El último barco

descargaEl inspector Caldas es el protagonista de la novela El último barco, de el autor vigués Domingo Villar. Es la tercera entrega de esta saga. Las anteriores, Ojos de agua (2006) y La playa de los ahogados (2009), reseñadas en este blog.

Leo Caldas es inspector de policía de la ciudad de Vigo. Tiene un programa de radio “Patrulla en las ondas” de la emisora Onda Vigo. Utiliza un cuaderno de tapas negras para anotar datos de sus investigaciones. Suele llevar jerseis de cuello alto. De gestos ambiguos, silva cuando está de buen humor. Recuerda con mucha nostalgia a su ex Alba. A veces Leo come con su padre, que sigue con su libro de idiotas. Leo está leyendo un libro que le ha recomendado Cualquier otro día de Dennis Lehane. 

En cuanto a sus preferencias gastronómicas, a Caldas no le gusta poner limón sobre los berberechos y dice que los calamares del “Marusía” son cosa seria. En el “Bar Puerto de Vigo” se pide una sopa de la abuela, que lleva toda la mañana cociéndose a fuego lentísimo, es un caldo a base de pimiento, patatas y pescado. De segundo, bacalao a la plancha. Es un habitual del bar “Elio”, donde se come unos chipirones y carne ao caldeiro. Le gustan los pinchos de tortilla del “Bar Aldeana“.

Otros personajes:

Rafael Estévez es el ayudante de Leo. Su chica está embarazada. Es corpulento. No le gustan nada los perros. Maldice “me cago en mis muertos a caballo”. Es un excelente personaje secundario. 

Ferro, Clara Barcia y Olga son agentes de la misma brigada.

Soto es el comisario. Suele juguetear con un bolígrafo entre los dedos.

Domingo_VillarElenaPalacios_2

Malvor es el poli experto en informática.

Isabel Flores es juez. Es alta, de cabello rubio corto, sin maquillar. Meticulosa y exigente.

Guzmán Barrio es forense. Pepe Silva, inspector de policía de Santiago.

Vasconcelos, inspector chefe, portugués. Alto, con pelo corto salpicado de canas. Viste un traje azul oscuro y una camisa blanca sin corbata. 

Comentario:

Me ha gustado mucho El último barco. La tan esperada tercera novela de Villar y su sabueso Leo Caldas. Tenía un poco recelo ante las 700 páginas y hasta me costaba sujetar el libro, pero enseguida me atrapó su lectura. Con Caldas en todos sus capítulos y Galicia alrededor. Seguramente a los seguidores del hard boiled o novela corta y directa, les parecerá una exageración de ambientes y descripciones. Para mí, todo lo contrario, me gusta recorrer sus playas, su gastronomía, sus personajes, todo lo que acompaña a Caldas en su larga investigación. Potente personaje este policía, un tanto solitario y nostálgico, un excelente sabueso a todas las horas del día. También me gusta su ayudante, el aragonés Estévez, que en nada se parece a su jefe. La trama investigadora está muy bien llevada. Todo empieza cuando un importante y poderoso médico cirujano denuncia la desaparición de su hija. Pasan varios días y no han pedido rescate. Caldas piensa que quizás esté muerta. Aparecen otros interesantes personajes como el joven Claudio, el mendigo Napoleón, que sabe latín, o el Vaporoso. También la Escuela de Arte y Oficios, que está presente a menudo en esta narración, con sus ceramistas y lutieres. Poco a poco se va desenrollando la madeja. Nada es lo que parece. La novela tiene un desenlace que a mí me ha dejado una pregunta: ¿Por qué? Lectura policiaca muy recomendable, que hace que 700 páginas parezcan pocas. Esperemos que el próximo Caldas no tarde diez años en aparecer.

 

Un comentario en “El último barco

  1. Como eescribirías tú, me ha gustado (sin más) .En mi opinión le sobran páginas. Por otra parte me aburren tanto los detectives infalibles como los que se equivocan en todo y parece que van llamando a la desgracia con una campana como Leo Caldas en esta novela. me resultan tan increibles unos como otros.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.