El jardín de cartón

9788416776320Mejías, detective privado, es el principal protagonista de la novela El jardín de cartón (2016), del autor murciano Santiago Álvarez.

Mejías tiene un grave problema, Hacienda va a cerrar en breve su agencia si no paga los 40.000 euros que debe. Apenas tiene trabajo y tiene que conseguir, como sea, investigaciones que le proporcionen abundantes beneficios. Están a punto de llegar las Fallas a Valencia, que a Mejías no le gustan nada, al menos hasta ahora. Lleva su sempiterna gabardina, a pesar de la achicharrante  primavera que está cayendo. Debajo, un traje cruzado a rayas. Siempre lleva su inhalador Ventolín, para cuando le cuesta respirar. Su gatita Zero le hace compañía en el despacho. Recuerda que de niño fue monaguillo con los jesuitas. Viste gayumbos de algodón. Le gusta el Laphroaig. Llega a ver tres veces seguidas la película Tener y no tener; y es que a Mejías le gustaría mucho ser como Humphrey Bogart.

Otros personajes:

Berta es la joven ayudante del detective Mejías. Tiene apenas 20 años, es estudiante de periodismo, de rostro ancho y pálido, de pelo color azabache, estatura baja y piercing en la nariz. Sus ojos, azules y asustados, con gafas de pasta. Colecciona pendientes de todo tipo, de cafeteras, de ceniceros, de cabinas telefónicas, de coches, de farolas o de símbolos asiáticos. Conduce el Triumph Tr7 color pistacho, único patrimonio de la agencia de su jefe. Le gusta mucho su vieja Olivetti. Se acuerda de su tía Marina, que vive en la comarca de Utiel.foto-1-685x1024

Jordi Domenech es un joven periodista freelance, que se lleva muy bien con Berta.

Gaspar Aparisi es un importante empresario. Alfonso Fleixanoll es un almacenero y catador de whisky. Adán Mayans, Dani, es el hijastro de Lloret, un empresario millonario.

Los Fuster, Fausto, Plácido, Benigno, Cándido, Minerva y Eva, que es dentista.

Las tres Marías, Lucía, Cristina y Angeles, Teresina o Julia Ferrer y su libro o diario, que tiene un importante protagonismo en esta narración.

Esta segunda entrega “El jardín de cartón” sigue la estela de la anterior, “La ciudad de la memoria”, con su detective Mejías, su gabardina y su ayudante Berta. La acción transcurre en plenas Fallas. Con poco trabajo y muchas deudas, nuestro sabueso detective acepta investigar dos casos que parecen no tener mucha importancia. Poco a poco se va enrollando y aparece la corrupción política y empresarial, además de los secretos de un pasado muy lejano. A veces tiene toques surrealistas y esperpénticos, con dosis de humor y mucho cine y música, que adora Mejías. Novela para pasar unos buenos ratos.


Anuncios