El niño en la nieve

714EeooyS2LEl inspector jefe Holger Munch y la inspectora Mia Krüger son los principales protagonistas de la novela El niño en la nieve (2018), del autor noruego Samuel Bjork.

Munch es inspector jefe de la Unidad de investigaciones especiales de Oslo. Ha vuelto de una excedencia para ayudar a su hija Miriam a recuperarse de un accidente. Tiene una nieta Marion. Está divorciado de Marianne. Suele vestir una trenka gris y unos pantalones de pana. Fuma mucho. Conduce un Audi negro. Toma un desayuno tardío en el “Freddy Fuegos Burrito Bar” de la calle Hausmannsgate. Para comer se compra en la calle un bocadillo de gambas y un zumo de manzana.

Krüger es inspectora de la misma Unidad. Está a punto de tomarse unas largas vacaciones navegando por el Caribe. Lleva un proceso depurativo, cambiando el Jägermeister y la cerveza por el café y el agua mineral Farris. Siempre con su cazadora de cuero. Conduce un Jaguar de color verde jade, que había sido de su padre. Algunos la conocen como “La india de ojos azules”. Mia recuerda mucho a su hermana Sigrid, que hace unos años murió de sobredosis.

Otros personajes:

Anette Goli, abogada de la policía. Se hace cargo de la brigada cuando no está Munch. Rubia. Con mucha energía, parece no necesitar ni comer, ni dormir.

Jon Larsen, “Curry”, agente de la misma Unidad. Ha estado un tiempo en antidroga. Corpulento. Le gustan la cerveza y el whisky, además de jugar partidas de billar.

Gabriel Mork, poli, ha vuelto al grupo después de estar de prestado un tiempo en crímenes económicos. Está encantado de volver a la calle Mariboesgate, 13. Recuerda que hace menos de un año Holger Munch lo había sacado de su vida de hacker en un sótano con sus ordenadores y le había metido en el cuerpo de policía. Ahora vive en un piso nuevo de Torshov y tiene una hija, Emilie. Bebe Coca-Cola en lata.

Ludvig Gronlie, detective, uno de los fijos de la Unidad de investigaciones especiales. Empieza a tener el pelo canoso.

Ylva es la más joven de la brigada. Ha estado un tiempo en delitos contra el orden público. Finlandesa. Lleva gafas.

Allan Dahl es agente de la brigada antidroga. Un tipo larguirucho con un bigote que ha vuelto a ponerse de moda. Le gusta el café Mocca latte.

Lillian Lund es forense. Morena. Viste falda amarilla y chaqueta de lana gris.

Theo Halvorsen es técnico forense. Tiene cincuenta y poco años. Para Mia es como un pequeño Einstein. Le gusta trabajar solo.

Comentario:

Me ha gustado mucho El niño en la nieve, en la línea de las dos anteriores novelas de Samuel Bjork y su brigada protagonista: Viajo sola (2014) y El búho (2016). En esta ocasión Munch, Krüger y toda Unidad tiene que investigar completamente contrarreloj. Parece que hay un asesino en serie que elige sus víctimas al azar. El siguiente cadáver puede ser cualquiera. Los sabuesos, además de descubrir al culpable, tienen que luchar contra sus problemas personales. La historia tiene un giro final sorprendente y muy bien conseguido. Es una lectura muy recomendable para los amantes de la novela negra policiaca, con personajes potentes y con una gran dosis de tensión.