Sonrisa mortal

81DIMr8jISLEl detective Aidan Waits es el protagonista de la novela Sonrisa mortal (2018), del autor inglés Joseph Knox. Segunda entrega, después de Sirenas (2016), con el mismo sabueso protagonista.

Waits ha regresado al turno de noche para patrullar las calles insomnes de Manchester. Es un agente de paisano que depende oficialmente de departamento de Investigaciones Criminales. Vive en Northern Quarter. En casa escucha Blackberry Belle de los Twilight Singers. Por trabajo compra el libro “Rubaiyat” de Omar Jayam. Quiere borrar de su pasado todas las drogas y el alcohol que consumió en cantidades industriales.

Otros personajes:

Peter Sutcliffe “Sutty” es inspector jefe. Ahora patrulla con Waits. Es un auténtico indeseable. Cuando la luz le da en el rostro parece una gallina malcriada y sudorosa. Le gustan los McNuggets de pollo. Constantemente utiliza un dispensador de desinfectante para manos.

Parrs es el superintendente. Es como un Lucifer de pelo gris, que viste con prendas grises. Es un individuo enjuto y fatalista, una araña humana que juega al ajedrez con quienes están a su alrededor. Waits está en su punto de mira.

Karen Stomer es patóloga, una mujer de bandera con fama de ser mordaz y tener un instinto muy fino. De rostro blanco y ceño fruncido. Tiene el pelo corto, muy negro, ojos como canicas oscuras y una boca fina como un sedal, casi invisible. Es muy crítica con Waits.70980576

Naomi Black es una agente joven. Se lleva a la comisaria el almuerzo de casa. Concisa en sus informes, organizada y totalmente inexpugnable en su vida privada.

Comentario:

Me ha gustado mucho Sonrisa mortal. Está en la línea de su anterior novela Sirenas, pero mejorándola. Con espacios negros, muy negros y un policía que intenta superar su pasado. Todo el mundo le da la espalda, sus compañeros de trabajo, pero también sus antiguos conocidos. Un par de investigaciones a lo largo de esta narración, el chantaje sexual de un periodista servil con la nueva derecha y la aparición de un cadáver en un gran hotel casi abandonado. El rostro del muerto presenta una extraña mueca, parece que está sonriendo, y tiene cortadas todas las etiquetas de su ropa. Waits y su compañero de patrulla, el impresentable Sutty, llevan a cabo una investigación con muchas zancadillas y amenazas por parte de sus superiores. Creo que el autor Knox ha creado un potente personaje, un sabueso que se mueve entre luces y sombras. Lectura muy recomendable para amantes de la novela negra policiaca.