Lorenzo Blanco y los crímenes inoportunos

El detective privado Lorenzo Blanco es el principal protagonista de la novela Lorenzo Blanco y los crímenes inoportunos (2015), del autor gijonés Eduardo Arias.

Lorenzo es un joven detective privado, apasionado de los deportes, el cine y la novela negra. Tiene 27 años, el pelo castaño claro y los ojos grandes y expresivos, de un marrón que algunos llamaban miel. Rostro armonioso, nariz chata, orejas pequeñas y sonrisa agradable. Es un auténtico friki del Bisolán. Ross Macdonald es uno de sus noir favoritos. En su casa tiene muchas novelas de Michael Connelly. En una librería de viejo de la Semana Negra de Gijón, se compra un libro de Michael Innes. En algún momento recuerda haber leído una novela negra regional  L´aire de les castañesescrita en bable. Le gustan las retransmisiones deportivas. En un domingo puede llegar a ver Fórmula 1, el Tour y el Mundial de fútbol. También le gusta la música, por ejemplo los M-Clan.

Otros personajes:

Sara Paredes es la pareja de Lorenzo. Tiene 25 años. Guapa, de facciones suaves y agradables y con sonrisa muy contagiosa. Tiene el pelo largo y ligeramente ondulado, de un tono castaño oscuro. Ojos verdes y vivarachos. De estatura media, lo que más destaca de su figura son unas pronunciadas curvas, lo que le confieren un innegable atractivo.  

Miguel Canales es ingeniero de telecomunicaciones. Es muy amigo de Lorenzo y Sara. Quiere escribir una novela y les pide consejos a sus amigos, quedando en un bar a tomar algo. Viste un polo verde musgo y un pantalon beige. Participa en diferentes torneos de videojuegos online, entre otros uno de carreras de motos.

Maximiliano Colina, “Maxi”, y Daniel Jarillo son dos agentes de la policía local. El primero de ellos
veterano, sesentón de escaso pelo y voluminoso abdomen. Vago y con falta de ambición, ha hecho de la apatía su forma de vida. Dani es un joven agente con escasa experiencia pero con gran interés por el cumplimiento de la ley. De pelo rubio y grandes y curiosos ojos marrones.

Federico Polo es el forense. Viste una camisa verde fosforito con mangas enrolladas hasta los codos y un pantalón vaquero de un color indefinido, que no pega en absoluto con la camisa.

Ramón Candela es el jefe de la policía local de Gijón, un cincuentón que viste una camisa de manga corta de cuadros rojos y blancos y un pantalón vaquero azul .

Cristóbal, Pablo y Borja son otros agentes. Roberto, Carolina, Ana, Arturo Doriga, Luisa Marqués Bayon o Tomás Lobo son, entre otros, diferentes personajes que van a pareciendo a lo largo de esta narración.

Me ha gustado Lorenzo Blanco y los crímenes inoportunos. La historia transcurre en Gijón, en el verano del 2010, durante la celebración de la famosa Semana Negra. Primero aparece el cadáver de un hombre trajeado bajo un puente de la ciudad; y después otro, esta vez en el recinto de la mencionada Semana Negra de Gijón. Un familiar del primer finado encarga a un joven detective privado, Lorenzo Blanco, la investigación del caso. Éste, ayudado por su pareja y amigos, se pone a buscar pruebas y testimonios que ayuden a localizar al culpable o culpables de los posibles asesinatos. Es la primera novela de este autor, Eduardo Arias, y quizás sea por eso que a mi entender le ha quedado un poco gruesa. Casi 500 páginas con esa tipografía tan pequeña no hacen fácil su lectura. Además toca en demasía temas colaterales, como gustos o aficiones de los personajes, que por cierto son muchos. También encontramos una crítica social o política a unas instituciones corruptas, como ayuntamientos, políticos, empresarios y policías. Tiene importantes dosis de humor, que acerca la obra a la literatura juvenil. La novela se podía haber titulado La brigada del Bisolán. En resumen, se pasa un buen rato siguiendo las pesquisas de nuestro joven detective Lorenzo Blanco. Por cierto, su autor ha prometido que es la primera pero que no sera la última novela con este mismo personaje.

Eduardo Arias nace el 4 de julio de 1981 en Gijón. Es ingeniero informático. Le gustan mucho los deportes, el cine, las series de televisión, la música y la literatura en todos sus géneros y autores, como por ejemplo Agatha Christie, Arthur Conan Doyle, Julio Verne o Isaac Asimov.

Anuncios