Dostoievski en la hierba

PUB0359936El policía Diego Cárdenas y su hermana Lucía son los principales protagonistas de la novela Dostoievski en la hierba (2018), de la autora zaragozana Mar Aísa Poderoso.

Diego es subinspector de policía en la comisaría de Logroño. Está divorciado de Sara y no lo lleva nada bien, ya que ve a sus hijos, Aitana y Hugo, un fin de semana cada quince días. Vive desencantado con el mundo. Se ha ido a vivir momentáneamente con su hermana Lucía. De grandes ojos oscuros, ahora tan cansados… Se mueve en moto. Sale a correr por el parque del Ebro. Se siente protegido sentado en un banco de la iglesia de Santa María del Palacio. Le gustan las tostadas con paté.

Lucía es traductora, trabaja con su amiga Odile. Tienen las oficinas en la torre del edificio Capitol. Su marido Ignacio desapareció hace tres meses en un accidente de avioneta en algún punto de la frontera entre Colombia y Venezuela. En su tablet lee el periódico La Rioja. Desayuna café y tostada con aceite. Tiene como melodía del móvil “Las chicas solo quieren divertirse” de Cyndi Lauper. Le gusta ver películas clásicas. Practica boxeo en el gimnasio. En el coche escucha  Ironic. Suele tomar a media mañana un café y un pincho con su padre, en el bar “Majari“, que está cerca del trabajo. Descansando en el sofá de su casa se cubre con una manta de Ezcaray que sus padres le regalaron la última Navidad.

Otros personajes:

Álvaro Sáenz es inspector jefe. Trepa, pretencioso e irascible. Le ha dado por la ornitología. Incluso en su despacho tiene una jaula con jilgueros. Suele llevar gabardina.

Elisa Martínez de Cabezón es forense. Aséptica, fría, peculiar, profesional y muy humana. Al cumplir los 40 se ha teñido su ondulada melena de rubio platino. Siempre lleva los labios pintados de rojo intenso, los policías la llaman la “doctora Monroe”. Lleva las gafas a juego con la ropa. Está felizmente casada, toca la guitarra eléctrica junto a su hijo en el garaje de su casa. Conduce un viejo Ibiza azul eléctrico.

Sebastian Jubera es un agente de la misma comisaría, de estilo directo y llano.

Garciñuno es el comisario. Un hombre justo y brusco

Sofía Virumbrales, oficial de policía. Ha estado de vacaciones practicando su gran afición, la escalada, en este caso en el Pirineo aragonés. Discreta, de mirada honesta. Tiene el rostro anguloso y el cuerpo fibroso, que delatan a una excelente deportista.41288807--624x832

Comentario:

Me ha gustado Dostoievski en la hierba. Una novela policiaca que, al ser la primera de Mar Aísa, aún tiene margen de mejora, sobre todo en los  personajes. Transcurre entre Logroño y sus alrededores. De fondo, música, literatura y pintura rusa y sus países de influencia, como Bielorrusia. En plenas fiestas de San Mateo, de noche, después de los fuegos artificiales, unos niños descubren el cadáver de una mujer joven con el rostro desfigurado. Cárdenas, un subinspector de policía y su equipo, se ponen a investigar. Aparecen mafiosos, traficantes y sicarios del Este. Vinos y bodegas. Monumentos y paisajes de La Rioja. Lucía, la hermana de nuestro sabueso protagonista, le ayuda. No sé si encaja mucho esta relación con la investigación. En mi opinión, le resta protagonismo y potencia al subinspector Cárdenas. Lo dicho, lectura recomendada sobre todo para amantes de la novela policiaca. Te mantiene en vilo hasta el final, dudando quién puede ser el asesino.

La autora:

Mar Aísa Poderoso (Zaragoza, 1967) es licenciada en Filosofía y Letras en la especialidad de Historia Moderna y Contemporánea. Desde 1995 vive en Logroño, donde ejerce como profesora de Geografía e Historia y Filosofía. En la actualidad lleva a cabo labores de formación de profesorado. Bienvenida al género noir.