Echadme a los lobos

81+tnKSHNZLEl detective Ander Widdowson es el principal protagonista de la novela Echadme a los lobos (2019), del autor tunecino afincado en el Reino Unido Patrick McGuinness.

Ander es un circunspecto detective, al que sus allegados llaman “el profe”. Está titulado en Criminología y Psicología. A veces se pierde en pensamientos y recuerdos, parece como que hace viajes al pasado. Se lleva muy bien con su sobrina de 12 años Marieke, que se pasa el día grabando cualquier sonido posible o imposible, como por ejemplo cómo suena la niebla. Mantiene visitas para tomar el té con una vecina, la señora Snow, que se quedó viuda hace poco, pero piensa que su marido todavía habita en la casa.

Otros personajes:

Gary es agente de policía. Es la mano derecha de Ander, están siempre juntos. Novato universitario y aburrido, no para de hacer chistes y reflexiones. Ander dice de él que es un casposo medio racista que parece salido de un casting; y un machista gordo y simplón que suda caldo de pollo procesado y huele a salsa de carne. No obstante, se llevan muy bien, empiezan a conocerse en profundidad y tiene complicidad. Gary es un excelente personaje, quizás el mejor de la novela, al que le gustan las salchichas envueltas en hojaldre.

Thicko es agente. Es el idiota de la comisaría. Su estupidez es tan banal y genérica que nadie se molesta en ponerle un mote original.

Zángano Desorientado es el jefe de la comisaría. Antes se le conocía solo como “El Zángano”, pero el agente Gary, que pone motes a todos, al enterarse de que se había sometido a una vasectomía empezó a llamarle “Desorientado”. También le menciona como “Pez Escritorio”, siempre vigilante detrás del acuario enorme que tiene en su despacho, incluso como Ironside porque, si tiene piernas, nadie se la ha visto.McGuinness-Patrick-Credit-Barney-Jones

Dave “Pequeña Pantalla” es el sargento Binus, el más novato de la comisaría, por eso tiene el ordenador más pequeño.

Lynne Forester “la Loca” es una periodista sensacionalista, que tiene noventa mil seguidores en Twitter. Tiene el pelo negro de punta, al estilo gótico. Lleva base de maquillaje blanca, un grueso delineador que le da profundidad a los ojos y los labios pintados de un tono rojo intenso. Parece una cantante punk de los ochenta, salvaje pero delicada. Vestida toda de negro, salvo por un jersey de mohair de color cobalto.

Michael Wolphram es el acusado. Tiene 68 años y era profesor. Se jubiló anticipadamente hace unos diez años. Va vestido como un jubilado irascible y suele llevar sombrero. Lee muchos libros, escucha música, sobre todo clásica, y es un ferviente seguidor de las películas de Ingmar Bergman.

“Cuando muera echadme a los lobos. Estoy acostumbrado.”  Diógenes

Comentario:

Me ha gustado mucho mucho Echadme a los lobos. Es algo más que una novela negra, sobre todo lo digo por las reflexiones de los dos policías protagonistas, sobre la actualidad, el pasado, y la cantidad de gilis que hay por el mundo. Encontramos una crítica en toda regla a los medios de comunicación, a los grupos de contactos en las redes sociales … ¿Cómo se puede linchar a alguien sin apenas tener pruebas contra él? Un pasado anclado en el abusivo sistema escolar inglés de los años ochenta. Me ha parecido un lúcido y reflexivo noir literario, que además está basado en un caso real. Lectura muy recomendable.

El autor:

Patrick McGuinness (Túnez, 1968), crítico, poeta y profesor de Literatura Comparada en la Universidad de Oxford. Echadme a los lobos es su segunda novela. ¿Para cuándo la primera?