La penitencia del alfil

9788415900795El sargento de los Mossos d´Esquadra Xavi Masip y el inspector de policía jubilado Alejandro Arralongo son los principales protagonistas de la novela La penitencia del alfil (2015), del autor barcelonés Rafa Melero Rojo.

Masip tiene 37 años. Mide 1,80 y tiene una constitución atlética gracias a la bicicleta y la natación. De pelo castaño y unos intensos ojos verdes. Lleva unos meses de excedencia voluntaria. Está leyendo “Los pilares de la tierra“. Se toma un vaso de vino Pago de los Capellanes. Suele ir acompañado de una Glock. Le gusta perderse cuando deambula por Barcelona en la Catedral del Mar, su refugio para meditar. En la radio del coche suena “Insurreción” de El Último de la Fila.

Arralongo ha sido inspector del Cuerpo Nacional de Policía, de 58 años. Ya está retirado. Ahora vive en Madrid, aunque ha estado varios años destinado en Barcelona, donde vivió cerca del  Camp Nou, una afrenta para un madridista como él. Ha engordado unos kilos, pero sigue siendo delgado. De pelo canoso pero poblado, deja ver las primeras entradas. Le gusta pintar figuritas de guerra, aunque su gran pasión ha sido el ajedrez. En comisaría se le conocía como “El Caimán”. Escucha My Way de Sinatra. Se compró una Walter antes de jubilarse.

Otros personajes:

Joaquim Monfort, Quim, es sargento de los Mossos. De pelo moreno con corte a cepillo, la cara con una fina perilla que da más profundidad a sus ojos marrones. De complexión fuerte. Es el actual jefe del grupo de secuestros. Catalán de pura cepa.rafa-melero

Juan Pablo Quesada es oficial de la P.N. en la jefatura de Via Laietana. Oscuros ojos azules y pelo casi rubio muy corto. Ha pasado la barrera de los cuarenta. Delgado y alto por encima de la media. Su padre también fue policía nacional y su hermana está en la escuela de Ávila, haciendo la formación básica. Quesada está destinado en Barcelona, en la Unidad de Drogas y Crímen Organizado, más conocida por sus siglas UDYCO.

Francisco Escoriza es subinspector de la P.N. en Madrid. De constitución fuerte tirando a fondón. Incipiente calva y piel morena, que contrasta con su pelo canoso, lo que le da un aire agitanado. A punto de cumplir los cincuenta, ha dejado atrás sus ansias de ascenso. Le gusta Julio Iglesias.

Alfonso Carrasco es inspector jefe. Dirige los grupos de secuestros y homicidios como jefe de Sección de Delitos Violentos, englobada en la UDEV.

Benjamín Romero es comisario principal en el Complejo Policial de Canillas. De 55 años. viste un traje gris de Zara que intenta que le de un aspecto más juvenil.

Anna es una estudiante de periodismo que lleva un meticulosa investigación por su cuenta; y Marta, del grupo de homicidios de Barcelona y que hace poco mantuvo una relación con Masip.

Me ha gustado La penitencia del alfil. Es una narración que transcurre en la actualidad, pero que se remonta a sucesos de hace diez y veinte años. Es entonces cuando empiezan a aparecer los cadáveres de un asesino en serie, que en cada una de sus acciones deja un mensaje para la policía. En el Retiro y en Montjuic. Un inspector jubilado, que investigó los anteriores asesinatos, y un sargento de los Mossos, que está en excedencia, deciden unir su experiencia y determinación para encontrar al asesino, porque todo parece indicar que va a volver a matar. Es una carrera contra reloj. Tiene un desenlace impredecible y que, una vez más, no es lo que parece. Lo dicho, una buena novela negra que lleva dentro una ardua y enrevesada investigación. Lectura muy recomendable.

Rafa Melero tiene otro libro publicado anteriormente, La ira del Fénix (2014), también con el sargento Masip como protagonista y una excelente novela negra Ful (2016), que ya comentamos en este mismo blog. Acaba de salir a la venta la tercera de Masip El secreto está en Sasha, a la que no tardaremos mucho en hincar el diente.


Anuncios