disparidad de criterios es lo que enriquece el debate literario, ¿no te parece?
    Un abrazo, Julio

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.