Enero sangriento

91pX9PXrT2LEl detective Harry McCoy de la policía de Glasgow es el protagonista de la novela Enero sangriento (2017), del autor escocés Alan Parks.

McCoy tiene treinta años. Conduce un Vauxhall Viva. En el coche escucha “Maggie May“, de Rod Stewart. Cada vez que comienza a investigar un caso empieza una libretita con una corona de laurel en la tapa. Suele visitar un prostíbulo, sobre todo para estar con Janey.  Se acuestan, fuman y consumen varias sustancias. McCoy se bebe varias pintas que mezcladas con anfetas no le sientan nada bien. Fuma Embassy Regal. Le gusta la cerveza Tennent’s. Recuerda haber visto con su padre películas de John Wayne, aunque su padre estaba siempre borracho.

Otros personajes:

Wattie es un joven y brillante policía. Tiene 26 años pero parece que tiene 15. Nacido en Greenock, al sur de Escocia. Pelo rubio peinado hacía atrás, rostro expresivo, zapatos negros y brillantes. Le han puesto para acompañar a McCoy.

Murray es jefe de policía. Corpulento, de metro ochenta, pelirrojo con tendencia a encanecer y un buen bigote en mitad de la cara. Viste su habitual chaqueta de tweed estrecha de hombros y un sombrero de fieltro. Aunque autoritario y gritón, es un buen policía. Fuma en pipa. McCoy se lleva bien con él, aunque no sabe por qué.

Phyllis Gilroy es patóloga. Algunos la llaman “Lady Fango”. Es grande, alta y ancha. Viste un abrigo de piel de cordero, sombrero de piel y guante de cuero. Conduce un Mini MG de color verde botella.

Raeburn es detective de la comisaría del Este. McCoy piensa que es un estúpido y un poco gilipollas.

Alasdair Cowie es oficial de policía de Antivicio. Su mujer tiene esclerosis múltiple. Viste un abrigo de lana gruesa, una larga bufanda roja, un jersey de cuello alto y una camisa de franela. Es corpulento y tiene la cara redonda y con papada. En el restaurante “Shish Majal” pide pakora de champiñones, cordero rogan josh, arroz con azafrán y dos chapati. En su despacho tiene un calendario Pirelli.

Cooper es un matón que tiene relación con McCoy desde la niñez y siguen colaborando. Es muy violento, no para de dar palizas a la gente.B12cUfn1ePS._SY600_

Susan Thomas está escribiendo un artículo sobre el machismo en la policía. Viste una chaqueta estilo militar y una especie de blusa, con muchos encajes y botones hasta el cuello.

Comentario:

Me ha gustado mucho este Enero sangriento. Y la verdad es que es una novela sangrienta, dura, a veces muy dura y extremadamente violenta. Estamos en Glasgow, Escocia, en enero de 1973. Todo empieza cuando un joven, casi un adolescente, dispara a una chica en mitad de la calle y luego se suicida. El detective McCoy y su ayudante novato, Wattie, se hacen cargo de la investigación. Todo apunta a que algunos de los miembros de una familia rica y poderosa pueden estar detrás de todo tipo de actos violentos, ritos sexuales, masoquismo, bondage, que acaban con jóvenes mujeres torturadas hasta la saciedad. En esta ocasión nuestro sabueso protagonista, el detective McCoy, es un personaje particular, un policía que se mete en una investigación hasta el fondo, aunque tenga problemas con sus superiores. Al mismo tiempo, consume alcohol por un tubo, sobre todo pintas de cerveza, anfetas, hierba, speed, cocaína … Hace lo que puede, lo que le dejan los altos cargos de la policía o del ministerio que le niegan investigar a los poderosos. En resumen, una buena novela negra, de detectives, a veces incómoda y políticamente incorrecta. Lectura muy recomendable.

El autor:

Alan Parks, escocés, estudió en la Universidad de Glasgow. Estuvo veinte años metido en el mundo de la música. La novela que hoy reseñamos es la primera que se ha publicado en nuestro país, pero parece que ya tiene escrita la tercera con McCoy como protagonista. Esperamos con ganas la segunda entrega.

Un comentario en “Enero sangriento

Los comentarios están cerrados.