Una sombra en la oscuridad

9788416700707La detective Erika Foster es la protagonista de la novela Una sombra en la oscuridad (2016), del autor inglés Robert Bryndza. Es su segunda entrega con la policía Foster como protagonista, la anterior Te veré bajo el hielo ya la reseñamos en este mismo blog.

Erika nació en Eslovaquia, aunque ya lleva 25 años en el Reino Unido. Ahora está en la comisaría de Lewisham Row, en Londres. Antes estuvo en la Policía de Manchester, donde su marido, también policía, murió asesinado. Es alta, pasa del metro ochenta. Tiene un pequeño piso alquilado en Forest Hill. Se mira al espejo y la cara que le devuelve la mirada no le inspira confianza precisamente. El cabello rubio y corto, lo tiene de punta formando mechones. Ya se le aprecian algunas canas. Recuerda que de joven tenía un hermoso rostro eslavo: pómulos prominentes, piel tersa, ojos almendrados de color verde. Ahora tiene patas de gallo, arrugas y el rostro cada vez más flácido. Ha vuelto a fumar mucho. Abre una botella de Glenmorangie. Escucha en el coche “Forever Young” del grupo Alphaville. Tiene una hermana, Lenka, que vive en Eslovaquia.

Otros personajes:

Isaac Strong es patólogo forense. Tiene una relación tumultuosa con su novio Steplen, que escribe novelas negras muy escabrosas. Steplen le ha regalado una Nespresso para limar aspereza. Strong vive en una casa adosada en Blackheath. Desde su balcón se ve el láser del Observatorio de Greenwich. Tiene unas manos grandes y elegantes. Prepara lasaña con leche desnatada para la bechamel. Se lleva muy bien con Erika.

Moss es inspectora. Es una mujer baja y fornida, suda profusamente a pesar de que lleva una falda y una blusa livianas. Lleva recogido el rojizo cabello. La cara completamente cubierta de pecas, con un grupito de ellas debajo de un ojo que parecen formar una lágrima. Es alegre por naturaleza. Está casada con Celia y tienen un hijo, Jacob.

Nils Akerman es supervisor de la Científica. De poco más de 30 años, cara atractiva y frente despejada tipo nórdico. El sol le reluce en el rubio cabello.

Marsh es comisario jefe. Alto y fornido, lleva el pelo entrecano cortado casi al rape. Le gusta el café helado del Starbucks tomado con una pajita de color verde. Es un hombre atractivo, pero tiene un aspecto exhausto. Está casado con Marcie.

Crane es sargento, pelirrubio e incansable motor de la sala de coordinación, donde a menudo se reúne la brigada para ver cómo va la investigación. Tiene novia, Karen.

Sing es una guapa policía de cuerpo menudo y mente avispada.

Warren es un joven agente, bien parecido y lleno de entusiasmo.featured-robert-bryndza

Peterson es un inspector negro, alto y apuesto, con rastas cortas. Elegante.

Wolf es sargento de la recepción. Con panza, mofletes colgantes y cara reluciente por el sudor. Siempre comiendo bollos de hojaldre.

Tim Aitken es psicólogo criminal. Tiene una mata de pelo corta y tupida, luce una barba de tres días y, pese a que va con chaqueta y corbata, lleva en la muñeca un montón de pulseras multicolores entrelazadas.

Comentario:

Me ha gustado mucho Una sombra en la oscuridad. En la línea de la anterior Te veré bajo el hielo, también con la detective Erika Foster de protagonista omnipresente en toda la narración. Sé que algunos dirán que es una novela clásica policiaca más. Tienen razón, pero es que a mí me gustan las novelas de detectives, de inspectores, de sabuesos en general. Además, no todas son iguales. Pueden tener un guión parecido, un asesinato, una investigación, un poli que husmea y sus problemas particulares alrededor, pero además pueden estar bien o mal escritas, bien o mal narradas. En este caso, me parece que Robert Bryndza lo borda, empezando por el personaje de Foster, un protagonista muy potente, y siguiendo por los secundarios. Presenta una trama muy enrevesada, difícil de investigar. Van apareciendo varios cuerpos asesinados. Las víctimas están asfixiadas en sus camas, desnudas, con las muñecas atadas y una bolsa de plástico alrededor de la cabeza. Los muertos no se conocían entre sí ¿Qué puede haber detrás de estos asesinatos? Lo dicho, lectura muy recomendable para los amantes de novela policiaca.

Las cosas buenas del día empiezan a declinar y a adormecerse, mientras los negros agentes de la noche se abalanzan sobre sus presas.

William Shakespeare, Macbeth

A la vez que reseñamos esta novela aparece publicada en nuestro país la tercera entrega con la inspectora Erika Foster, que lleva por título Aguas oscuras. Deseando leerla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s