La Red Púrpura

9788420435572La inspectora Blanco es la protagonista de la novela La Red Púrpura (2019), de la autora Carmen Mola. Es su segunda novela con esta policía de protagonista. La anterior, La novia gitana (2018), también la reseñamos en este blog.

Elena Blanco  es inspectora al frente de la Brigada de Análisis de Casos, sita en la calle Barquillo de Madrid. Está separada de Abel. No puede quitarse de la cabeza a su hijo Lucas, que fue raptado por una red que secuestra niños. Elena desayuna todos los días una barrita de pan con tomate y copita de grappa, que le sirve su amigo Juanito el rumano. Tiene sueños eróticos, y algo más que sueños, a bordo de coches todoterrenos. Le gusta mucho cantar en karaokes, sobre todo canciones de Mina y otras italianas. Conduce un Lada muy antiguo, aunque también tiene un Mercedes 250 Berlina gris perla. Compra en un super, de los abiertos hasta las 12 de la noche, una lasaña congelada para preparar en el microondas. Acompaña la lasaña con una grappa Carpenè Malvolti Fine Vecchia Riserva, que le ha regalado su jefe Rentero. Elena recuerda que cuando tenía más tiempo le gustaba leer novelas negras.

Otros personajes:

La brigada de la BAC

  • Zárate es subinspector. Alto, fuerte, musculado.
  • Chesca, que conduce un Citroën. Le gusta ir al gimnasio.
  • Mariajo, sexagenaria, hacker de la BAC. Conduce un Smart eléctrico.
  • Orduño, proveniente de los GEO, capaz de montar en helicóptero y descolgarse sobre una lancha o de arrojarse en una tirolina de más de cien metros de altura.
  • Buendía es el agente más veterano.
  • Rentero el jefe de la brigada, con contactos poderosos. Le gusta leer el Marca.

Marrero es actualmente inspector de la Policía Nacional en Las Palmas. Hace poco dejó la BAC, necesitaba estar con su familia. Ha engordado diez kilos, él dice que la causa son las papas arrugas y el mojo. Está más moreno.carmen-mla-portada

Y Lucas, Dimas, Marina, el Padre, los perros Buda y Pest …

Comentario:

Me ha gustado La Red Púrpura, pero mucho menos de lo que me esperaba después de la anterior novela de esta autora, La novia gitana. Están en la misma línea pero en esta ocasión más escabrosa aún que la primera y ya es decir. Tiene varias escenas o capítulos muy violentos. Me ha parecido que hay demasiadas casualidades y, otras veces, acciones muy difíciles de creer. Es verdad que te mantiene la emoción hasta el último momento. Me gusta la sabuesa protagonista, aunque se ponga tan borde con sus allegados y subordinados, pero yo creo que la inspectora Blanco tiene que cambiar de registro. No soy quién para decirlo, pero creo que Carmen Mola puede ser menos gore y cerrar de alguna forma más creíble sus historias. Es mi opinión pero la que vale de verdad es la de la autora, que decidirá cómo seguir con sus novelas en el futuro.