Los peces solo flotan muertos

51IHIr3YWVLCristóbal Molina, inspector de policía, es el protagonista de la novela Los peces solo flotan muertos (2020), del autor barcelonés José Luis Caballero.

Molina es inspector de policía de la Brigada de Investigación Criminal de Barcelona. Recién llegado a la ciudad, proviene de la Marina, donde ha trabajado en los servicios de inteligencia, hasta que la malaria contraída en Guinea le hizo abandonar la carrera militar. Siempre con gabardina. Fuma, aunque padece asma bronquial. Utiliza un inhalador de salbutamol. Está casado con Gloria, pero su matrimonio no va muy bien. Va acompañado de una Star 9 milímetros. Suele ver episodios de “Colombo” en la tele.

Otros personajes:

Florencio Muñoz es inspector de segunda. Conduce un Seat 600 de color gris.

Marta Esteller es jueza, una de las primeras en España. Está casada y tiene una niña de doce años. Lleva una brillante carrera judicial. Tiene menos de 40 años, los ojos marrones, alta, delgada, morena y con aire distinguido. Conduce un Seat 127 rojo. Enseguida hace migas con nuestro sabueso Molina.

Jesús Iglesias es inspector primero. Madrileño. Tiene más pinta de latin lover  que de agente. Denunciaría a su madre por un ascenso. Viste un traje caro, pantalones acampanados a la última moda, camisa de color rosa pálido y corbata exquisitamente anudada. Sus zapatos brillan tanto que casi obligan a cerrar los ojos.

Franco es el jefe de la Brigada de Investigación Criminal. Calvo, de anchas espaldas.

Planas, agente joven. Utiliza una libretita de tapas marrones.

Sentís es forense, pesa alrededor de cien kilos.cropped-IMG_2777-300x300

Bastus, otro poli de la brigada. Perdió un brazo en un accidente, pero es capaz de conducir, escribir a máquina, nadar o hacer gimnasia. Se niega a ponerse una prótesis.

Comentario:

Me ha gustado mucho Los peces solo flotan muertos. Clásica novela negra policiaca. El protagonista es un inspector de policía que acaba de instalarse en la Barcelona de 1972, todavía en la dictadura franquista. Ambiente de comisaría, agentes todos hombres, machistas y violentos, menos una jueza, de las primeras del país. Todo empieza con la aparición de un cadáver flotando en las aguas del Club Náutico. El muerto es un joven hijo de la alta burguesía barcelonesa. La autopsia demuestra que falleció a causa de un fuerte golpe en la cabeza. Pudo caerse o le lanzaron desde un velero que participaba en la selección para la Olimpiada de Múnich. La investigación se complica. Otro de los veleros que participan en estas pruebas está capitaneado por el príncipe Juan Carlos y se quiere evitar cualquier noticia que lo pueda relacionar. Aparecen los servicios de inteligencia, que se inmiscuyen en el trabajo de nuestro sabueso, el inspector Molina. En resumen, típica novela de policía con problemas personales y del pasado, que lleva adelante contra viento y marea una ardua investigación. Lectura muy recomendable.

El autor:

José Luis Caballero (Albacete, 1950) es licenciado en periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona. Trabajó en diferentes periódicos como Mundo Diario, El Correo Catalán, El Observador o Mundo Obrero; y en revistas como Vivir en Barcelona, Algo 2000, PlayBoy, Lecturas y Pronto. Colaboró en varias emisoras de radio como Punto Radio, Radio Cornellá, Onda cero …  y en un par de televisiones locales.

Ha publicado unas cuantas novelas especializadas en el género del thriller y la novela de espías. Entre otras, Cómo lagrimas en la lluvia (1996), El espía imperfecto (2009) … También algún ensayo, Periodistas o lacayos (2009); y de divulgación histórica como Enigmas de la historia de Barcelona (2013), o La caída de Berlín (2016).

2 comentarios en “Los peces solo flotan muertos

Los comentarios están cerrados.