La chica olvidada

La agente Eider Chassereau y el suboficial Jon Ander Macua, policías de la Ertzaintza, son los principales protagonistas de la novela La chica olvidada (2016), de la autora guipuzcoana Noelia Lorenzo Pino.

Eider está separada, se supone que temporalmente, de su marido Josu, que regenta un restaurante. Desde que murió la hermana de Eider, Mari, su hija  de diecisiete años, Vanesa, vive con ella. Es una relación difícil, que poco a poco va mejorando. A nuestra poli le gusta la comida china, el arroz frito con bambú y setas es su plato favorito. Le gustan los animales, sobre todo los galgos por los que siente debilidad. Eider tiene unas tetas enormes, lleva puestos dos sujetadores para tratar de disimularlas.

Jon Ander está separado de Silvia, con quien tuvo un hijo. De voz ronca. Frente al espejo se despeina para taparse las entradas y se pone un contorno de ojos que su ex le había regalado las navidades pasadas. Desayuna dos rebanadas de pan untadas con mermelada de naranja y un café con leche. En el coche lleva puesta Radio3. Come en el restaurante vegano Landare, gazpacho de manzana, rollito vietnamita y quiché de tomates y aceitunas. En otro momento del día se bebe una cerveza tostada y acude a un concierto de Ángel Stanich.

Otros personajes:

Lía Yoldi es patrullera de la Ertzaintza en la comisaría de Oiartzun. También con mucho protagonismo en la narración. De treinta y un años y casada con Juancar. Tienen una hija, Maika. Lía está viendo la serie Dexter.

Ochoa es el agente que patrulla con Lía. Tiene treinta y siete años y parece un buen tipo, alto, delgado, bastante canoso, y una mirada simpática.

Juncal Baraibar es la jefa de la Unidad. Su ex se pegó un tiro, ella le descubrió envuelto en una trama de trata de mujeres que estaban investigando. El muy cabrón se la había jugado a ella y a toda la comisaría.

Peio Campo es cabo, y Eneko Jerez agente. Trabajan juntos.

Blanca es la forense.

Padura el subjefe de la comisaría de Erandio. Tremendamente atractivo, su cabello rizado y repeinado hacia atrás y sus patillas le dan un aire de pepero o torero.

Koldo es comisario. De enorme cuerpo, cabeza rapada. Fuma tabaco rubio.

Abel es un hacker que colabora con Jon Ander. Todo el tiempo comiendo bolsas de patatas fritas a la vinagreta.

Me ha gustado mucho La chica olvidada. Clásica novela negra donde la aparición de un cadáver lleva a la investigación de otro, aparecido hace catorce años y que se había quedado sin resolver. Hay muchas similitudes en las dos jóvenes asesinadas. También están muy logrados los protagonistas principales, la agente Eider, el suboficial Jon Ander y los secundarios que pululan alrededor de la trama con sus manías, sus neuras y sus miedos. Tiene unos ágiles diálogos que hacen muy llevadera su lectura. Lo dicho, un buen libro para llevarse a la playa o a la piscina de tu barrio.

Noelia Lorenzo Pino nace en Irún en 1978. Profesora de corte y confección, ha desarrollado su carrera profesional en torno al mundo de la moda, Su primera novela publicada fue Chamusquina (2013), a la que siguió La sirena roja (2015) con los mismos personajes centrales de esta La chica olvidada, que hoy reseñamos aquí.

Noelia Lorenzo habla en la SER de su novela
Noelia Lorenzo en Tele Donosti

Anuncios