La cuarentona

41latxHHsmLUn hombre corriente del siglo XXI, desconocemos su nombre, es el protagonista de la novela La cuarentona (2019), de la escritora canaria, afincada en Navarra, Yolanda Almeida

Nuestro hombre en cuestión quiere matar a una compañera de trabajo que le cae muy mal, la rubia cuarentona ¿con un cuchillo? ¿con veneno?, en esas está. Le gusta tomar unas cervezas. Piensa en su madre, que le tiene muy calado. Es como su conciencia, igual de coñazo. Este hombre tiene una medio novia, Olivia, con quien se acuesta de vez en cuando. Ha ido a la playa con un amigo y se ha quemado como un cangrejo. Su hermana Carolina se va a casar y le ha invitado, aunque él no le apetece nada ir a la boda. Dice que necesita aire y decide darse un capricho. Se compra un bol de palomitas y coge una entrada para ver una comedia romántica, de esas ñoñas de Hollywood. Adquiere un libro de asesinos en serie para extraer ideas.

Otros personajes:

La cuarentona, rubia, de mal carácter, despectiva y arrogante. Separada, tiene un hijo. Ha vuelto a fumar. Conduce un Citroën C3 azul. Le gusta mucho el vodka. Se ha teñido el pelo.

Olivia es una joven que se lleva bien con nuestro protagonista, el hombre sin nombre. Morena, con estudios. Viste un pantalón vaquero corto y una blusa de tirantes azul. Todos los martes se pinta los labios de color rosa suave.

Evaristo Montejo, amigo desde la infancia de nuestro prota. Éste le recuerda como el cabrón que le dio un balonazo cuando tenían catorce años, que le hacía la vida imposible, que le empujaba, que le rellenaba la taquilla de bichos. En fin, que era un acosador de libro. Ahora es médico con una reputación intachable.

Benito Perdomo, compañero de clase. Menudo cabronazo estaba hecho. Un empollón de los buenos, sacaba sobresalientes, pero estaba amargado. Dejo los estudios y se enganchó a las drogas. Más tarde lo dejó y volvió a casa con sus padres, pero ya nada fue igual.

El sobrino del jefe, un tío chulo de bastante mala leche. Tiene una rutina muy planificada, le gusta el orden, es un obseso del control. Nuestro hombre sin nombre piensa que se folla a la rubia y empieza a ponerle en su punto de mira.fotoAutor5cd04623a655aA26810_YolandaPAlmeidaRodrguez

Comentario:

Me ha gustado mucho La cuarentona. Nos encontramos ante una novela corta o un relato largo, de menos de cien páginas, pero que cunde. Te mantiene expectante hasta los últimos párrafos. Es la historia de una obsesión, la de un hombre corriente que tiene tanta manía a una compañera de trabajo, que solo piensa en matarla. Mientras tanto, nos enteramos de algo de su pasada niñez y juventud, sus amistades, sus amoríos y sus dudas. Es una narración escrita de una forma dura y directa, sin ahorrar adjetivos, una forma de escribir a la que no nos tenía acostumbrados su autora. Lo dicho, lectura recomendable que te hace pasar un buen rato, aunque la acabes de una sentadita.

La autora:

Yolanda Almeida (Las Palmas, 1990), licencia en ADE y Máster en Comercio Internacional. Escribe un microrrelato para el libro solidario Cachitos de amor II, (2013),  participa en la Antología Versos desde el corazón I de Diversidad Literaria  (2015), y con varios poemas en la revista cultural El vagón de las artesEn el 2015 publica su primera novela, policiaca en este caso, Asesinato en la BahíaEn el 2017 participa con un poema en el libro El alma del vino. En 2018 oublica su segunda novela, Habitación 254, con los mismos personajes de la primera.