Cuentas pendientes

8648b-cuentaspendientes150La subinspectora Rebeca Santana es la principal protagonista de la novela Cuentas pendientes (2015), de la autora barcelonesa Susana Hernández.

Es la tercera entrega de la saga que empezó con Curvas peligrosas (2010), aseguida de Contra las cuerdas (2012).

La subinspectora Santana lleva ya dos largos años en el Cuerpo. Sigue conduciendo su Harley-Davidson. Mantiene una relación con la fiscal Malena Montero, con alguna bronca y más de un polvo salvaje. Visita a su abuelo que siempre está leyendo revistas de cine. Mientras prepara el desayuno silva una canción de Suede. Lleva unas braguitas de Catwoman. Para celebrar el año nuevo compra una bandeja de canalones, otra de vieiras y unas croquetas caseras de jamón. Y en un pequeño restaurante de la Barceloneta, comen chipirones y unos chorizitos a la sidra, con Coca Cola, Santana, y vino blanco su compañera Vázquez.

Otros personajes:

Miriam Vázquez “Marquesa” es la que trabaja al lado de nuestra sabuesa protagonista. Hacen un buen tándem, aunque son muy diferentes. Tiene una relación con Alejandro, un GEO que está casado. Suelen quedar en hoteles. Escucha óperas de Bizet o Rosini, acompañada de un bourbon. Se come una piadina que lleva rúcula. Viste unos pantalones de tweed. Su hija Verónica quiere irse de Erasmus a Florencia.

Malena Montero, fiscal, es pareja de Santana. Conduce un Mini, escucha un disco de Diana Krall y, en otro momento, a Nico y su Sunday Morning. Prepara la cena, pone los espirales a hervir, ralla el parmesano y corta el salmón en dados.

Robles es el inspector jefe. Pinzón, el comisario. Lloren, otro inspector de tupé rubio.

Crespo, poli, que reconoce no haber asesinado a su suegra todavía, gracias a que cocina un excelente pollo rustido.

Rios es inspector de Asuntos Internos. Lleva un elegante reloj de muñeca.susana-hernandez

Molins, inspector experto en trata de menores.

Rafa Navarro, ex compa de Santana, ahora inspector en Zaragoza. Separado. Tiene una cabaña en Nùria. Mastica chicles de nicotina.

COMENTARIO:

Me ha gustado mucho Cuentas pendientes, en la línea de las dos anteriores novelas protagonizadas por la subinspectora Rebeca Santana. En esta ocasión tiene que enfrentar una investigación a raíz de la desaparición de un joven. Poco después aparece un cadáver, un suicidio, también de otros jóvenes. Puede ser una mafia que proporciona adolescentes a clientes millonarios. Por otra parte, la madre de Santana, que acaba de salir de la cárcel, ha desaparecido. Su compañera de brigada Vázquez, la “Marquesa”, no está precisamente pasando por su mejor momento. Además, la fiscal Montero está dentro de una investigación con trasfondos familiares, que parece no ser lo que aparenta. En resumen, lectura negra muy recomendable, a pesar de la dureza de la historia que cuenta.

Ya estamos esperando la próxima de Santana. Susana, ¡no nos hagas esperar mucho!

Anuncios