Las chicas robadas

51SerqDciPLLa inspectora Lottie Parker es la protagonista de la novela Las chicas robadas (2017), de la autora irlandesa Patricia Gibney.

Parker es inspectora detective de la Garda Síochána en la población ficticia de Ragmullín, que se supone ubicada en el centro de Irlanda. Está a punto de cumplir 44 años. Adam, su ex marido, falleció de un cáncer hace cuatro años. Vive con sus tres hijos, Katie, Sean y Chloe, con los que tiene sus desavenencias. Su madre, Rose Fitzpatrick, cuida a menudo de ellos, sobre todo cuando Lottie tiene mucho trabajo. Alta y delgada, de piel pálida, utiliza protector solar. Suele salir a correr a primera hora de la noche. Lleva un sujetador deportivo de Nike. Viste blusa de algodón blanco y vaqueros. Hace meses que no toca el alcohol. Para cenar se fríe un huevo y un poco de beicon. En su escritorio de la comisaría tiene una taza de cerámica con amapolas rojas pintadas a mano, donde aloja sus bolígrafos. Mierda! es su taco favorito.

Otros personajes:

Mark Boyd, sargento, de cuerpo esbelto, alto, más de uno ochenta, pelo oscuro salpicado de gris acerado, corto, ojos marrones. De rostro delgado y pinta de hambriento, sus orejas sobresalen ligeramente. Boyd es la mano derecha, como mínimo, de Parker en todas la investigaciones. Quizás a él le gustaría ser algo más.

Larry Kirby es otro sargento, corpulento. Lleva una camisa de cuadros remangada hasta los hombros. Las gotas de sudor chorrean por su amplia frente. Se echa para atrás su espesa mata de pelo. Hace unos días que viste unas sandalias con calcetines blancos, dice que por la “gota”. Toma Guinness en los pubs y Coca-Cola en la comisaría.image

Maria Lynch es la otra detective de la brigada. Lleva el pelo largo recogido en una cola de caballo. Trabaja a conciencia, tanto en la escena del crimen como en la oficina rodeada de expedientes.

Jim McGlynn es jefe del equipo forense. Y Jane Dore es la patóloga forense, seca y profesional.

Gillian O´Donoghue es garda de uniforme. Policía brillante.

Corrigan es el comisario. Con calva en la coronilla y gorda nariz con gafas.

Comentario:

Me ha gustado mucho Las chicas robadas. Sigue la línea de su anterior novela, Los niños desaparecidos ,de la autora irlandesa Patricia Gibney y su inspectora Lottie Parker. La novela está estructurada en base a los días de la investigación y está salpicada de recuerdos de lo que pasaba en Kosovo en el año 1999. El primero de ellos, el que sirve como prólogo, es durísimo, tremendo. A lo largo de esta narración nos volvemos a encontrar con escenas duras, como es esta historia. Todo comienza cuando un lunes por la mañana un obrero encuentra el cuerpo sin vida de una mujer embarazada. Parker y su equipo se ponen a trabajar. El mismo obrero descubre otro cadáver. Nuestra sabuesa protagonista tiene problemas familiares. Tiene ante si un auténtico puzle, la guerra de Kosovo en la que participó Adam su ex marido, el tráfico de drogas y el tráfico de personas y órganos. Además, asoma el acoso en las redes sociales. Es una carrera contra reloj de los detectives para conseguir que no haya más víctimas. Lo dicho, para mí una lectura muy recomendable, eso sí, advirtiendo que es una novela negra dura y sin contemplaciones.

Estamos a la espera de la publicación de El secreto perdido, LIBRO 3 DE LA INSPECTORA LOTTIE PARKER, de la que nos hemos hecho unos auténticos fans.

Misión de paz en Kosovo (1999)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s