Justo

410Zu-MJPALJusto, un jubilado, es el protagonista de la novela Justo (2018), del autor barcelonés Carlos Bassas del Rey.

Justo Ledesma pasa de los setenta años, es un viejo irascible. Tiene que pasar control del Sintrom. Ha leído a Víctor Balaguer. Está suscrito al “Muy Interesante”. Recuerda a Edward G. Robinson en Cuando el destino nos alcance; y la película La balada de Narayama, del director Shohei Imamura. También recuerda alguna canción de El Último de la Fila. Se ha comprado una Olivetti. Estuvo en la Legión. Toma orfidales antes de irse a dormir, aunque dice que ya no le hacen nada. Está leyendo La mano armada, de Carlos Pérez Merinero. En el número dieciséis de la calle Gignàs está uno de sus restaurantes favoritos. Se corta el pelo en la Mediterrani, frente a la Capella d’en Marcús. Siempre tiene en mente a su mujer, Eva, y cómo murió.

Otros personajes:

Damián regenta una cafetería restaurante. Justo suele desayunar y a veces comer allí. Son amigos. Prepara la mejor sopa de menuts.

Julián es el mejor amigo de Justo. Un hombre callado, la persona más callada del mundo sin ser muda. Tiene cráteres en la cara como la Luna. Destacan sus ojos de un azul lóbrego, del azul del Cantábrico. Como buen vasco, es contenido hasta que florece.

Remedios folla de vez en cuando con Justo. Tienen una relación que se limita al alivio de soledades, aunque también hay cariño. Sin enamorarse, sin dependencias. Tiene 60 años y su espalda está llena de lunares. A Justo le gusta llevar el sabor de su sexo en la boca el mayor tiempo posible.CarlosBassas

Braulio es un mendigo, que está al tanto de todo lo que sucede en las calles de su alrededor. Un pobre con pedigrí, con contactos entre lo más criminal de Barcelona.

Casals es sargento de los mossos d’Investigació Criminal. Tiene la mandíbula del Capitán Trueno, el corte pelo de un Madelman, los ojos de un verde pistacho.

Olga trabaja en el CAP de Davant del Portal Nou. Tiene unos 40 años y es una mujer preciosa, de cabello negro hasta los hombros, con los ojos grandes, la nariz rampante y la boca gruesa.

Comentario:

Me ha gustado mucho este Justo, a pesar de su inmensa negrura, de su violencia, de su tristeza que lo empaña todo, con pocos instantes para esbozar una sonrisa…o ninguno. Casi toda la novela está escrita a base de frases, a veces lapidarias, con una Barcelona de fondo llena de guiris. Muchos de los locales de siempre han cerrado y ahora son de pijos hispters modernos. La narración es la crónica de una venganza, una auténtica venganza, una venganza que aumenta, una vendetta pergeñada hace cincuenta años. Quizás Justo, el protagonista, piense que no es una venganza, que simplemente es justicia.

Lectura muy recomendable para amantes de la novela negra sin paliativos. Como su posterior novela Soledadleída y reflejada en este blog anteriormente, su escritura te atrapa desde el principio y no te suelta hasta el final.