El secreto perdido

51apKPdkDnLLa inspectora Lottie Parker  es la protagonistas de la novela El secreto perdido (2017), de la autora irlandesa Patricia Gibney.

Parker es inspectora detective de la Garda Sìochàna, en el municipio ficticio de Ragmullin, que se supone ubicado en el centro de Irlanda. Es viuda y vive con sus tres hijos y un nieto. A veces la visita su madre, Rose, sobre todo para cuidar a los niños cuando Lottie tiene mucho trabajo, aunque no se llevan nada bien. Nuestra sabuesa protagonista recuerda mucho a su padre, que supuestamente se suicidó. Después de una temporada a vuelto a darle al vodka ¡cómo echa de menos a su ex marido Adam, que hace cuatro años murió de cáncer! Sigue calzando sus cómodas botas Ugg. En la mesilla de su habitación tiene un catálogo de Argos.

Otros personajes:

Mark Boyd, sargento, trabaja con Parker, es como su sombra. Delgado, fuerte, enjuto, de más de 1,80 de estatura. Su pelo está empezando a ponerse gris. Lo lleva perfectamente recortado alrededor de las orejas, que le sobresalen ligeramente. Suele entrenarse todas las noches en su bicicleta estática. Divorciado recientemente, está muy cerca de su jefa.

Jane Dore es patóloga forense. Mide 1,50 y se lleva muy bien con nuestra sabuesa protagonista.

Larry Kirby es detective de la misma brigada que Parker. Enorme y corpulento, con el pelo áspero de punta. Mordisquea un cigarrillo electrónico.

María Lynch es la otra detective del grupo, con su pelo en una coleta.

Corrigan es el comisario. De voluminosa barriga, calvo, y petulante.

Gilly O’Donoghue es una buena agente de la Garda.

David McMahon es inspector de la unidad nacional de drogas. Llega desde Dublín. Es alto y arrogante.

Jim Glynn es jefe del equipo forense. Muy escrupuloso a la hora de preservar la escena del crimen.

Cathal Moroney es un periodista que sabe muchas cosas del padre de Parker.PATRICIA-GIBNEY

Comentario:

Me ha gustado El secreto perdido. Está en la línea de las dos anteriores entregas con la garda Lottie Parker de protagonista. Parker sigue más o menos como siempre, con sus problemas familiares, sus hijos, su nieto, su madre, el recuerdo de su marido Adam y ahora el de su padre, que supuestamente se suicidó ¿Era su padre un policía corrupto? Nuestra sabuesa protagonista no cesará de investigar hasta estar totalmente segura. Por otra parte, tiene que acudir a la escena de un crimen en una apartada granja irlandesa, donde encuentra el cuerpo destrozado de una mujer con señales de una ira incontrolable. Días más tarde, aparece una nueva víctima: es la hija de la mujer asesinada en la granja y le han cortado la lengua. Una perturbadora pista le llevará a pensar que los crímenes están relacionados con los sucesos de un manicomio, el último caso que investigó su padre antes de suicidarse. Lectura recomendable sobre todo para amantes del género policiaco y thrillers en general.

Subiendo esta reseña al blog, nos enteramos que el libro 4 de la inspectora Lottie Parker ya ha salido a la venta en nuestro país con el título No hay salida. No tardaremos en hincarle el diente.