El púgil

41I8JmLJDdLRoberto, que es inspector de policía, es uno de los protagonistas de la novela El púgil (2018), del autor madrileño Javier Gimeno.

El inspector Roberto tiene cuarenta y tantos años y está divorciado de Mónica, que es comandante de Iberia. Comparten la custodia de su hija Lucía. Roberto contrata a Rebeca como canguro cuando no puede estar con su hija. Le gusta desayunar Kopi Luwak, un café negro indonesio. Tiene varios tatuajes de dragones, peces koi, dibujos japoneses y el nombre de su hija. Recuerda cuando iba al Santiago Bernabeu. La última vez, la quinta del buitre corría por el césped. Es zurdo. Conduce un enorme todoterreno. Le gusta la cerveza Mahou. Su serie favorita es Se ha escrito un crimen. Roberto cada vez odia más al género femenino.

Otros personajes:

Rubén Gaviria es un importante traficante de drogas. De complexión delgada, de brazos nervudos, suele estar apuntado a varios gimnasios. Lleva unas gafas de sol Lotus, redondeadas y de pasta negra.

Flash Espinosa es un boxeador conocido como Sombra. Calza unas antiguas Adidas Stan Smith. Le gustan las pelis de los hermanos Marx.

Héctor “la roca” Sánchez es otro púgil, también conocido con “Rasti” por su peinado. Suele ir al bar Charly a tomar un cafecito a media tarde. Tiene novia y un hermano, Jonas. Desayuna Nesquik y una magdalena. Trafica a pequeña escala.

Don Luis, el viejo. Su mujer, Antonia, está a punto de morir. Los dos son antiabortistas. Lee a Neruda. Elogia la dictadura franquista. Se compra un perro, un west highland terrier, al que bautiza como Pluto. Se come una paella de marisco con vino Yzaguirre, con un toque de ginebra. Tararea  “A day in the life” de McCartney y Lennon. Practica natación en una piscina cubierta. Don Luis tiene todo un plan preparado para cuando se quede viudo.Cgd3VLwWwAEyiBZ

Marcos “El Rata”, trabaja en una trattoria de ayudante cocina. Traficante y confidente del inspector Roberto.

Marius es un emigrante que trabaja conduciendo una furgoneta. Hace trabajos y “trabajitos”.

Lola es jueza, conocida como “la témpano”.

Comentario:

Me ha gustado El púgil, una novela negra con registros diferentes a la habitual noir. A pesar de ello, creo que se puede mejorar. Aunque lleva por título El púgil, el boxeo no es la historia principal de las que se cuentan. El boxeo es un trasfondo que, además, ayuda a denominar rounds a los diferentes capítulos y que, cuando va llegando el último asalto, descubre algún secreto. Al mismo tiempo conocemos a un personaje, Don Luis, un viejo con planes muy sospechosos. Quizás la historia principal sea la un policía, Roberto, corrupto, machista, violento, traficante, que solo se transforma delante de su hija. En resumen, un personaje bastante indeseable. Pienso si todas las tramas conducen a una sola finalmente, o eso parece, pero … tiene un final abierto a una posible continuación.

El autor:

Javier Gimeno, Madrid, 1977. Estudió Biblioteconomía y Documentación. Escribió relatos cortos y, animado tras ganar algunos premios, se decidió a escribir novela. Su primera obra fue All in (2015). La que hoy reseñamos El púgil (2018) es su segunda novela.