Camille

El comandante de policía Camille Verhoeven es el personaje protagonista de la novela Camille (2012), del autor parisino Pierre Lemaitre.

Nuestro sabueso tiene 50 años, mide 1,45 de estatura, es calvo y tiene una mirada que a veces es gélida como un cuchillo, siempre con su gabardina y su sombrero. Tiene una gata, Doudouche. Le gusta dibujar bocetos de todas las personas a las que conoce. Es el protagonista principal de esta cuarta y última entregar de la saga Lemaitre/Verhoeven.

Camille está saliendo con Anne Forestier, una ejecutiva que viaja mucho por cuestiones de trabajo. Se conocieron en un restaurante, después de una bronca que tuvo Anne con el dueño del local. Tiene 40 años, para Camille es una preciosidad. Delicadamente morena, con ojos verde claro y una sonrisa arrebatadora. Una mujer fracamente luminosa. Con hoyuelos. Y sus gestos lentos, elásticos, que provocan unas ganas irreprimibles de tocarla porque todo en ella parece redondo y firme: sus senos, sus nalgas, su pequeño vientre, sus muslos. El comandante Verhoeven parece que está muy colado por la señora Forestier, aunque de vez en cuando sigue acudiendo a su mente el recuerdo de su ex mujer, Irene.  

Se puede decir que, en esta ocasión, la investigación corre casi exclusivamente a cargo de Camille. De su equipo, el elegante millonario y excelente policía Louis Mariani tiene muy poca participación; al igual que Armand, que tiene un cáncer de estómago en estado avanzado. Por lo que respecta a Maleval, ha sido expulsado de la policía y después ha sido detenido varias veces por diferentes motivos, como posesión de drogas, asaltos y proxenetismo.

Le Guen ha ascendido a comisario jefe. Es un auténtico mastodonte, que se acaba de casar por sexta vez con la que fue su segunda mujer. Michard es la nueva comisaria, que a Camille le recuerda a una oca balanceándose. Tiene un culo inmenso.

Krysztofiak es el técnico de identificación; Nguyen es forense; y el juez Pereira, con sus ojos azules, nariz demasiado larga y orejas de perro.

Me ha gustado mucho Camille, a tono con las anteriores novelas, Irene, Alex y Rosy & John. Comienza con una escena frenética y, a mitad de novela, nada es lo que parece y con un desenlace magistralmente ejecutado. El personaje del comandante Verhoeven me parece que está muy logrado. En algunos momentos rezuma tristeza e incluso sufres con él, pero es un magnífico policía, un investigador que no se da nunca por vencido y con un gran poder de deducción. Para mí, una gran novela negra, muy recomendable. Chapeau monsieur Lemaitre.

https://books.google.es/books?id=kMTWCwAAQBAJ&lpg=PP1&dq=pierre%20lemaitre&hl=es&pg=PP1&output=embed

Anuncios